Espectáculos y Cultura > Entrevista

Diego Fischer: “Uruguay era un país con fe en sí mismo”

Doña Cándida Saravia. El remanso de Aparicio –último libro del autor– arroja luz sobre una mujer olvidada por la historia y también sobre el caudillo 

Tiempo de lectura: -'

16 de diciembre de 2018 a las 05:00

Periodista, escritor, guionista y director de documentales, Diego Fischer no tiene empacho en decir que Al encuentro de las Tres Marías, el libro que escribió sobre Juana de Ibarbourou, le cambió la vida. Pudo, a partir del éxito de esa biografía que se vendió como pan caliente, dedicarse de lleno a la literatura histórica, su gran pasión. Divorciado y padre de dos hijos, a los 57 años aún cree que todo está por hacer. Se define como un buen cristiano que no va a misa los domingos, admite que es un maniático del orden y la limpieza en el hogar, y confiesa que cada vez le gusta menos la ciudad y más el campo. Dice que se arrepiente de no tocar el piano y que su hobby es la pintura. Odia la hipocresía y la doble moral, pero lo que no tolera es la traición. Nunca se olvida de cuando entrevistó a Jorge Luis Borges con apenas 19 años, que al conocer el origen alemán de su apellido le recitó el Padrenuestro en esa lengua, sin que él entendiera una sola palabra.  

¿Por qué este libro?

Porque Cándida era hasta ahora una mujer desconocida. Yo cuento en el prólogo que la gente me preguntaba sobre quién estaba escribiendo y cuando les decía Cándida Díaz, me decían ¿quién?, y yo respondía: la mujer de Aparicio Saravia. Así la recuerda la historia, la mujer de Aparicio, pero yo encontré que era una mujer con una personalidad muy definida, temperamental, una mujer de avanzada para su tiempo en varios sentidos. Todo empezó cuando una persona me dijo que tenía unas cartas de ella y cuando las leí quedé sorprendido y conmovido por el valor histórico que tenían. Son cartas que Cándida le escribió a Aparicio durante la guerra de 1904. A partir de ese material comencé una investigación periodística que me llevó por el Archivo General de la Nación, el Museo Histórico Nacional y varios viajes a Santa Clara, a la estancia El Cordobés, donde vivían ellos. Revisando las partidas de nacimiento me encontré con la sorpresa de que Aparicio nació en 1857 y no en 1856, como siempre aparece en las biografías. Esto quiere decir que nadie de los que escribió hasta ahora sobre Saravia, historiador o no, se tomó el trabajo de ir hasta Melo y Santa Clara, a pedir esos documentos. 

¿Las cartas le permitieron acceder a la intimidad de Cándida?

Sí, pero para conocerla también fueron importantes las misivas que le escribía a su cuñada, a las modistas,. Ahí descubrí que era una mujer muy coqueta, que usaba perfume francés y que le gustaba viajar a Buenos Aires repetidamente para hacer compras en la calle Florida. 

Juana de Ibarbourou, Delmira Agustini, Carlota Ferreira, Celia Rodríguez Larreta, China Zorrilla, todas mujeres transgresoras las de sus libros. 

Con la excepción de Delmira Agustini, de la que se escribió mucho, el resto de estas mujeres, a pesar de ser transgresoras en su tiempo, no han recibido la atención que se merecían. Eran mujeres que se salían del molde, cada cual a su manera. Muchas pagaron con su vida la transgresión, estoy hablando de Delmira y de Celia Rodríguez, las otras fueron marginadas de la historia. Juana también fue muy transgresora en su tiempo, ya en el siglo XX, aunque sus osadías fueron de puertas para adentro, a diferencia de Delmira o Carlota Ferreira. Juana tuvo amores prohibidos y fue adicta a la morfina desde muy joven y hasta sus últimos años. Además, tuvo que soportar el ninguneo y el desprecio de la generación del 45 y violencia doméstica por parte de su marido y su hijo. También fue una gran transgresora China Zorrilla, que de muy joven se fue a estudiar a Inglaterra y que siendo de clase alta decidió dedicarse al teatro, lo que en su grupo y para la mentalidad de una sociedad en ese entonces muy pacata, era ser poco más que una prostituta.  

¿Qué siente al rescatar figuras olvidadas de la historia uruguaya?

Una gran satisfacción. Y creo que ahí todavía hay un enorme territorio para investigar, para estudiar. Mis libros son una manera de retratar a la sociedad del tiempo en que vivieron estas mujeres. Yo no hago historia, soy un periodista que investiga y escribe. Sí encuentro errores históricos, pero ese es otro tema. Este es un país que históricamente ha expulsado a sus grandes figuras, pienso en Florencio Sánchez, Pedro Figari, Joaquín Torres García, Carlos Federico Sáez. A Figari lo llamaban el pintor de macaquitos, a Torres García no lo entendieron. Florencio Sánchez se moría de hambre literalmente porque no había derechos de autor en su época.

A lo largo de su carrera ha tenido más de una polémica por sus libros.

Más que nada la polémica fue con Qué tupé, el libro del duelo entre Beltrán y Batlle. Fue una andanada de insultos por parte de algunos dirigentes del Partido Colorado. Fue un momento desagradable. Tuve amenazas telefónicas. Pero ya pasó, fue hace diez años. Yo en ese libro solo muestro los documentos, si alguien se toma el trabajo de leerlo, no hay una sola frase descalificativa hacia Batlle, son los documentos los que hablan por sí solos. La historia en este país ha sido hemipléjica. Así como en una época gobernó  un partido durante 93 años y se escribió la historia de acuerdo a la concepción de ese partido (con honrosas excepciones), hoy también se enseña la historia de acuerdo a la mirada de quienes están gobernando. Y eso es muy malo. Es terrible.           

¿Cómo arma una novela a partir de documentos? ¿Cuánto hay de ficción?

Hay espacios donde entra la ficción o la pincelada de novela. Lo que yo hago generalmente es convertir una carta en un diálogo o recrear diálogos que pudieron haber sucedido, siempre respetando el espíritu del documento o de la situación histórica. Recuerdo que el chileno Jorge Edwards, Premio Cervantes, dijo una vez que si escribiera la historia tal cual sucedió, nadie lo leería porque sería muy aburrido. Creo que mis libros hacen que a las personas les empiece a gustar la historia.  

¿Qué diferencias hay entre aquella sociedad del siglo XIX y la actual?

La del siglo XIX era una sociedad muy bárbara, pero algunas cosas llegan aún hasta hoy, como lo de castigar a las figuras más talentosas del país. Por otra parte, la sociedad del XIX es muy interesante porque ahí se dio la construcción del país. La guerra de 1904 marca un antes y un después, con la llegada del batllismo al poder pero también con la muerte de Saravia, hechos que marcan las bases de la institucionalidad del país. Pero tanto la de ayer como la de hoy me parecen dos sociedades muy hipócritas. La diferencia es que antes Uruguay era un país con fe en sí mismo. Hay múltiples razones para eso, pienso en el primer aluvión de inmigrantes y su empuje, también creo que había una clase política culta, con visión de estado, que pensaba el país veinte años para adelante.  

¿En qué está el juicio que le inició a Zíngaros por plagio Al encuentro de las tres Marías?

Estamos en la etapa final. En febrero hay una audiencia. Hubo un peritaje pedido a la Academia Nacional de Letras por la jueza, previo consentimiento de las partes. La Academia fue contundente: dijo que la parodia había sido una adaptación incompleta de mi libro. Incompleta, porque es más breve. Después de ese dictamen viene la audiencia. Tomaron mi libro sin consentimiento, hicieron una parodia con él y después salieron por todos los medios a insultarme. El único camino que me quedó fue la justicia. Para mi es una tema de derechos y de dignidad. 

REPORTAR ERROR

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...