Fútbol > NACIONAL

El Gran Parque Central, más amplio y con brillo propio

Con una inversión superior a los US$ 25 millones que dio mucho trabajo conseguir, el estadio tricolor superó la capacidad de 30 mil personas

Tiempo de lectura: -'

01 de octubre de 2018 a las 05:02

El sueño se hizo realidad. El 25 de setiembre último los hinchas de Nacional disfrutaron de una fiesta completa. El Gran Parque Central presentó un marco jamás visto, con casi 30 mil personas en las tribunas, y el equipo venció 2-0 a San Lorenzo clasificando a cuartos de final de la Copa Sudamericana. Ese día el orgullo no les cabía en el pecho observando y fotografiando la tribuna Abdón Porte, la más popular de todas, que lucía oronda y repleta. La inauguración de la segunda bandeja y la entrega de los palcos de la tribuna Atilio García totalmente equipados marcaron un nuevo mojón en el dificultoso camino que emprendió el club en 2004 cuando decidió la ampliación de su estadio. En esta nueva etapa que se inició a mediados de 2016, con varios proyectos presentados, algunos rechazados por los propios socios y una inversión de entre US$ 25 y U$ 30 millones, la capacidad del Parque creció a casi 34 mil personas.

Aldo Villar, gerente de marketing del club, no dudó en señalar que la cantidad de espectadores que concurrieron el 25 de setiembre fue una cifra récord: “Estoy seguro que afuera del estadio Centenario es el partido de fútbol que tuvo mayor concurrencia en Uruguay. Entre cantidad de entradas vendidas, palquistas y butaquistas, más lo que vendió San Lorenzo, anduvimos alrededor de 30 mil personas. Se podría llegar a 34 mil, pero no era posible porque la capacidad de la Scarone es de 4 mil y se le dieron 3 mil entradas a San Lorenzo, de las que vendieron entre 1.500 y 1.600, por eso no se llegó a la capacidad máxima”, dijo a Referí.

Lo que queda por hacer en el primer estadio mundialista hasta fin de año, cuando concluye la gestión de la actual comisión directiva que preside José Luis Rodríguez, es terminar con el vidriado de la José María Delgado y la reconstrucción de los palcos de los niveles 1 y 2 de la Delgado que fueron los más afectados por las obras en esa tribuna. Son unos 50 palcos por nivel que serán entregados a sus propietarios a medida que queden prontos y la idea es que sea antes del comienzo del próximo Campeonato Uruguayo.

“Para la futura directiva y Comisión de Patrimonio y Obras, quedará terminar durante el primer semestre de 2019 las obras de los niveles 3 a 6 de la tribuna Delgado”, dijo a Referí el dirigente Daniel Turcatti. También, de acuerdo a lo proyectado, falta una nueva bandeja en la tribuna Héctor Scarone y las uniones o codos de las tribunas. Así terminado, el Parque Central tendrá una capacidad para 40 mil personas, con 270 palcos.

El club aún tiene para vender unos 17 palcos en la tribuna Delgado y cinco de ellos son VIP, con un mejor alhajamiento y ubicados en la zona central de la tribuna. “Otros activos que aún faltan negociar son la extensión de algunos palcos y la venta de parking, que rondaría un ingreso de US$ 544 mil”, indicó Turcatti.

La inversión inicial prevista para esta última etapa era de US$ 21 millones, pero a fines de 2017 faltaban US$ 5 millones. Se formó entonces una comisión para buscar soluciones integrada por el presidente Rodríguez y dirigentes de las tres listas que participaron en las elecciones de 2015: Eduardo Ache, Turcatti, Luis Fernández y Antonio Palma. “Fue una comisión muy puntual para colaborar con la Comisión de Patrimonio y Obras, pero no funcionó”, reconoció Turcatti.

Finalmente, para que las obras continuaran avanzando se logró el apoyo de dirigentes y socios que compraron palcos por adelantado, con la promesa de que se les reembolsaría el dinero cuando los mismos fueran finalmente negociados por la institución. Además, el club recibió el aporte de US$ 1 millón de la empresa Tenfield a cuenta del partido inaugural que se iba a realizar el 14 de mayo de este año, pero no dieron los plazos y es una deuda pendiente. Con ese dinero, la venta de los palcos y un préstamo del Banco República del Uruguay de US$ 5.800.000, el estadio fue tomando forma.

“Los inconvenientes económicos se fueron paliando y dentro de las dificultades se hizo lo humanamente posible” dijo Turcatti, quien agregó que “nuestro compromiso es entregar los palcos a las personas que los adquirieron en los niveles 3 y 6, porque somos conscientes que estamos en falta. En ese sentido no quedamos conformes, porque no pudimos cumplir con los palquistas de la Delgado, pero sí muy orgullosos de lo que se ha conseguido y de la fiesta que fue ver el Parque Central repleto contra San Lorenzo”.

El actual proyecto de obra que lideró Mario Garbarino fue realizado por el estudio de arquitectos Gómez Platero y aprobado por una asamblea de 646 socios. El plan modificó aspectos de un proyecto anterior que incluía la construcción de palcos en la tribuna Abdón Porte, lo que generó malestar entre los hinchas, por lo que se acordó no hacerlos en las cabeceras y que el 86% de la capacidad del escenario correspondiera a tribunas y el resto a palcos.

Reinaugurado en 2005, el estadio tricolor nunca detuvo su crecimiento. En 2007 se construyó la bandeja alta de la tribuna Atilio García; en 2008 el sector bajo de la Abdón Porte y en 2010 el sector bajo de la Héctor Scarone, y en 2012 el alto; luego se unieron las tribunas García y Porte con la construcción de un codo que se utilizó por primera vez en 2013. A pesar de los inconvenientes económicos y de las diferentes directivas, la Maravilla de La Blanqueada fue creciendo y continuará su desarrollo para orgullo de todo el pueblo tricolor que ama ver al equipo desde sus tribunas.

Los ofrecimientos de Casal

En febrero de 2015 Francisco Casal le ofreció a la directiva de Nacional, entonces presidida por Eduardo Ache, la suma de US$ 7 millones (lo mismo que le facilitó a Peñarol para la construcción del Campeón del Siglo) para las obras del Parque, a cambio del derecho a negociar el nombre y otras concesiones. Los tricolores no aceptaron.

A fines de 2017 la empresa Tenfield ofreció colaborar con US$ 5 millones a cambio de comprar algunos de los derechos que los albos tenían sobre el estadio, por ejemplo el nombre. Tampoco fue aceptado.

En febrero de 2018 la directiva rechazó una propuesta presentada por el presidente José Luis Rodríguez, quien se había reunido con autoridades de Tenfield y le ofrecieron US$ 2 millones  por el nombre del estadio.

Lo que sí aceptó Rodríguez de Tenfield fue US$ 1 millón a cuenta de los derechos del partido de reinaguración de las actuales obras del Gran Parque Central, que aún no tiene fecha prevista.

El primer proyecto

La construcción de 26 palcos VIP en la tribuna José María Delgado, la reparación del campo de juego y la instalación de una mayor red lumínica, fue parte de la primera etapa de la renovación del Gran Parque Central que Nacional presentó en 2003 durante la presidencia de Eduardo Ache y con el vicepresidente Morgan Martínez como principal impulso. El costo de la obra fue calculado en US$ 500 mil y fue solventada con el arrendamiento de los palcos. La capacidad prevista para esa primera etapa era de 17 mil personas. El estadio se reinauguró el 9 de marzo de 2005.

El mayor crecimiento

Durante la presidencia de Ricardo Alarcón (2006 a 2012) y con Daniel Majic al frente de las obras, se dio la etapa de mayor crecimiento. Desde 1943 no se levantaban tribunas y durante esos años se hizo la Atilio García alta, los taludes Abdón Porte y Héctor Scarone se transformaron en tribunas, se construyó el codo de la García y la Porte, y 42 placos, además de la infraestructura de vestuarios, cabinas de prensa, accesos y la plaza Bicentenario. Todo tuvo un costo de US$ 8 millones y la capacidad se aumentó a 28.000 personas.

La negativa de los socios

En setiembre de 2014 la Comisión Directiva de Nacional, presidida entonces por Eduardo Ache, presentó un proyecto para la última etapa de renovación del Gran Parque Central. Con una inversión de US$ 20 millones se ampliaría a 40 mil espectadores y se iba a construir un hotel en la tribuna Atilio García además de palcos en las cabeceras. En octubre de ese año Nacional remató 130 palcos y recaudó US$ 10 millones. En julio de 2015 un grupo de hinchas tricolores realizó un banderazo en contra de la construcción de palcos en la Abdón Porte y se juntaron firmas para una asamblea extraordinaria. La misma se realizó el 6 de julio de este año y se presentó un nuevo proyecto de obras, que fue votado favorablemente. Entre otros temas se resolvió no construir palcos en las cabeceras.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...