Nacional > Entrega

El avión presidencial está pronto para volar cargado de polémicas

La aeronave ya fue sometida a un chequeo general en Buenos Aires

Tiempo de lectura: -'

25 de agosto de 2017 a las 05:00

Más allá de la intensa polémica entre los políticos y de las discusiones en torno a los fallos del Tribunal de Cuentas, el Estado uruguayo está a días de incorporar un avión denominado "presidencial" o "multipropósito".

Tres fuentes vinculadas a la Fuerza Aérea informaron a El Observador que la semana que viene será firmado el boleto de entrega y esa repartición militar podrá comenzar a volar la unidad, cuyo valor es de US$ 1.010.000.

La aeronave está en un sector civil del aeropuerto de Carrasco, a la espera de la concreción del negocio. Hasta hace pocos días, el avión de origen inglés, modelo Hawker HS 125-700ª del año 1979 estaba en Buenos Aires debido a que era necesario realizarle un service para dejarlo a punto, explicó uno de los informantes.

Esos costos fueron abonados por el empresario Carlos Bustin, de Autolider, representante de la marca de autos Mercedes Benz en Uruguay.
"El avión está pronto porque le hicieron un chequeo", dijo una fuente militar. Hubo un vuelo de chequeo y el resultado fue positivo.

El informante agregó que quienes lo pilotearán tuvieron una formación específica para este tipo de aeronaves. La práctica fue realizada en Estados Unidos a través de un simulador de vuelos. Aún no han piloteado el avión real.

Una de las apuestas del Poder Ejecutivo es que la aeronave sirva como un instrumento para afrontar emergencias de diferente tipo. Por ese motivo, las autoridades hablaron de que tendrá una camilla especial.
Sin embargo, por el momento esa incorporación aún no fue realizada. Las fuentes dijeron que, cuando la Fuerza Aérea tome la posesión del avión, se realizará esa adaptación.

Críticas al proceso de compra

La oposición ha cuestionado con dureza al gobierno por la compra de este avión. En febrero de 2017 hubo una interpelación al ministro de Defensa, Jorge Menéndez, por este tema. Allí, el senador colorado Pedro Bordaberry calificó a la compra como "ilegítima" y sostuvo que le genera "sospechas de corrupción" por la forma en que se llevó adelante.

Bordaberry dijo que la licitación "estuvo dirigida para beneficar a una persona" en referencia al empresario Carlos Bustin, presidente de la firma Autolider, representante de Mercedes Benz en Uruguay y anterior dueño del avión . El legislador, una de las voces más críticas de la oposición en este asunto, también dijo en otras oportunidades que, mientras compraba un avión, el gobierno aumentaba la presión tributaria sobre los trabajadores. El Tribunal de Cuentas estuvo en el foco de este debate. Había realizado observaciones al proceso de compra pero a comienzos de febrero de este año, con la llegada de un nuevo integrante, el organismo levantó los cuestionamientos.
En un informe previo, el departamento jurídico del organismo había aconsejado "mantener las observaciones al gasto" para la compra del avión presidencial.

El presidente Tabaré Vázquez salió con firmeza a defender la compra. "El Tribunal de Cuentas levantó la observación, estableciendo que se ha cumplido con toda la legalidad", en la compra del avión, dijo Vázquez en declaraciones a Subrayado, de Canal 10.

El mandatario afirmó que la compra es un tema terminado desde el punto de vista "legal, jurídico y administrativo". "Actuamos dentro de la ley y con absoluta transparencia", aseguró y confirmó que se ejecutaría la orden de compra de lo que denominó un avión "multipropósito".

Comentarios