Espectáculos y Cultura > Televisión

El 2019 de Ximena Torres: MasterChef, maternidad y nuevo emprendimiento

Hoy, a las 21 horas, la cocinera se estrena como jurado en el reality gastronómico más exitoso de la televisión uruguaya

Tiempo de lectura: -'

22 de abril de 2019 a las 05:03

María Eugenia Scognamiglio, especial para El Observador

“Si querés ser un buen cocinero tenés que encarar salado y dulce”. La que habla es Ximena Torres y su frase es a propósito de MasterChef. Hoy a las 21 horas comienza la nueva temporada del exitoso programa de Canal 10 y Torres se estrena como jurado en el reality gastronómico más popular de la televisión uruguaya. 

Torres es reconocida por sus programas de cocina, su emprendimiento de La Dulcería –que ya tiene dos locales y va por el tercero en el Mercado Gourmet de Punta Carretas Shopping a mitad de año– pero, sobre todo, por los sabores dulces.

Aunque se define como repostera por su formación y genética y como cocinera de oficio, su incorporación en la nueva temporada del reality de cocina le va a dar un lugar a la pastelería que no había tenido hasta ahora en las ediciones anteriores. “Yo voy a ocuparme y preocuparme especialmente porque la repostería tenga un lugar prioritario y que los participantes realmente se esmeren”, contó Torres.

La cocinera –embarazada de María Guadalupe, su segunda hija– reemplazará a Lucía Soria y quiere asumir el rol de maestra más que de evaluadora. Además de estar del lado de la cocina, Torres también es empresaria y colabora como mentora en organizaciones de emprendedores como Endeavor. "Soy mentora por naturaleza entonces me motiva poder hacer la crítica desde ese lugar, mi gran deseo es que los participantes tomen al reallity como una oportunidad de aprendizaje, más allá del show y de la televisión”, afirmó.

A continuación el diálogo que mantuvo con El Observador sobre su nuevo rol televisivo, la cultura culinaria de los uruguayos y sus proyectos personales

¿A qué le presta más atención a la hora de cocinar?

En que sea simple y fácil de comer. Que atraiga por su simpleza y no por su complejidad. Mi tipo de cocina es una cocina que es rica, sabrosa, gustosa; pero que, al mismo tiempo, te invite a comerla. Me centro en la búsqueda de la felicidad del comensal que es, en definitiva, el que te va a permitir trabajar haciendo lo que más te gusta.

¿Y a la hora de evaluar un plato en MasterChef?

Le voy a dar mayor importancia, porque es mi naturaleza, al trabajo, al empeño, a la creatividad, a no quedarse en la zona de confort, sino que el participante esté en la búsqueda permanente de una esencia, de un estilo diferente. La cocina en televisión lo que tiene es que, más allá de ser rica, tiene que verse bien. Eso es algo muy importante. Podés hacer un plato espectacular, pero si no tienta en la visual del televidente no funciona. Así que ese es el mayor desafío: se tiene que ver bien y además la comida tiene que ser rica.

En las ediciones anteriores el jurado hizo mucho hincapié en el orden de la cocina, ¿qué tan importante es para usted?

Es importantísimo. De una cocina sucia nunca puede salir un buen plato.

Un programa como MasterChef en horario central tiene una exposición muy alta. ¿Cómo le cambia eso en su vida cotidiana? 

No lo pienso tanto porque ya desde hace muchos años estoy en contacto con esa parte, con el hecho de ser reconocida en la calle, de tener exposición con la gente. Eso es un extra del trabajo. Lo que más me gusta del horario central es que hace cinco o diez años atrás le hablabas a un productor de televisión de poner un programa de cocina en horario central y te decía que era imposible. Tenía que haber novelas, ficción, sangre o política, entonces el hecho de que a las nueve de la noche la gente se cuelgue con comida me parece que es una señal alucinante.

¿El uruguayo tiene más cultura gastronómica?

La gente está realmente cocinando más en las casas, está más culta a nivel culinario, está más interesada en saber lo que es el coriandro, lo que es la cúrcuma.

¿Es gracias a este tipo de programas?

Hay una retroalimentación. Si no hubiese interés en la cocina, por más de que el productor haya soñado con este programa, no lo podría poner al aire porque los horarios centrales son muy estudiados. Ningún canal pone algo para probar y ver si a la gente le gusta. Hoy gracias a MasterChef la gente sabe qué es un merengue suizo y en las oficinas se habla de comida. Al día siguiente de emitido el programa la gente va a estar hablando de qué cocinó el participante y eso está buenísimo.

Además de pastelera y cocinera es sommelier, ¿qué implica esa actividad?

Es el experto en maridaje. Maridar es buscar el mejor vínculo o matrimonio entre la comida y la bebida. De esa manera, el sommelier te asesora de que tomes tal bebida o tal vino o tal licor para que, tomando eso con la comida, el plato se enaltezca, sepa más rico y no quede tapado.

¿El maridaje también se va a evaluar en MasterChef?

Todavía no tuvimos una instancia de maridaje, pero sí voy a estar haciendo sugerencias de con qué tomaría los platos que ellos preparan porque eso es algo que un cocinero lo tiene que saber. Podés servir un plato alucinante, pero si lo acompañás con una bebida gaseosa me arruinás la noche.

¿En qué nivel están los participantes de esta edición?

Son amateurs avanzados. Hay de todo, pero hay amateurs avanzados que son muy buenos.

¿Qué condiciones debe tener un participante para ganar esta edición del programa?

Tiene que ser creativo, tener un toque de locura para lograr trascender y salir de la zona de confort y volarte la cabeza con un plato y debe tener disciplina y mucho orden. Tiene que trabajar para mostrar que todos los días va creciendo.

Si tuviese que elegir un plato para evaluar, ¿cuál sería?

Elegiría un macarrón por su complejidad y simpleza al mismo tiempo. Tiene ingredientes muy básicos, pero tiene mucha técnica.

Ya están trabajando en el rodaje, ¿cómo es la dinámica del equipo con Sergio Puglia y Laurent Lainé?

Fantástica. Hacemos una trilogía buenísima; desde el primer día me recibieron con los brazos abiertos. Enseguida encontré un lugar mío y cómodo. A Sergio lo conozco hace muchos años y somos amigos. A Laurent nunca lo había visto y la verdad que naturalmente encontramos una armonía de equipo muy linda, estoy muy feliz.

Está embarazada de cuatro meses y medio, ¿está es la única temporada del programa en la que va a participar?

Este año va a haber una única temporada muy fuerte porque vamos a salir al aire dos veces a la semana, los lunes y los jueves.

¿Cómo organiza el tiempo entre el emprendimiento de La Dulcería, la familia y ser jurado de MasterChef?

Cuido mucho las siete horas y media de sueño, son sagradas. También levantarme con tiempo para desayunar. La maternidad me enseñó mucho a ser eficaz y eficiente en mi trabajo. Le llamo ser eficiente a no tener que pasar el día entero trabajando, porque priorizo mucho a mi familia. El otro secreto es armar equipo: tengo muy buen equipo y cada uno de los locales de La Dulcería tiene una planta de elaboración donde trabaja la jefa que es mi mano derecha. Mucho tiempo del que invierto de mi semana laboral es trabajar con el equipo y armarlo.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...