Fútbol > PEÑAROL

El calvario de dos meses del Cebolla Rodríguez y por qué no es titular

El capitán aurinegro se desgarró 15 días antes de terminar el Apertura, se lesionó el sóleo en Miami y no pudo ponerse al día en lo físico ni en lo futbolístico; eso lo radió de un equipo que lo siente

Tiempo de lectura: -'

25 de julio de 2019 a las 05:02

El ambiente era de fiesta. Era un partido exclusivo para hinchas de Peñarol porque los parciales de Fénix estaban suspendidos y no pudieron ir al Capurro. El equipo aurinegro ganaba 2-1 y se coronaba campeón. Cristian “Cebolla” Rodríguez entró para jugar los últimos 4 minutos y dar la vuelta por obtener el Apertura.

Había sido una semana movida luego del clásico. Aparecieron audios que lo incriminaron en mentiras sobre su vida privada y su rendimiento futbolístico.

Por eso pidió para hablar en la conferencia de prensa de Los Aromos previo a aquel juego ante Fénix luego de haber recibido el apoyo del presidente Jorge Barrera por esa situación. Habló de los audios –de los cuales el autor debió retractarse–, de que hay “mucha maldad en la sociedad” y también dijo: “Esto del fútbol es así, lamentablemente la memoria es corta, por ahí hacés 20 partidos bien y está todo bárbaro, hacés uno o dos partidos mal y empiezan las críticas. Pero por una crítica no voy a abandonar. Yo no abandono. Hasta que se me termine el contrato o si me quieren echar, que me echen. Pero yo no me voy a echar atrás por cinco críticas”. 

El 22 de mayo, se desgarró el posterior del muslo ante Deportivo Cali y debió salir a los 37 minutos. Allí se le terminó la primera parte de la temporada, ya que no pudo estar en la revancha contra los colombianos por la Copa Sudamericana, ni en los encuentros contra Progreso y Cerro Largo en los que Peñarol dejó cinco puntos de seis por el camino.

Allí comenzó una especie de calvario que ya dura dos meses.

Los 15 días siguientes no entrenó debido a su lesión.

Posteriormente se fue 15 días más de licencia con el resto del plantel.

Cuando volvió, se fue con todos sus compañeros a Miami a realizar la pretemporada.

Los primeros cuatro días entrenó aparte, porque aún no se encontraba en las mejores condiciones.

En la primera semana pudo sumarse al resto del plantel, pero cuando comenzaron a hacer fútbol en la práctica, se lesionó con una contractura en el sóleo.

Esto hizo que no estuviera en el primer partido amistoso contra Independiente Medellín. Jugaron todos los del plantel, menos él.

Sí pudo jugar algunos minutos en el segundo amistoso ante Millonarios. Jugó 14 minutos.

Se venía el clásico en Boca Ratón y el sóleo le decía que no entrara, que se iba a lastimar más.

Mascó la bronca de no poder ser titular y cuando pensó que no iba a jugar, ingresó en el último minuto y metió un pase de 40 metros para que Darwin Núñez, en la hora, le diera el triunfo a Peñarol.

El plantel volvió a Montevideo y el Cebolla seguía sufriendo con el sóleo.

Entonces comenzaron los partidos: ante Boston River por la primera fecha del Torneo Intermedio entró a los 71 minutos. El fin de semana siguiente, contra Progreso, ingresó a los 67’ por un lesionado Guzmán Pereira y el equipo sintió tanto este cambio que le dio la chance a Progreso de empatar.

El martes ante Fluminense también empezó en el banco. Y entró a los 75’ porque se lesionó Lucas Viatri, porque de lo contrario, capaz que no lo hacía.

La realidad es que el Cebolla no está para ser titular. Es el emblema de Peñarol, el capitán y “el jugador más importante que tenemos”, según dijo Diego López en la conferencia de prensa pos partido. El DT se molestó porque le preguntaron por qué no jugaba y agregó: “Es el jugador más representativo que tenemos y lo ves entrar 20 minutos, ya sabés que tiene un problema físico y lo estamos llevando despacio”.

Ese es el tema. El Cebolla tiene problemas físicos debido a estos dos meses de idas y vueltas que no le permitieron hacer correctamente la pretemporada. No es su culpa, ni del preparador físico Alejandro Valenzuela, ni del médico Edgardo Rienzi. Simplemente el sóleo sigue sin dejarlo jugar como quiere y puede. Siquiera lo deja entrenar de la mejor manera.

El gran problema que tiene el capitán de Peñarol es que no se puede recuperar, los partidos siguen y él no consigue ponerse a punto. Por eso el equipo lo siente tanto.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...