28 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,75
25 de febrero 2023 - 5:01hs

En el caso de la vitivinicultura, incidió de modos diversos: buenos, malos y neutros, pero el final de la historia puede ser en general alentador, dado que si bien dependerá de cada emprendimiento el consumidor podrá disfrutar de muy buenos vinos tras la vendimia de 2023.

Eso afirmó Fernando Pettenuzzo, expresidente de la Asociación de Enólogos del Uruguay y coordinador en la actualidad de la flamante Asociación de Enólogos de América, creada hace un mes a iniciativa de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay.

Más noticias

Fernando Pettenuzzo.

Detalló a El Observador que en general, porque seguro habrá excepciones, “vamos a tener vinos con mucha expresión varietal y un grado alcohólico de medio a alto”. Eso significa “una mayor intención aromática y de color en los vinos, una mayor identificación de aromas y sabores”. Habrá, por lo tanto, “vinos más expresivos, de muy alta calidad”.

El enólogo puso énfasis en que hay que considerar que existen viñedos donde llovió de un modo adecuado y el escenario es el ideal, hay otros predios productivos en los que si bien no llovió bien se dispone de riego y los perjuicios se evitan, y hay casos en los que no llovió, no hay riego y la situación es muy adversa.

 

Viñedos en Uruguay.

 

La sequía en los viñedos

Un primer impacto de la sequía en esta actividad productiva, negativo, es que el estrés hídrico (comenzó a expresarse en octubre y noviembre) en diciembre, cuando el grano de uva se desarrolla, generando un tamaño del grano de uva menor al habitual, con base eso en que hay escases de agua para que absorba la planta.

Otra incidencia posterior (que no puede considerarse simplemente como positiva o negativa) del estrés hídrico, ya en el proceso del envero –cuando empieza a cambiar de color la uva con la transformación de los ácidos a los azúcares a través de la fotosíntesis–, es que genera poca translocación de nutrientes dentro de la planta, por lo tanto se adelanta el proceso de maduración.

Cuanto más agresiva es la sequía, más acentuado es el adelantamiento de ese proceso.

Al madurar antes, la uva tiene un mayor contenido de azúcar, al no haber precipitaciones la planta no absorbe agua, no hay diluciones dentro del grano y es posible que el contenido de azúcar sea mayor la habitual.

Tampoco hay, dado que la sequía se ha extendido, transportación de potasio de la tierra a la planta, por lo cual se puede encontrar generalmente una acidez alta y un pH bajo, lo cual es bueno, considerando que se trata de “la columna vertebral del vino”.

Una coyuntura que se presenta a los enólogos es que a veces, cuando se dan estos escenarios, la madurez previa está en discordancia con la transformación de los ácidos en azúcar. Cosechar una uva que analíticamente está pronta, pero que no lo está fenólicamente, puede resultar en algo positivo, neutro o adverso.

Un tercer impacto (positivo), cuando hay ausencia de lluvias y bajo porcentaje de humedad, es que hay una menor proliferación de esporas, con baja contaminación de hongos que habitualmente aparecen en la vid (como botritis, peronóspera y otros), por lo tanto disminuye la necesidad de realizar tratamientos, con las ventajas relacionadas, dado que hay menos costos productivos y se favorece la actitud que hay en el sector de hacer solamente las aplicaciones que sean necesarias, no con base en una receta, sí adecuándose a las situaciones.

 

Viñedos en Uruguay.

 

Tras insistir en que siempre hay que analizar caso a caso, porque en los últimos meses las cantidades de lluvias han sido muy dispares según la zona del territorio y con mucha variabilidad incluso en viñedos próximos, Pettenuzzo señaló que en general estamos en un año en el que el rendimiento de producción por hectárea será menor.

 

Juan Samuelle Producción de uvas para vinificar.

 

El perfil

Pettenuzzo, además de lo ya señalado, está al frente de un emprendimiento de producción y comercialización de los espumosos Paa, junto con Alejandro Cardozo y Alejandro Domínguez, y es el enólogo de la bodega Domaine de L'arvol, con viñedos en Tacuarembó.

 

Juan Samuelle Las bodegas, con intensa actividad.

 

Temas:

Vendimia Sequía Uvas Cosecha de uvas vinos INAVI Vitivinicultura Viticultores

Seguí leyendo

Te Puede Interesar