Cargando...

Espectáculos y Cultura > TELEVISIÓN

Con "retoques" de toalla y anécdotas picantes: así es el detrás de cámaras de PH

Un recorrido por el "atrás" de la versión uruguaya del programa conducido por Gonzalo Cammarota

Tiempo de lectura: -'

08 de octubre de 2020 a las 05:03

“Bienvenidos al programa del conductor que transpira”. Gonzalo Cammarota ya pasó la prueba más difícil –romper el hielo con el primer programa– y eso se le nota. Es la segunda emisión de PH: Podemos Hablar y el conductor uruguayo se mueve ante cámara relajado y sin muchos titubeos. Hasta se ríe al saludar y referirse a ese asunto que tanto se comentó la semana pasada en las redes sociales: su sudor, que quienes lo vieron antes en la televisión saben que no es novedad. Se nota, también, que desde la producción se ajustaron algunas perillas en relación a la primera emisión. La tensión no es tanta como aquel día.

Como explicó Cammarota a El Observador antes del estreno, la versión local de PH se va a construir y pulir sobre la marcha: “En Argentina pasaron años para llegar hasta donde están ahora. No vamos a arrancar desde donde están ellos”. En efecto, la emisión del miércoles pasado tuvo de arranque un cambio notorio, que fue la eliminación del Check in para comenzar directamente en la sección más jugosa, el Punto de encuentro.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¡Qué noche se viene! Los esperamos a las 21:00 👊🏼🔥📺⌛️

Una publicación compartida de PH Uruguay (@podemoshablar_4) el

La sustancia de la noche partió de la variopinta selección de invitados: el actor César Troncoso, el basquetbolista Esteban Batista, la cantante Mery Deal, el músico Jorge Nasser, la comunicadora y actriz Andy Vila y el abogado penalista Andrés Ojeda. Lo que no se ve en la pantalla chica es todo lo que está por detrás: una gran producción que una vez a la semana revoluciona todo un canal. Es que esta es la apuesta más importante de 2020 para el 4. “De cierto modo, con este programa y el de Cristina (Morán), el canal vuelve a estar en la conversación de los uruguayos. Y eso es muy importante para nosotros”, destaca el gerente de programación del 4, Ignacio Mazza. 

Si bien esta es la segunda vez que se emite PH, antes del estreno realizaron algunos ensayos con otras figuras. Mazza contó que en esas instancias hubo invitados que lloraron, que contaron asuntos muy íntimos y que surgieron “cosas espectaculares”. Y, en parte, que se genere ese clima tiene que ver con el formato, pero también con la habilidad del conductor para llevar a los invitados hacia esas zonas tan personales. “Es un programa realmente lindo de producir”, agrega el gerente y en un ligero cálculo estima que para que PH salga al aire trabajan más de 60 personas. 

Mientras se preparan los invitados –que están convocados media hora antes para que vayan entrando en confianza entre ellos y con el conductor– buena parte del personal del 4 corre de un lado para el otro. Que el maquillaje de fulano, que la ensalada de Mery que es vegetariana, que la toalla de Gonzalo para el punto de encuentro. Todos son detalles que se tienen que ajustar. Mientras tanto, el estudio principal, el A, se desmonta para volverse a montar. Ahí mismo donde horas antes se emitió Vespertinas, se desarrollará la cena que dará cierre al programa. La escenografía, apunta Mazza, es fabricada en Uruguay. 

Las primeras figuras en llegar son Troncoso y Nasser. La última es Mery. En el medio, Andy, la invitada “de la casa” (conduce en la mañana Vamo arriba), anda a las corridas con un tapado de animal print que no se saca mientras las cámaras siguen apagadas. El vestido verde que eligió es demasiado veraniego para los fríos de octubre. 

Una vez que están todos prontos y que pasaron por maquillaje, ingresan al estudio C. Ahí, en esa especie de caja hermética de madera, están los participantes, el conductor y los camarógrafos. Nadie más. La idea es que quienes convivan por un rato dentro de esos pocos metros cuadrados sientan esa sensación aislamiento de burbuja y, claro, se suelten. “Es como un Gran Hermano”, bromea la conductora de Vamo arriba antes de que alguien grite desde afuera. “¡Vamos!” es la señal y se comienza a grabar.

A diferencia del primer programa, el Punto de encuentro esta vez no tuvo lágrimas. Las preguntas tampoco apuntaron hacia ese lugar y los invitados estaban muy arriba como para bajar a escarbar en lugares melancólicos. Pero salieron a la luz varias experiencias de los participantes. Por ejemplo, la de Mery y su “stalker satánico” que la seguía por todos lados, desde una feria en Parque Rodó hasta Casapueblo. Después de esa situación la cantante se dio cuenta de que no podía seguir compartiendo su ubicación en las publicaciones de Instagram. 

Andy habló de los prejuicios contra los que batalla. “Cuando uno está allá abajo hay gente que te levanta. Pero cuando estás arriba, y no sé si es algo de la sociedad uruguaya,  te empujan para abajo”, dijo la modelo y actriz y señaló que en la época en la que comenzó a ganar más terreno en los medios fue cuando más duro sintió el ojo ajeno. También contó que cuando quiso entrar al Bailando por un sueño, llegó a tener reuniones con la producción del programa de Marcelo Tinelli. Le pidieron que inventara “algo más” y le sugirieron generar un rumor sobre un romance con un famoso argentino. Ella no aceptó. De todas formas, recibió insultos de todo tipo y color en las redes sociales por intentar participar de ese reality show.

“Acá no se perdona el éxito”, agregó Batista y señaló que a él también le llueven cada tanto críticas dañinas en las redes sociales. Troncoso, que maneja solo Instagram y Facebook, opinó que la segunda red social es potencialmente buena pero es continuamente escenario de linchamientos. 

Cammarota fue llevando a los invitados por diversos rincones anecdóticos. Nasser contó que estuvo preso en dictadura. Ojeda se refirió más de una vez a cómo lo impactó defender a Amodio Pérez y recordó lo determinante que fue para su actividad política escuchar a sus 19 años a Julio María Sanguinetti. El recorrido se tornó más dicharachero con la última consigna. 

“Esta es picante”, advirtió Cammarota e indicó: “Pasen al frente los que tuvieron una situación incómoda durante un encuentro sexual”. Pero nadie se animó a pasar. Entonces Andy pasó a la delantera. "Me la juego por equipo”, dijo y contó que mientras estaba internada por tuberculosis mantuvo relaciones sexuales con su novio, tapabocas de por medio, en una sala de hospital.

Risas, exhalaciones profundas de que lo más intenso ya pasó, y listo. Ahora los seis invitados se dirigen hacia la puerta que está frente al estudio C para pasar por el lavado de manos. Mientras tanto, una productora les explica que tienen que responder a la consigna (hablar sobre un ser querido que ya no está) lavándose las manos y mirando a Cammarota a través del espejo, sin darse vuelta.

Entre los retoquecitos y la dieta keto de Batista 

Cada vez que desde afuera preguntan, “¿retocamos un poquito?” alguien se acerca a Cammarota en las tandas con una toalla. “Coman que si no me miran todos a mí”, les dice en chiste el conductor a sus invitados mientras observan ese retoque antes de que se prendan las cámaras. De todas formas, casi ninguno come. Ojeda pica un poco de jamón, y Andy bastones de zanahoria. Pero el centro de esa mesa no es la comida, sino la charla, que sigue hasta en los cortes. Y la dieta keto que Batista cuenta fuera de cámara que empezó, es motivo de conversa. Le preguntan si funciona, en qué consiste, por qué la adoptó. El resto de los invitados se cuelga con el tema, que se vuelve a tocar en el segundo bloque. Hablan entre ellos como si estuvieran en la mesa de un comedor cualquiera. Pero del otro lado hay más de diez personas, entre camarógrafos, técnicos y productores, que en la sección anterior tuvieron que ver el desenlace del programa a través de una pantalla y ahora siguen in situ cada movimiento. 

La anécdota de Andy con un deportista "mega" famoso
Uno de los momentos más comentados detrás de escena durante la cena fue cuando Andy Vila contó que un deportista (después se supo, futbolista) "mega" famoso le escribió desde un número español. La comunicadora recordó que cuando recibió esos mensajes no le creyó a su remitente cuando le dijo quién era. Entonces, un día él le indicó algo así como: "En media hora me vas a ver en la televisión cantando el himno, fijate el gesto que voy a hacer y vas a saber que es para vos". La modelo, que seguía sin creerle, le dijo: "No, no, tocate la nariz". 
Llegó el momento del himno y, efectivamente, ese futbolista se tocó la nariz. A partir de ahí, el deportista le siguió escribiendo. Ella no estaba interesada y se lo dijo. Él insistió. "Terminé bloqueándole como tres celulares", señaló Andy tras explicar que en determinado momento tuvo que bloquearlo para que la dejara de molestar, pero él seguía escribiéndole desde otros números.

Horas después de todo el trajín, el conductor agradece a los invitados y saluda al público. Listo. Se liquidó el segundo programa que, según dijo Cammarota a El Observador, se sintió como “una seda” y mucho más ordenado que el primero. Y esa sensación se notó en los aplausos detrás de cámara y en el afloje final de tensiones.

Con el ensayo y error sobre la marcha, con la frescura de un conductor que de a poco le toma el gusto al formato, con figuras que intentan mostrarse a cara lavada ante el público uruguayo, con la espalda de una súperproducción, y con la apuesta de que la televisión uruguaya está preparada para generar contenidos con polenta, la versión local de PH llega con ganas de quedarse por un buen rato.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...