Cargando...
El buque Víctor Angelescu fue construido en España y se entregó al gobierno argentino en 2017.

Agro > BIPO Víctor Angelescu

El barco que buscó el ARA San Juan y le brinda información a la Dinara

Los datos obtenidos en el Buque de Investigación Pesquera Oceanográfica Víctor Angelescu son utilizados por los gobiernos de Argentina y Uruguay 

Tiempo de lectura: -'

02 de julio de 2022 a las 05:03

La Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara), encargada de asesorar al gobierno respecto a los permisos de pesca, tiene como una de sus fuentes de información sobre las posibilidades de explotación de los recursos en aguas compartidas con Argentina al Buque de Investigación Pesquera Oceanográfica (BIPO) Víctor Angelescu, que ayudó a buscar el ARA San Juan en el Atlántico Sur y que la semana pasada atracó en Montevideo por primera vez.

En 2017, cuando se hundió el submarino argentino con 44 tripulantes a bordo, el Angelescu tenía dos meses de actividad y fue solicitado por la Armada argentina para ayudar en la búsqueda, dado que cuenta con un sistema de hidroacústica que le permite realizar un sondaje del fondo del mar, explicó a El Observador Daniel Acevedo, técnico oceanográfico e integrante del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep) que participó de la búsqueda que duró cerca de 90 días.

El BIPO Víctor Angelescu tiene sede en Mar del Plata.

Una casa en el mar

Acevedo es uno de los investigadores que trabaja en el barco y está en altamar frecuentemente en las campañas de investigación en el litoral marítimo argentino para conocer los recursos.

El barco cuenta con una tecnología de hidroacústica.

El equipo de hidroacústica que permitió buscar al ARA San Juan emite múltiples haces en forma de abanico que al chocar contra una superficie “vuelven al barco”, que los “escucha” y sabe desde dónde viene el eco, lo que permite mapear el fondo del mar con un barrido, explicó. Con ese sistema se estudia el suelo marítimo y con una red se recogen ejemplares de las especies marítimas a estudiar en cada campaña.

Durante las campañas de investigación se recogen animales marinos con la red, siempre en el mismo lugar para estudiar la evolución de las especies.

Con los resultados de los análisis el Indidep informa al Consejo Federal Pesquero, encargado de tomar decisiones relacionadas con permisos y cupos de pesca.

Habitualmente el buque recorre la zona común de pesca argentino-uruguaya.

Dependiendo de la especie a estudiar, cada campaña dura entre 15 y 25 días. La última se realizó en el sur argentino, donde se investigaron especies australes. Por cada especie a estudiar hay un grupo de investigadores asignados.

En el buque hay varios laboratorios.

Acevedo contó que los investigadores vuelven a sus casas, en tierra, cuando terminan las campañas y regresan al mar cuando sale la próxima operación, que a veces se da con una diferencia de pocos días.

“Me encanta estar en el mar, a veces cansa, pero me gusta y esto (el barco) es como una casa, porque tiene todas las comodidades”, dijo.

Daniel Acevedo es un investigador que frecuentemente está en altamar en las campañas del BIPO Víctor Angelescu.

El buque tiene espacio para 32 personas, cuenta con camarotes con dos camas y baño privado, un área de cocina, comedor y salas de reuniones.

En el buque hay camarotes con baño privado, cocina, comedor y salas de reuniones.

El equipo que viaja en el Angelescu se compone por científicos, investigadores y tripulantes.

Datos para el gobierno

Matías Lestani, secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, aseguró, en diálogo con El Observador, que la investigación de los recursos es muy importante, así como el relacionamiento entre los dos países en pos del cuidado de los recursos en su explotación. En los mercados internacionales “el futuro nos va a juzgar en conjunto” sobre la sostenibilidad productiva, indicó. 

“Demostrar que hacemos estudios eficientes sobre la capacidad de interacción que tenemos con el medio ambiente en nuestros sistemas productivos es fundamental, y este buque es una muestra de ello”, sostuvo.

Matías Lestani, secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina.

El buque suma sinergias entre ambos países para tener una correcta toma de decisiones para que los recursos naturales “no se rompan”, dijo.

La Dinara, dirección del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), utiliza información recabada en el barco en el marco de su participación en la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo, organismo al que pertenece junto al gobierno argentino. 

El director de la Dinara, Jaime Coronel, resaltó el valor de la interacción entre técnicos de ambos países, lo que calificó como “histórico”.

Las campañas de investigación duran entre 15 y 25 días.

El buque de investigación lleva el nombre de Víctor Angelescu, hidrobiólogo rumano, nacionalizado argentino, a quien se considera el padre de la biología pesquera argentina.

Matrix y un submarino

El Angelescu tiene laboratorios donde se realizan pruebas químicas y biológicas, de control y purificación de agua, disecciones y análisis de animales vivos. En algunos hay equipos de acústica, campana extractora de gases y mesas de selección y muestreo.

Con la información recabada durante las investigaciones se asesora al gobierno en la toma de decisiones.

El centro de cómputos del barco resguarda a la matrix, aparato que permite operar cualquier equipo del barco desde las computadoras.
Uno de esos equipos es el correntrómetro, que permite medir la velocidad de las corrientes de agua; otros son los guinches con los que se levantan las muestras de animales.

El barco cuenta con una red que en las campañas de investigación se usa con seis a ocho lances por día, con un arrastre de 15 minutos. Con la red se toman muestras de especies, siempre del mismo sitio y con la misma apertura de red, para que las muestras sean comparativas y se pueda estudiar cómo crece o decrece una especie con el tiempo.

En el barco hay una matrix que es el cerebro de todas las computadoras.

Los datos recabados se agregan a una base que permite comparar la información con la de años anteriores y ver la evolución de las especies.

Equipo de purificación de agua del buque.

Cuando se recogen animales estos entran a una sala donde pasan por una cinta transportadora y se seleccionan para el estudio.
Hay un robot submarino que se utiliza para realizar filmaciones. Es manejado por algunos investigadores. Daniel es uno de ellos y para manejarlo debió realizar un curso especial.

Robot que permite filmar durante las campañas de investigación.

Por otro lado, hay una estación y un equipo que permite estudiar diferentes cualidades del agua, como la salinidad.

Esa máquina está compuesta por varios tubos, como “botellas”, que son “disparados” al mar y se cierran a diferentes profundidades para tener diversas muestras de agua.

Con este equipo se investigan diferentes cualidades del agua.

Buque silencioso

El buque es silencioso, de acuerdo a la norma ICES 209, que establece los valores máximos recomendados para el nivel de ruido que un buque de investigación puede irradiar al agua. Eso le permite, por ejemplo, moverse sin asustar a las especies.

Previo a llegar a Montevideo se encontraba en su base, en Mar del Plata, y según informó el capitán, el prefecto Gerardo Marini, en la próxima campaña se zarpará para estudiar langostinos.

Prefecto Gerardo Marini, capitán del buque.

El Inidep y la Dinara

El Inidep tiene un programa de maricultura que asesora sobre los requerimientos para instalar producciones de semillas y engorde de especies de cultivo. Uno de los proyectos que realiza es el desarrollo del cultivo de pez limón (Seriola Ialandi), que ahora se encuentra listo para pasar a las pruebas de engorde a nivel de piloto comercial.

La Dinara y el Inidep trabajan en conjunto.



Según informó Jaime Coronel, las autoridades uruguayas y argentinas conversaron sobre la posibilidad de cultivar esta especie en Uruguay.

La Dinara y el Inidep integran la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo, un organismo regional pesquero que tiene 45 años de trayectoria en el ordenamiento de los recursos pesqueros y la conservación de los ecosistemas en las aguas compartidas y declaradas de interés común por el Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo en 1973. La semana pasada, esa comisión realizó su plenario en Montevideo, donde está su sede.

La Dinara y el Inidep integran la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo, un organismo regional pesquero que tiene 45 años de trayectoria.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...