Cargando...

Nacional > Sentencia

Condenan a 24 y 25 años de cárcel a seis personas por el homicidio del profesor de inglés de Maldonado

El caso suscitó la atención de la prensa argentina, porque Lulukhy Moraes fue propietaria de una mansión Gypsy Queen, en donde años atrás se hacían fiestas swingers

Tiempo de lectura: -'

20 de agosto de 2020 a las 15:43

La jueza de Maldonado Ana María Guzmán condenó a 24 años de prisión a Lulukhy Joselyn Moraes Neve como coautora de un homicidio especial y muy especialmente agravado por haber contratado a sicarios para que asesinaran a su exesposo, el profesor de inglés Edwar Vaz, el 9 de julio de 2018.

Además, según la sentencia de la magistrada a la que accedió El Observador, fueron condenadas otras cinco personas por este caso, que suscitó la atención de la prensa argentina porque Moraes había sido propietaria de una mansión ubicada en el exclusivo barrio de Beverly Hills (Punta del Este), llamada Gypsy Queen –en alusión a Moraes porque es gitana–, en donde años atrás se hacían fiestas swingers.

La magistrada condenó a la pareja de Moraes también a 24 años de cárcel como autor del homicidio especial y muy especialmente agravado, ya que según probó la fiscalía fue quien contrató a los sicarios que mataron a Vaz de un disparo en la cabeza en la puerta de su casa, ubicada la intersección de avenida Lavalleja y Solís.

También fue condenado el hombre que trasladó a los sicarios desde Montevideo a la misma cantidad de años de prisión como coautor del mismo hecho, y uno de los sicarios recibió una pena de 25 años –el otro fue enjuiciado en una causa diferente por la que todavía no hay sentencia.

El otro partícipe en el hecho es una persona que realizaba trabajos de mantenimiento en la mansión –en donde Moraes vivía con su actual pareja condenada, y en donde años atrás llegó a convivir con Vaz–, y quien se encargó de los traslados de los sicarios dentro de Maldonado hasta la casa donde estaba la víctima.

Por último, Guzmán también aceptó el pedido de la fiscalía y condenó a una amiga de Moraes como cómplice del crimen a ocho años de cárcel, ya que también colaboró en la logística del homicidio.

El crimen

A las nueve de la noche del lunes 9 de julio de 2018 un auto gris marca Geely se estacionó en la parada 41 de la rambla Mansa, en la entrada de Punta del Este. Del auto se bajaron dos hombres –el chofer quedó esperando–, y se subieron a un segundo coche –un Volkswagen Gol–, cuyo conductor los trasladó deprisa hacia el Centro de Maldonado.

Se detuvo en la intersección de Avenida Lavalleja y Solís. El segundo chofer le entregó el revólver a uno de ellos y se quedó esperándolos. Los hombres caminaron hasta la casa marcada: Edificio Mavaró, por Lavalleja, número de puerta 968, apartamento 001. 

El que no llevaba el arma tocó timbre. Faltaban cinco minutos para las 10 de la noche cuando Vaz, a partir de ese momento identificado como “el profesor de inglés de Maldonado” por gran parte de los medios, les abriera la puerta. El engaño no requirió mayor preparación: cuando la pareja del profesor levantó el tubo del intercomunicador, una voz masculina dijo que era el novio de una amiga de la hija de Vaz. 

La pareja del profesor se convirtió en uno de los 29 testigos del asesinato que recolectó la entonces fiscal de Maldonado Silvia Naupp –hoy trasladada a Montevideo–, porque la mujer no quitó su oreja del intercomunicador. Ella escuchó “un mínimo intercambio de palabras” y luego dos disparos: uno fue directo a la cabeza de Vaz y el otro impactó contra la entrada de la casa y rompió una ventana.

Los hombres corrieron, se subieron al Volkswagen y huyeron a toda velocidad. 

El hijo de Edwar, Federico Gastón Vaz, lo vio todo y declaró que fue testigo de la huida de dos hombres encapuchados. Estaba llegando a la casa en su moto. Venía del gimnasio, directo a cenar con su padre y la familia que lo había adoptado. 

Fue entonces que escuchó dos disparos. Su reacción fue seguir su trayectoria, no detenerse al frente de la casa y dar la vuelta en la rotonda de la esquina. Ver a su padre tirado en el suelo ensangrentado lo paralizó.

En un primer momento, la pareja de Vaz quiso salir a la vereda para entender qué había ocurrido, pero antes de verlo agonizando se dio media vuelta y llamó al 911. La policía contó también, desde un principio, con los datos aportados en el momento por un delivery que se encontraba en la zona y que, al ver el ataque, siguió de atrás al Volkswagen hasta que lo perdió de vista. Dijo que llegó a ver tres siluetas en el auto.

Vaz murió cerca de una hora después, en el hospital de Maldonado, en donde se certificó su defunción a las 22.59.

Las amenazas

De acuerdo a la investigación de la fiscalía, Vaz sufrió varias amenazas desde 2015, cuando comenzó una relación con su nueva pareja y se fue de la mansión. "Vaz había sido víctima de violencia y amenazas por Moraes y cedió la mayor parte de sus bienes a condición de ver a sus hijos y de que no lo molestaran más, pero ese acuerdo no se cumplió", estableció el Ministerio Público, como consta en la sentencia.

Vaz decidió iniciar acciones legales contra su expareja por las amenazas, y pocos días antes de ser asesinado había firmado una demanda por parte de los bienes gananciales –que incluía la mansión y algunos autos–, y que sería presentada luego de la feria judicial de julio de 2018. Pero para entonces, los imputados ya habían trazado el plan.

 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...