22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
10 de febrero 2023 - 5:03hs

El próximo 16 de octubre se va a cumplir un siglo de la primera puntada. Fue su fundador, Walt Disney, dibujante, historietista, quien salió al ruedo unos años después con Mickey Mouse, que por entonces no era el dispositivo para cliquear en las computadoras sino un personaje para atraer y distraer a los niños.

Pasado casi un siglo, Disney es una corporación de varios accionistas, muchos ellos magnates de los medios como Rupert Murdoch o fondos de inversión especulativos como Black Rock, que le permitieron a Disney estar en todo el planeta y ser la número uno de los mass media en la primera potencia económica, los Estados Unidos, cuya sede está en Los Ángeles, como no podía ser de otro modo.

Robert “Bob” Iger, a sus 71 años y con medio siglo de trayectoria en la televisión, asumió como Chief Ejecutive Officer (CEO, el equivalente a director ejecutivo) de The Walt Disney Company en 2005. En noviembre de 2020 dio un paso al costado por dos años. El cargo fue ocupado por Robert “Bob” Chapek pero los accionistas no veían logros en su gestión y en noviembre de 2022, el otro Bob, Iger, tomó las riendas del gigante multimedio que tiene canales, plataformas digitales y los emblemáticos parques temáticos en Orlando y París entre otros y hoteles resort.

Más noticias

Disney está en la vida de miles de millones de personas y eso lo lograba hasta el miércoles con 223.000 trabajadores distribuidos e interconectados en todo el mundo. Iger anunció a sus accionistas que, para poder maximizar sus productos y sus ganancias, debía reestructurar el plan de negocios y eso significa, entre otras medidas, despedir a unos 7.000 empleados, que representan el 3,2% del total.

Según Iger eso significaría un ahorro de unos US$ 5.500 millones. En el ejercicio fiscal 2022 sus ganancias declaradas fueron de US$ 3.145 millones, casi un 60% más que el año anterior, afectado por la pandemia del coronavirus. Las ganancias de 2022, pese a ser superiores a las de 2021, estuvieron por debajo de lo esperado por los accionistas y socios. Eso fue el motivo por el cual Bob Chapek dejara la silla a su antecesor, Bob Iger.

El primer impacto debe haber sido el temor entre los 223.000 trabajadores acerca de quién formará parte de ese 3,2% de despedidos. Sin embargo, el impacto que sí quedó registrado fue el de la confianza de quienes compran y venden acciones en las bolsas del mundo. Las acciones de Disney subían un 3% antes de que abrieran los mercados bursátiles del jueves por el anuncio de Iger. Y el jueves, en las ruedas, el promedio de aumento de esos títulos privados fueron nada menos que del 6%.

De acuerdo con los balances de la compañía, por los negocios mediáticos y de entretenimiento en el último trimestre de 2022, habían ingresado US$ 14.776 millones, un 1 % más interanual. Pero con “pérdidas operativas” de US$ 10 millones.

Los contenidos "directos al consumidor" (streaming) le generaron ingresos por US$ 5.300 millones, pero con pérdidas operativas de US$ 1.100 millones. Según la agencia española EFE, las pérdidas fueron sobre todo de la plataforma Disney+, aunque la compañía “no especificó” las causas. El País de Madrid señala que Disney + habría causado “una sangría de US$ 8.000 millones”, razón por la cual Iger ordenará una revisión de las series y películas que están en producción y que son de entretenimiento general y contenido internacional.

“Los productos se han encarecido mucho en un mundo tan competitivo. También revisaremos el volumen de lo que estamos haciendo”, aseguró Iger, quien calcula que puede ahorrar unos US$ 3.000 millones con recortes en la producción audiovisual, además de los despidos de trabajadores.

Temas:

Disney Bob Iger

Seguí leyendo

Te Puede Interesar