Personajes > Una noche de alfombra roja

Nilson, Nicolás Furtado y Nicole Neumann, juntos pero no entreverados

Escenas de la previa a la función estelar de Fuerza Bruta en Punta del Este

Tiempo de lectura: -'

04 de enero de 2019 a las 18:38

Nicole Neumann se me viene encima y me pongo nervioso. No sé qué hacer o qué decir. Tengo que reaccionar o esto puede terminar en un desastre. Por esquivar una cámara perdí el equilibrio y me estoy cayendo encima de la modelo argentina, que, de espaldas a mí, ignora la inminencia de la colisión.

Al final logro apoyar un pie, me tiro hacia un costado y, pasando justo entre unas señoras cuarentonas que se sacan una selfi y el camarógrafo de Crónica TV que apunta su equipo hacia la abogada mediática Ana Rosenfeld (ha representado a Moria Casán, Susana Giménez, Flavio Mendoza, “Pampita” Ardohain, Carlos Tévez, y más figuras de esas que suelen aparecer en revistas de título de letras blancas sobre fondo rojo), quedo finalmente parado. Estoy a salvo del desastre y la incomodidad, en el medio del espacio donde figuras, figuritas, estrellas, anónimos, personalidades y periodistas coexisten en una estrafalaria mezcla.

Casi no hay lugar en el recinto ubicado en la entrada del salón Monte Carlo del hotel Enjoy Punta del Este. En unos minutos se abrirán las puertas y tanto las celebridades como los anónimos –que compraron sus entradas como cualquier otro día– entrarán a ver Wayra, el espectáculo de la compañía argentina Fuerza Bruta.

Pero antes, la alfombra roja. Las fotos. Los canapés. Las modelos extra flacas revoloteando en grupitos. Más fotos. Algunas más. Algunos que, termo y mate abajo del brazo, miran desde afuera con curiosidad, o asoman la cabeza para ver qué está pasando.

La carga semiótica de esta previa es inmensa, y confirma las eternas diferencias entre los dos países cuyas costas miran al Río de la Plata. Mientras que las figuras uruguayas están paradas, tranquilas, esperando, charlando, tomando algo, como mucho sacándose alguna foto (entre ellos o para los medios que se las piden) o saludando amigos, las argentinas son reclamadas una y otra vez por fotógrafos y noteros.

Pasa con Nicole Neumann. Pasa con alguien que, tras un largo debate, búsquedas en Google y preguntas, resulta ser la ultraoperada Estefanía Xipolitakis. Con el actor Gastón Soffritti. Y seguramente con otras figuras que cualquier espectador de Bailando por un sueño sabrá identificar.

Todas estas personalidades, las cámaras y los micrófonos de canales con nombres de números diferentes a los criollos (nueve, trece, seis), y otros de programas veraniegos uruguayos, se intercalan con los invitados locales. Y ahí está uno de los puntos más curiosos de este acontecimiento. En unos pocos centímetros cuadrados están Nilson Viazzo, el ganador del primer MasterChef nacional, Petru Valenksy, Emiliano Brancciari, el cineasta Fede Álvarez, Nicolás Furtado y las figuras argentinas nombradas.

Furtado es uno de los más buscados, tanto por los noteros locales como por los extranjeros. Es, también junto a Claudia Fernández, de los que ha cruzado de un lado al otro. Y si bien todos quieren entrevistarlo, después mantiene un perfil distinto, tranquilo. Dentro de la sala incluso, estará acompañado de su familia y hasta buscará al dueño de un billete caído en el medio de la locura del show.

Al final se abren las puertas, y todos los hombres de camisa abierta hasta la mitad del pecho y las mujeres de tacos altísimos  –muy desaconsejados para un espectáculo que invita a saltar y bailar– entran al salón. El show es breve pero impactante, y adentro también se ven las diferencias. Las personalidades locales se quedan en la parte de atrás del salón, solo mirando. Wayra premia la interacción, la movilidad por el espacio. La valentía. Y para el frío y tímido público uruguayo puede ser un poco complicado subir a una tarima a bailar un ritmo carnavalero frenético. 

Pero igualmente la función se vive con un ánimo festivo que transmite el espectáculo, y desde la figura más mediática, hasta el más reticente comunicador televisivo local, aplauden con ganas después de que caen los últimos papelitos y las gotas de agua desde el techo. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...