Economía y Empresas > Monitoreo

Crédito al consumo estancado y sin previsión de que aumente

En el último monitoreo de Pronto! se sostiene que familias de bajos recursos están teniendo problemas para pagar los créditos, lo que retrae al mercado para nuevos préstamos

Tiempo de lectura: -'

24 de junio de 2019 a las 05:00

En un contexto donde el consumo privado registró su segunda caída trimestral consecutiva en enero-marzo, el mercado del crédito al consumo se estabilizó en el segundo trimestre, con una predisposición de los usuarios acotada para tomar nuevos préstamos. 

Según el último Monitoreo del Mercado del Crédito al Consumo correspondiente a abril – junio de Pronto!, las familias de extractos económicos “medio-bajo” y “bajo” tienen problemas para cumplir con obligaciones de pago por pérdida de ingresos e inestabilidad laboral. 

La situación, se argumenta,  acompaña la línea de una economía estancada, con una baja en el consumo privado, una caída en la inversión, en el ingreso familiar y un deterioro del mercado laboral. 

El ingreso familiar sigue con pérdida de poder de compra, se señala, dado que en términos reales el indicador había dado una baja de 1,8% en 2018 y en el primer trimestre de 2019 dio una pérdida de poder adquisitivo de 2,4%. 

Para abril, la baja real fue de 0,6% en hogares de Montevideo, aunque aumento en el interior. Entre enero y abril, “el ingreso familiar ha bajado 1,9% en términos reales por una caída de 4,4% en la capital y un incremento de 0,5% en el interior”. 

Mientras tanto, el poder de compra de las familias registra un deterioro de 1,8% en el promedio anual móvil. En la misma línea, el informe realizado por Pronto! arrojó que un 54% de los entrevistados considera que su situación económica para dentro de cuatro meses, será igual que en el presente, un 27% tiene la percepción de que le irá mejor, mientras que un 8% presume estará peor. 

“La imagen sobre la situación del país es más negativa, ya que ante la pregunta cómo considera será en los próximos 4 meses, el 14% señaló que estará mejor, el 45% que seguirá igual y el 31% cree que emporará”, apunta el monitoreo. 

Se recuerda que la insinuación de una leve mejora de expectativas que había a fines de 2018, se “diluyó en los sondeos de los primeros meses del año”, continuando en este segundo trimestre. Sin embargo, la demanda de crédito al consumo se mantuvo estable, a raíz de un aumento de solicitantes primarios jóvenes (menos de 26 años) que “no tienen experiencia suficiente en el mercado, lo que genera dudas sobre su capacidad de pago”. 

El índice de Confianza del Consumidor (ICC), elaborado por la Cátedra Sura de Confianza Económica de la Universidad Católica y Equipos Consultores tuvo en mayo una caída de 1,7 puntos respecto a un mes atrás. El registro mantiene a la confianza de los consumidores en una zona “de moderado pesimismo”.

Por el lado de la demanda, el consumo privado, que venía de una importante desaceleración en 2018, registró el segundo semestre de caída. 

Por otro lado, se apuntó que a raíz de la dificultad de pago de algunos consumidores, existe una cautela mayor por parte de las empresas del mercado a la hora de otorgar ofertas para ese segmento con el cumplimiento de sus obligaciones comprometidas, sobre todo a razón de “que son usuarios expuestos a la debilidad del mercado laboral. 

“Aunque los niveles de morosidad se mantienen estables, siguen apareciendo problemas de falta de ingresos y dificultades para una mejora en la cobranza. Las expectativas para próximos meses son de cierta estabilidad, sin crecimiento relevante en el mercado de crédito. El crédito a las familias (vivienda, consumo, autos) sigue enlenteciéndose y crece a tasas moderadas”, se concluye. 

En este sentido, se relata que la evolución del crédito a las familias, medida en pesos uruguayos, muestra que al cierre del primer trimestre la tasa de crecimiento fue de 9%, pero quitando el efecto inflacionario se reduce a 1%.  

“El contexto de estancamiento productivo, el deterioro del mercado laboral, la baja de poder de compra del ingreso familiar y las restricciones fiscales del gobierno, permiten avizorar que el mercado de crédito al consumo se verá afectado para el tercer semestre”, se concluye en el documento. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...