Nacional > Falta de recursos

Disminuye patrullaje en barrios más inseguros por custodias para violencia de género

En el noreste de Montevideo se destinan cerca de 264 policías a proteger a víctimas de violencia doméstica por lo que deben pedirse refuerzos todos los días

Tiempo de lectura: -'

13 de febrero de 2020 a las 05:04

La Zona Operacional III de la Jefatura de Policía de Montevideo, que abarca el noreste de la capital, tiene que atender tantas custodias por casos de violencia doméstica y otras medidas cautelares dispuestas por la Justicia que debe solicitar refuerzos todos los días a las otras jurisdicciones de la capital. Y eso tiene como consecuencia que el patrullaje policial en varios barrios de Montevideo quede disminuido, según contaron a El Observador fuentes del Ministerio del Interior.

De acuerdo a los informantes, en la Zona III –que atiende barrios como Casavalle, Marconi, Piedras Blancas, Cerrito– en el último tiempo se ha registrado un aumento en la cantidad de custodias en casas de familia que está "muy por encima" de la que tienen las restantes áreas.

Según información a la que accedió El Observador, en el noreste de la ciudad hay actualmente un total de 44 casos –36 por violencia doméstica, y ocho por otras agresiones– en los que la Justicia ordenó a la policía a destinar al menos dos agentes cada ocho horas –que en algunos casos pueden ser tres–, lo que da un total aproximado de 264 policías que deben destinarse a esa tarea todos los días. Eso representa un 45% del total de recursos humanos que tiene la Zona III.

En algunos casos se ve afectado el 50% de la flota vehicular, porque, en promedio, esta jurisdicción destina 17 móviles para patrullar por cada turno, pero a veces solo se dispone de "entre siete y ocho", debido a que el resto se destina acompañar a los uniformados que hacen la guardias en las casas asignadas por la Justicia. Y entonces también se solicita el envió de móviles a las otras jurisdicciones. 

El director nacional de la Policía, Mario Layera, dijo que está al tanto de la situación, pero que quien trabajaba en la problemática era el jefe de la policía de Montevideo, Ricardo Pérez, quien no respondió a la consulta de El Observador.

Quienes escucharon sobre este problema fueron alrededor de 25 vecinos organizados de los barrios Cruz de Carrasco y Carrasco Norte, que se reunieron este lunes de tarde en la sede de la Zona II –la que abarca el sureste de la capital– para reclamar por más medidas de seguridad ante el aumento de los robos en los últimos meses. Allí las autoridades de esta jurisdicción les explicaron que, aunque no era el único factor, uno de los elementos que afectaba la capacidad de respuesta de la policía en esa zona era este problema.

"Nos dijeron la realidad: que ellos a veces no cuentan con móviles suficientes", dijo a El Observador el exconcejal nacionalista Gonzalo Peña, y referente barrial, responsable de la coordinación del encuentro.

"Hoy, la seccional 14 (ubicada en Avenida Italia y Joaquín Torres García) tiene dos policías y solo un patrullero para recorrer el barrio, y el resto de los móviles los prestan a otras jurisdicciones", agregó Peña, aunque fuentes de la Zona 2 aseguraron que se intenta no recurrir a los recursos de esa seccional debido a la cantidad de delitos que debe atender.

De todos modos, el incremento de los robos en Carrasco Norte y alrededores se explica también por otro factor: el retiro en octubre de un contingente de 50 miembros de la Guardia Republicana que había sido dispuesto en el barrio en marzo y que habían bajado la actividad de los delincuentes.

Según supo El Observador, el director de la Zona II, Alfredo Rodríguez, les dijo que la situación no era de desprotección, aunque reconoció que la demanda de la otra zona suponía que las fuerzas de su jurisdicción quedaran "menguadas".

Y los vecinos entendieron que la responsabilidad de lo ocurrido superaba a la autoridad de Rodríguez.

"Los recursos que tiene esta Zona son pocos y no le vamos a dar palo al jefe, porque esto viene de más arriba", dijo el exconcejal Peña.

Aumento y particularidades

La situación de la zona noreste de Montevideo responde a la problemática nacional de la violencia doméstica, en aumento en el último tiempo. De acuerdo a datos de la División Políticas de Género de la cartera de seguridad en los últimos tres años se registró un aumento de denuncias referidas a este tema: en un período comprendido desde el 1° de enero al 15 diciembre, en 2017 se registraron 37.764 eventos, en 2018 hubo 37.913, y este año tuvieron lugar 38.044 denuncias, lo que significó un aumento del 0,3% cada año.

Pero también responde a características propias del noreste de la capital. Por ejemplo, según las fuentes policiales consultadas, la Zona III es la que tiene "más asentamientos o zonas marginadas": unas 152. Los informantes añadieron que, entre otros factores que explican la cantidad de denuncias por violencia, en esta zona del departamento "hay mucha gente recién salida de la cárcel o con libertad transitoria".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...