Mundo > Artur desapareció hace cuatro días

Desesperada búsqueda de un niño de 6 años en la inundación de Mallorca

Su madre murió arrastrada por la corriente

Tiempo de lectura: -'

13 de octubre de 2018 a las 14:51

Por cuarto día consecutivo la Unidad Militar de Emergencias, la Guardia civil y Bomberos de Mallorca buscan desesperadamente a Artur, un niño de 6 años desaparecido en la ríada de Mallorca, que causó al menos 10 muertos. 

Según informó El País de Madrid, Artur desapareció en la noche del martes cuando el auto en el que viajaba con su madre, Joana Lliteras, de 40 años, fue arrastrado por la corriente provocada por las fuertes lluvias. El cuerpo de la mujer fue encontrado y se presume que ella fue quien logró sacar del auto a su hija menor, Úrsula, de 5 años y que luego habría salido con Artur, y la corriente se los llevó a los dos. El medio informa también que un ciclista encontró a Úrsula y la ayudó a salir del lugar.

Este miércoles las autoridades encontraron en la zona una mochila que pertenece al niño, pero aún no lograr dar con él.

El agua "subió dos metros en 30 segundos" 

La tormenta, que apenas duró unas horas, sorprendió por su intensidad. "Se precipitaron 220 litros por metro cuadrado de lluvia", detalló el gobierno regional balear.

Un poblador, al ver la crecida en su pueblo, se metió de inmediato en el coche pero vio que el agua lo llevaba. Entonces decidió refugiarse en el techo de una casa y vio desde allí cómo el agua se lleva ba a su auto.

Más de 600 personas participan en las operaciones de búsqueda de los desaparecidos y de atención a las víctimas, según las autoridades locales.

Además, un centenar de refuerzos con dos helicópteros, ocho vehículos y perros llegaron el miércoles por la mañana a la isla, indicó la Unidad Militar de Emergencias española.

De visita a la zona, el jefe del gobierno Pedro Sánchez señaló las "circunstancias absolutamente extraordinarias del fenómeno meteorológico de ayer" y prometió fondos para ayudar a las víctimas.

Tres días de duelo 

La Casa Real llamó también a la "solidaridad (...) de toda España" ante "la desolación y la tragedia" vividas por las víctimas.

El Congreso de los diputados mantuvo un minuto de silencio en Madrid mientras que el gobierno regional de Baleares decretó tres jornadas de duelo.

Las autoridades locales habilitaron varios gimnasios en los alrededores para las personas que perdieron sus casas y Rafael Nadal también ofreció como albergue sus instalaciones deportivas.

Un centenar de personas tuvieron que ser realojadas ya de urgencia en la noche del martes al miércoles.

 

El Observador y AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.