Nacional > CPP

De críticas a elogios: el caso por el que Gustavo Leal defendió el trabajo de fiscales

El director de Convivencia y Seguridad Ciudadana, crítico otras veces con los fiscales, esta vez elogió a Mónica Ferrero y Mirta Morales por su investigación contra los Chingas

Tiempo de lectura: -'

10 de mayo de 2019 a las 11:56

Gustavo Leal, coordinador de los operativos de seguridad que se despliegan en el país desde fines de 2017 para combatir las bandas de narcotraficantes, catalogó de "excelente " y de "modelo" a seguir la investigación conjunta que este jueves llevó a prisión a la líder de uno de esos grupos, Mónica Sosa, referente de Los Chingas. Y elogió a las fiscales que lo hicieron posible –Mónica Ferrero, de Estupefacientes; y Mirta Morales, de Homicidios– que a su vez actuaron facilitadas por el nuevo Código del Proceso Penal que, según destacó el sociólogo, posibilitó que ambas fiscalías unieran sus esfuerzos en una sola investigación.

"En el Ministerio del Interior estamos muy conformes y satisfechos con la articulación que hubo entre la Fiscalía y el Ministerio para resolver el caso, que creo que es paradigmático, por la forma y las oportunidades que demostró tener para poder trabajar en forma conjunta", dijo a El Observador Leal, que en otras oportunidades había sido crítico con el nuevo proceso penal.

El director de Convivencia y Seguridad Ciudadana de la cartera de seguridad había pedido en febrero que el sistema penal fuera reformado para evitar que muchos delincuentes obtuvieran las penas benevolentes que en ocasiones obtienen en los juzgados al arreglar pactos con los fiscales. "Parte de la delincuencia siente que tiene cancha y están cebados (porque) hay una idea de que aquí no pasa nada", decía entonces Leal, quien criticaba los pactos que permite el nuevo código, especialmente aquellos que consisten en acordar juicios cortos a cambio de la confesión del delincuente. "La lógica del (proceso) abreviado es que si el fiscal entiende que el caso que tiene no es muy firme para ir a un juicio, entonces hace un acuerdo con el imputado para lograr aunque sea una pena más reducida", agregó.

Pero el actual proceso penal, que tiene como característica importante que son los fiscales quienes conducen las investigaciones y ya no los jueces, ofrece la posibilidad de que las fiscalías se unan en una misma línea de investigación aunque persigan delitos distintos, algo que también ha sido destacado otras veces por el fiscal de Corte, Jorge Díaz, cuando ha defendido el nuevo sistema que rige desde noviembre de 2017. Y así ocurrió en esta oportunidad.

"Gracias al trabajo unificado, por ejemplo, se interrogaron testigos en forma conjunta, y lo mismo ocurrió con los oficiales de la policía, que también trabajaron coordinados y en forma articulada", dijo ahora Leal.

Potencial 

Ferrero y Morales se unieron en una misma investigación cuando el 30 de abril fue asesinado en Casavalle Rodrigo Martín "El Negro" López Sosa a manos del consuegro de Mónica Sosa –conocida en el barrio como la Moni–. El caso era parte de una estrategia de Sosa –que había salido de prisión en enero luego ser imputada por usurpación y hurto de luz y agua meses antes–para reactivar el grupo de Los Chingas. Y en efecto, los investigadores repararon de inmediato que en el estado de WhatsApp del sobreviviente a los disparos, la víctima señalaba que el arma utilizada por el asesino pertenecía a Sosa. 

Lo que ocurría, según confirmó Ferrero en una de las dos audiencias judiciales que tuvo lugar este jueves, era que la líder criminal estaba amenazando a sus primos desde varias semanas antes del asesinato para que vendieran droga para ella. También amenazó al primero que sobrevivió al ataque para que no la denunciara el homicidio y bajara la publicación que la incriminara. Y fue por eso que desde marzo la fiscal de Estupefacientes había solicitado a la Justicia que autorizara a la policía a realizar escuchas telefónicas. Ese seguimiento fue clave para imputar con 60 días de prisión preventiva a Mónica por un delito de violencia privada por esas amenazas.

En ese sentido, Leal estacó también "el potencia enorme" que tiene el actual proceso penal y que no tenía el viejo código. "Eso antes no sucedía: se recibían las denuncias por separado y un caso como este se hubiera investigado en distintos juzgados", dijo Leal. Es decir, el caso del homicidio lo hubiera investigado un juez, y otro magistrado se hubiera encargado de indagar las amenazas de la líder chinga, sin que hubiera conexión entre ambas causas.

Por último, el coordinador de los operativos de seguridad se refirió al trabajo de ambas fiscales. Por un lado, sostuvo que Morales logró "resolver un homicidio, de los complejos de resolver, porque en estos contextos es muy difícil recabar información: son los llamados conflictos entre criminales". Gracias a su labor, el consuegro de la Moni fue imputado por dos homicidios, aunque uno en grado de tentativa ya que el otro primo de Sosa no murió.

Por el otro, y con más énfasis, Leal destacó el trabajo de la fiscal Ferrero, que siguió atenta las extorsiones de la líder de Los Chingas: "La agudeza y su experiencia en este tipo de casos le permitió observar que había indicios de un hecho delictivo y tuvo la capacidad de ver más allá, de comprender y tener una mirada amplia". 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...