25 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
8 de enero 2022 - 5:00hs

La temporada de verano comenzó con fuerza en Punta del Este donde —luego de 18 meses de pandemia— los extranjeros vuelven a aparecer en escena sumados al importante flujo de turismo interno. Según un informe realizado por Casas en el Este la ocupación estimada para enero de 2022 ronda el 90%, lo que representa “una importante recuperación del sector turístico” si se lo compara con la temporada 2021 en la que solo un 70% de la plaza estaba ocupada. 

El balneario con mayor ocupación es justamente Punta del Este con un 97%. En este contexto de recuperación del sector turístico, los paradores ubicados sobre la Playa Mansa son algunos de los jugadores más beneficiados del balneario. Esta demanda se da en gran parte debido sus espacios al aire libre, que son un valor agregado en tiempos de pandemia, más allá de la propuesta diferencial de cada local. Los empresarios del sector valoran el crecimiento pero temen que el aumento de casos de covid-19 pueda ponerle un freno abrupto a la temporada.

El boom de los paradores 

Analía Suárez, socia del parador I’marangatú Beach — ubicado en la parada 7 de La Mansa—, dijo a El Observador que el turismo comenzó a moverse desde noviembre y tuvo un estallido a partir del 26 de diciembre. El local está recibiendo en estas fechas entre 1.300 y 1.400 comensales diarios.

I’marangatú Beach está encarando su sexta temporada “a gran ritmo” con un equipo de trabajo de unos 40 funcionarios estables y con la expectativa de tener una buena temporada. “Después del 15 de enero no sabemos cómo va a evolucionar la temporada pero sí sabemos que hasta esa fecha hay brasileños que hacen la diferencia, aumentan mucho el volumen. También creemos que el argentino, ese que hace 2 años que no viene, seguramente de a poquito va a ir viniendo”, explicó Suárez, quien a su vez destacó la llegada de un público paraguayo “de alto poder adquisitivo”.

La socia de I’marangatú Beach también señaló que el crecimiento de la actividad en los paradores responde también a una activación y renovación de los mismos para este 2021 y también al descubrimiento de que “no son solo para el verano” ya que “si se invierte puede ser un lugar agradable todo el año”. I’marangatú Beach fue el primero en comenzar a abrir sus puerta todo el año.

Arenas Magnum —ubicado en la parada 19 de la Playa Mansa— es otro de los paradores que viene teniendo altos niveles de concurrencia desde el comienzo de la temporada. Según contó a El Observador Ignacio Salvo, creador y director de la marca Magnum, la temporada comenzó el 1º de diciembre y “sorprendió” la respuesta de la gente. A partir del 26 de diciembre el parador comenzó a vender 1.000 cubiertos diarios y llegando a un tope de 1.500 el pasado domingo 2 de enero.

Agustín Dorce Parador

El local, que tiene unos 1.200 metros cuadrados construidos y una capacidad para 450 personas sentadas al mismo tiempo, cuenta con 80 trabajadores estables y dos barras. “Son claves para el abastecimiento de la coctelería, ya que nosotros decidimos desafiar generando nuestros propios vasos, haciéndolos de barro y con temática. Trabajamos con herramientas traídas de Europa apuntando a lo último para poder hacer siempre una novedad”, expresó Salvo.

El director de Magnum también destacó que “el aire libre” juega a favor de los paradores en tiempos de pandemia y destacó la renovación de varios los paradores de Playa Mansa para esta temporada. “La realidad es que la Mansa tiene algo mágico, primero que nada el atardecer y segundo que de noche se apaga el viento algo que en Punta del Este la gente sufre mucho”, explicó. Salvo sostuvo que hay gran afluencia de turistas extranjeros que “saben que la propuesta tiene un precio elevado” pero que eso “genera una diferencia en el público”.

Distintas turistas argentinos consultados por El Observador coincidieron en que Uruguay “está caro” pero que ya tienen asumidos que Punta del Este  tiene “su precio” y que “vale la pena”. En ese sentido, destacaron los  “servicios”, la “seguridad” y la “tranquilidad”.  En general, el público de la vecina orilla que visita el balneario top de la costa en el pico de la temporada suele ser de alto poder adquisitivo, muchos de los cuales tiene sus propias residencias.

“Nosotros apuntamos hoy a vender una experiencia, no vendemos precio, no hacemos combinados para bajar precio. No hacemos propuestas de grupos para bajar precio, es más, cuanto más gente hay en una mesa más le cobramos porque entendemos que esa mesa no va a rotar”, indicó Salvo.

Por su parte, Franco Machado, gerente de Alimentos y Bebidas y responsable del parador Ovo Beach —ubicado en la parada 4 de la Playa Mansa y que forma parte del Hotel Enjoy— dijo que el local viene trabajando “como en sus mejores años” haciendo más o menos unos 400 cubiertos diarios, con un “trabajo variado” y con “propuestas bien diferentes todos los días”.

Ovo Beach tiene cerca de 50 trabajadores estables y con la pandemia han apuntado a generar eventos al aire libre teniendo en cuenta la importancia que tiene para frenar la propagación del covid-19.

“El año pasado ya generamos muchas cenas en la playa al aire libre y este año no se quedó atrás. Apuntamos a generar opciones al aire libre como para que la gente no esté tan apretada y la capacidad no sea tan reducida dentro de un espacio cerrado. Al aire libre es mucho más fácil todo”, señaló.

Atención: ómicron y febrero

Juan Diego San Martín, socio del Parador Porto 5, ubicado en la parada 5 de la Playa Mansa, también se manifestó en la línea de que hay un crecimiento importante en la llegada de turistas y que se “está trabajando bien” pero sostuvo que hay preocupación e incertidumbre debido al aumento de casos de covid-19 en los últimos días a raíz del ingreso de la variante ómicron al Uruguay.

“Hay que ser realista y tenerlo presente, estamos con muchos cuidados y protocolos. La gente también baja muchas reservas porque tuvieron un positivo de covid-19. Es como un círculo vicioso. Hay que cuidarse y seguir adelante”, dijo. También está la preocupación por el propio personal. En Porto 5 hay 40 trabajadores que ante cualquier contacto o positivo de covid-19 dejan un hueco que es difícil de cubrir.

“Conozco muchos que tuvieron que cerrar o que están afectados. La situación hoy es día a día, hay que tratar de decir: ¿con qué nos manejamos hoy? ¿Tuvimos algún positivo? El partido ahora cambió totalmente”, alertó San Martín.

Agustín Dorce Parador

Pablo Puñales, socio del Parador 31 Pinares, ubicado en la parada 31 de la Playa Mansa y que cuenta con 30 funcionarios, señaló que el comienzo de la temporada fue “auspicioso” y que los cubiertos diarios han estado en un promedio de 300. También informó que el turismo interno ha sido el que más ha llegado al Parador 31 Pinares, seguido por argentinos y brasileños.

No obstante, planteó que “la gran incógnita” es saber cuánto va a durar esta afluencia de turistas, en gran parte por el aumento constante de casos de covid-19. 

“Deseo que esto por lo menos dure el mes enero. Tengo esperanza de que el turismo extranjero se quede más tiempo porque hace dos años que no puede venir y más ahora que tenemos un poco más de libertad. Quiero suponer de que tanto el turismo nacional como el extranjero se va a quedar más tiempo”, expresó.
Santiago Calandra, socio del parador Muelle 3, que emplea unos 60 trabajadores, coincidió en que el inició de temporada fue positivo y que la afluencia está cercana a las 500 personas por día. 

Dentro de ese público destacan los turistas brasileños que son los que más gastan. ”Capaz gasta un poquito más en un espumante o en un vino más caro”, dijo.
Calandra indicó que el crecimiento fue sostenido hasta que comenzaron a crecer los casos de covid-19 y se generó una caída de la que de todas formas apuntan a recuperarse. 

“Creo que lo que no se trabaje ahora se va a empezar a mover un poquito a fines de enero, porque el uruguayo va a seguir viendo y vamos a recuperar gran cantidad de gente”, explicó.

Pero alertó: “Creo que va a pinchar un poco febrero porque el público argentino que venía, ese no va a venir;  se va a la costa argentina por tema de precios y eso sí se va a notar”.

Algunas Cifras 

25% de los turistas que  arribaron al país entre el 15 de diciembre y el 2 de enero fueron argentinos; en segundo lugar quedaron los brasileños con 8%. 

200 dólares es el costo promedio diario de un alquiler en Punta del Este para un alojamiento en la temporada. En Rocha, los precios van desde los US$ 100 a US$ 120. 

2.788 positivos de covid-19 tenía Maldonado. El viernes se reportaron 495 casos nuevos y fue el departamento con más infectados en una semana. 

 

 

 

Temas:

Punta del Este Paradores Punta del Este Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar