Cargando...
Christian Di Candia en el living de su casa

Nacional > ENTREVISTA

Di Candia: "Apelar a la libertad responsable sin un Estado que limite es un 'sálvese quien pueda'"

El exintendente de Montevideo dijo que la "forma" en la que se comunicaron las muertes por covid le "sacó vida" a los números, habló de su futuro en el FA, la campaña contra la LUC y de cómo ve a Cosse

Tiempo de lectura: -'

28 de junio de 2021 a las 05:01

A sus 39 años, Christian Di Candia volvió a la universidad. De intendente pasó a estudiante y de futbolista amateur a ponerse la camiseta de la comisión que junta firmas para derogar la ley de urgente consideración. Pasaron más de siete meses desde la última vez que pisó las oficinas de la Intendencia de Montevideo y, aunque a veces extraña la actividad departamental, también disfruta de la comodidad de su casa, donde sigue sus clases por Zoom y lanza sus críticas a la gestión de la pandemia desde un blog personal.

Ahora, con la ambición de ser licenciado en Ciencias Políticas, el exintendente está enfocado en hacer crecer a Magnolia, su sector dentro del Frente Amplio, y castiga al gobierno por apelar a la estrategia de la libertad responsable, que, en sus palabras, no es más que un "sálvese quien pueda". También sostiene que, si de eso solo dependiera, entonces habría que plantearse la posibilidad de no tener policía porque la gente no robaría.

Desde el living de su casa, Di Candia dice que se siente parte de la renovación del Frente Amplio y analiza que Carolina Cosse estuvo "mal" cuando impulsó la campaña de recolección de alimentos del Frente Amplio en nombre de la intendencia. A su vez, opina que está "perfecto" que haya recibido el llamado a sala para comparecer ante la Junta Departamental y ve como una "berretada" los cuestionamientos por su participación en la pintada del mural a Tabaré Vázquez en el Cementerio de La Teja porque, asegura, él también hubiera ido. A continuación un resumen de la entrevista con El Observador.

Mencionó en más de una oportunidad que le gustaría formar parte de la renovación política del Frente Amplio. ¿Desde qué lugar se percibe en el futuro?

Tengo claro que a mí me gusta la actividad política. Después, ¿dónde? Eso fue cambiando en el tiempo de mi vida. Nunca había pensado que iba a presidir un sindicato, que iba a dar una mano en baby fútbol o que iba a terminar siendo prosecretario del intendente y sucedió. No sé qué puede suceder en el futuro, pero me gusta la actividad departamental, territorial, el barrio. Veremos qué es lo que dice la vida. Tampoco es que ahora esté desesperado por hacer algo cercano a eso. De hecho, estoy evaluando opciones a nivel privado y terminando algunos estudios, pero en el futuro me gustaría seguir vinculado desde el lugar que me toque. 

Dijo en alguna oportunidad que le gustaría volver a ser intendente. ¿Es un sueño o se lo propusieron?

No, no. Los sueños y las utopías trato de no abandonarlas nunca, más allá de que el contexto y la coyuntura política siempre te condiciona. No tengo ni propuestas concretas ni se me pasa por la cabeza en este momento. Además, sería absolutamente cínico. Hoy hay que poner el foco en solucionar y paliar situaciones críticas que tienen segmentos de la población que antes no las tenían y que, por razones de pandemia y de definiciones de políticas económicas y laborales, han ido cayendo a comer en las ollas, en situaciones de desempleo. Sin perder los sueños y las utopías, creo que hay que poner el foco en eso. (...) Pero si fuera por mí, en algún momento me gustaría volver a la intendencia.

Usted iba a estar al frente de un proyecto en la Rural del Prado y Carolina Cosse dijo directamente que lo quería en la intendencia. ¿Qué pasó que eso no se llevó a cabo?

En su momento, hablamos con Carolina de una posibilidad, pero no me lo volvió a plantear. Pandemia mediante, yo tampoco le insistí porque soy consciente de que eso requiere poner recursos económicos que entiendo que hoy están enfocados en otro lado. No significa que nosotros no tengamos conversaciones o que no vayamos a mantenerlas pensando en el futuro terminado el semestre. También he tenido conversaciones con Yamandú (Orsi), sobre ideas y propuestas de generar algún proyecto, pero en este semestre, por la situación de la pandemia y personal, me enfoqué en terminar cuestiones pendientes que había dejado hacía muchísimo tiempo.

¿Cuáles son esas cuestiones pendientes?

Me he enfocado en la recolección de firmas, en la reconstrucción de nuestro sector, viendo cómo lo vamos a enfocar para adelante, y también estoy terminando la facultad. Reenfocamos la sede hacia un espacio. Hay un plan de formación política abierto a todo el Frente Amplio, los militantes de los comités, las coordinadoras, los diferentes sectores. Es una propuesta formativa que intentará reunir y aunar, no con una mirada sectorial, sino con una mirada que incluya a todas las izquierdas que contiene el Frente Amplio. Magnolia lo va a poner sobre la mesa, a disposición de todo el Frente, y hubo interés en participar por parte de diferentes actores académicos, políticos. Nos tiene muy contentos y seguramente lo saquemos en los próximos días. 

¿Qué sensación le dejó la transición de la Intendencia de Montevideo (IMM)?

Sentí un enorme reconocimiento, más allá de la gestión. Sobre todo militante, por el momento y la forma en que se dio mi asunción como intendente. Si tuviera que ponerle un título sería: Cuatro elecciones y una pandemia. Creo que logramos surfear la ola llevando el buque a buen puerto, pero también llevando transformaciones y poniéndole un sello propio que los compañeros del Frente y la gente, por lo menos en la calle, lo identifica.

Una de las iniciativas que marcó su último año de gestión fue el programa de los mil empleos temporales. Esta semana el tema se volvió a poner sobre la mesa. El Observador publicó que la IMM comenzó a pintar los semáforos de verde en lugar de blanco y negro con el fin de reducir costos. ¿Qué tanto cree que mueve la aguja esa decisión, como argumentaron?

El hecho de pintarlo de un color no solo te reduce costos, porque primero no precisás un pintor profesional que haga esas líneas blancas y negras perfectas, sino que también podés apoyarte en programas sociales para mejorar el mobiliario público. Sin querer meterme en decisiones internas de la intendenta, creo que se debería usar el mismo color uniforme para todo. No puede ser que esté el semáforo de un color, el cartel de pare de otro, el de No estacionar de otro. Se tiene que ir a un color uniforme para toda la ciudad.

Búsqueda informó semanas atrás que algunos anuncios de Cosse generaron malestar entre exjerarcas por mostrarse como una “novedad” cuando, según aseguraron, ya venían de anteriores administraciones. ¿Comparte esa percepción?

No. No lo veo mal. Siempre cuando alguien llega a un cargo e incorpora un equipo nuevo los planes tienen algún tipo de transformación, por más mínima que sea. Está bien en el sentido de la comunicación con la gente. Cada gobierno que entra a nivel nacional o departamental, así se repita el partido, cambia la imagen, los conceptos y ciertos nombres y también la gente lo renueva a nivel simbólico. Es sano, me parece que ayuda a renovar ciertos códigos o acuerdos entre la ciudadanía y los gobiernos. Si ella viene con un planteo de Plan ABC, que incluye empleo, y nosotros veníamos con un plan de trabajo llamado Montevideo codo a codo, donde mil personas habían empezado a trabajar, es evidente que a las otras mil que quedaban por entrar las tiene que poner con el Plan ABC porque si no la gente tampoco entiende.

¿Cómo tomó que Cosse haya sido llamada a sala? 

Me parece perfecto. Me gustan mucho más los sistemas parlamentaristas que los presidencialistas y me encantan los países que tienen una hora fijada donde los presidentes van a dar explicaciones permanentemente. Creo que algo que el Frente Amplio está haciendo bien es comenzar a interpelar a ministros y a preguntarles por ciertas políticas, y lo mismo pienso de la Junta Departamental. Creo que la Junta tiene que tener un nivel de consulta y de debate democrático de las decisiones que toman los diferentes directores de la intendencia y de la propia intendenta. Hace a una democracia sana. 

La oposición departamental cuestiona a Cosse y sostiene que confundió su rol institucional con el partidario en más de una ocasión. Por ejemplo, cuando participó del mural pintado en homenaje a Tabaré Vázquez o la IMM repartió alimentos donados por el FA. ¿Qué analiza sobre ese tipo de acciones?

Lo de los alimentos me pareció mal. Creo que se entendía la función y estaba bien que la intendencia repartiera cualquier tipo de donación que le llegara, pero capaz que no fue lo más correcto. Entiendo que hubo la mejor intención en la situación en la que estábamos, pero creo que no fue del todo prolijo.

¿Y sobre lo de Vázquez?

Me parece una berretada plantearse eso. Por más intendente, legislador o ministro que sea, uno no deja de ser un militante y lógicamente puede acompañar cualquier pintada de muro de los militantes. Está la situación de que era un cementerio y es público... Bueno, me parece que es darle un color que tampoco tenía. Falleció un expresidente, que fue dos veces presidente, invitaron a la intendenta y en ese marco le hicieron una pintada. Yo creo que hubiese ido también.

Más allá de esas particularidades, ¿cómo evalúa la gestión de Cosse? ¿Qué diferencias nota respecto a la suya?

Creo que tiene una política de comunicación diferente. Eso es claro y visible. Creo que el ímpetu en la ciencia, en las gráficas y en el conocimiento adquirido está muy claro en cada comunicación que ejecuta la intendencia. Hay reconocimientos de caminos, que me enorgullecen y están muy bien, como la apuesta a los bolsones 2.0, la clasificación en origen y la necesidad de sacar a los caballos de la calle e ir por los motocarros, que dan muy buen resultado. Recién van seis meses y hay que ver qué pasa por delante, pero creo que el énfasis que está haciendo en las políticas sociales es el que hay que seguir.

¿Qué opina de que las salas municipales sigan cerradas? (El gobierno habilitó el viernes luego de realizada la entrevista los espectáculos a partir del 5 de julio)

Ahí hay una dificultad que es de base: si vos tenés los espectáculos públicos cancelados por decreto nacional, no podés hacer nada. Hay algo que está por encima tuyo, que es la suspensión y la prohibición de todos los espectáculos públicos.

¿Cosse debería plantearle estas cuestiones a Lacalle? Usted lo hizo en su momento mediante una carta para pedirle una respuesta por ese sector.

Son decisiones personales. También es verdad que Lacalle ha tenido con Carolina un diálogo que no tenía conmigo. Tuvieron varias reuniones, tienen una mesa de intercambio sobre muchos temas y han logrado generar ciertas políticas de Estado en términos de pandemia que nosotros no pudimos. Si bien yo tenía muy buen diálogo con Salinas y con Delgado, el diálogo con Lacalle era nulo. No sé si era por un tema generacional, la verdad, lo desconozco.

El exintendente sostiene que algunas muertes ocasionadas por el covid-19 se podrían haber evitado si el gobierno acataba todas las recomendaciones científicas

Uruguay está entre los primeros países del mundo en ritmo de vacunación y desde hace algunas semanas experimenta un descenso en los contagios, las muertes y las hospitalizaciones por covid-19. Usted tiene un blog personal y allí, en uno de sus textos, planteó que el mensaje del gobierno en estos meses fue similar a un “sálvese quien pueda”. ¿Tiene esa percepción?

Sí, totalmente. En todo sentido.

¿Por qué?

Porque se utilizaron estrategias de políticas sociales que ya existían. Se generó algún bono, que eran $ 2, y nadie vive con lo que se planteó. La famosa “libertad responsable” es una alusión bastante ridícula, porque si todo depende de la libertad responsable, entonces no tengo por qué tener policía. Y dicen “no, porque la gente sabe que no tiene que robar”... En realidad, todos sabemos que la gente, por más que sepa, en términos morales, legales o éticos, que hay cosas que no deberían hacerse, las hace. Apelar simplemente a la libertad responsable sin un Estado atrás que marque o limite ciertas cuestiones es un “sálvese quien pueda” y termina siendo una anarquía.

¿De donde sale, entonces, el 60% de aprobación que mantiene el presidente?

Sale de un bloque muy cerrado de los votantes de la coalición y de un número importante de votantes frenteamplistas, de izquierda o no votantes de la coalición, que, ante una situación de cierre o de reducción de la movilidad mayor, vería limitado sus ingresos para sobrevivir de una manera importante. Entonces, ¿qué sucede? Al quiosquero o almacenero vienen y le preguntan si aprueba la gestión y dice “sí, apruebo” o “no desapruebo”, pero en realidad creo que tienen más la mirada puesta en “no me reduzcan la movilidad” –porque saben que no van a poner un mango– que en la aprobación real de la gestión general de Lacalle.

¿La gente tiene esa misma percepción? Usted mismo reconoció hace unos meses a Desayunos Informales que la derrota del FA en la elección presidencial se debió a un problema de “falta de empatía”.

A la gente le llega la postura del Frente Amplio, en general, por intermediarios. Cuando ves cualquier debate –incluso Lacalle lo hizo con Blanca Rodríguez y dijo 14 veces la palabra– dicen “el Frente pide cuarentena obligatoria”. El gobierno ha logrado instalar que el Frente pide la cuarentena obligatoria, pero jamás la pidió este año. La gente, de alguna manera, termina comprando lo que el gobierno quiere acerca del relato de lo que sucedió, en eso hay que admitir que son muy buenos. Y el Frente no ha logrado romper ese relato.

Ahora ya está. Los casos empezaron a bajar, las vacunas a dar resultado. La cuestión fueron las muertes evitables que nos llevamos arriba en abril y en mayo. La forma en que se fue comunicando le sacó vida a esos números y para la gente terminaron siendo números y no personas.

¿Decir muertes evitables no es, de cierta forma, hacer política con las muertes?

No, porque uno no puede decir algo que no es. Política hay siempre, en todo. Que los propios médicos y analistas digan “hay muertes que se pudieron evitar” es porque hay situaciones de contagio que se podían evitar. Si se evitaban los contagios, se evitaban las muertes. ¿Y cómo evitamos la situación de contagio? Llevando adelante la recomendación que dieron (los científicos) en su momento.

El líder de Magnolia se siente parte de la renovación del Frente Amplio y dijo estar dispuesto a "acompañar" desde el lugar que le toque

Usted en su momento abrió la peatonal de 18 de Julio y no acató la recomendación de los infectólogos. ¿Qué opina de que Lacalle no haya seguido  todas las medidas propuestas por los científicos?

El grupo (por el GACH) estaba detrás de esa medida. Estamos hablando de julio de 2020, no había casos prácticamente. Montevideo y Uruguay venían de unos meses de encierro, sobre todo en marzo, abril y los primeros días de mayo. Todas las recomendaciones que habían a nivel mundial eran abrir el espacio público porque la gente no tenía para ir a un cine, un teatro, un toque o ir a bailar. Lo hizo el mundo entero. De hecho, eso que dicen de que el GACH no lo recomendaba no era así porque nosotros teníamos audios de Radi y Cohen que nos decían "¿abrir espacio público? Sí”. No filtramos los audios porque eran personales y obviamente no correspondía. 

Entonces, ¿piensa que estuvo mal el proceder de Lacalle?

No. Hay que hacerse responsable de las consecuencias. El presidente dijo el día que asumió que si las cosas salían bien esto era de todos y que si salían mal él era el responsable. Creo que las responsabilidades son compartidas, porque hay un partido, un gabinete, pero claramente quien se hace responsable es el intendente o el presidente en este caso.

¿Sería un fracaso para el FA si no llegaran a juntar las firmas contra la LUC?

No, no, de ninguna manera. A mí me sorprendió que en la situación que estamos, sin estadio, movilizaciones, marchas, se pudiera juntar la cantidad de firmas que se juntó hasta ahora. Después se verá si se logra llegar o no. Obviamente es complejo, pero creo que ya es un logro haber superado las 500 mil firmas en estas circunstancias.

¿Cómo califica los comentarios de Rafael Michelini cuando dijo que iban a ir a los barrios a aglomerarse?

Tuvo la oportunidad de corregir lo que quiso decir. El problema fue no explicarlo bien, con más detalle, decirlo por la negativa y no decir que se había equivocado. Creo que después estuvo bien en renunciar.

¿Se ve presidente del FA algún día?

No se me ha planteado. Yo siempre he dicho que al FA no le digo nada que no, en términos de militante. Me siento un soldado de izquierda y creo que no es el momento, pero sí estoy dispuesto a acompañar o a ser parte de un equipo dentro de una renovación del Frente.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...