Cargando...
Las decisiones de financiamiento de los productores agropecuarios dependen de varios factores.

Agro > TRIBUNA

El financiamiento del agro en un nuevo contexto

Darío Andrioli dijo que "las instituciones bancarias desde el año anterior han visualizado nuevamente al agro como oportunidad"

Tiempo de lectura: -'

15 de abril de 2022 a las 21:56

Por Darío Andrioli (*), especial para El Observador 

Por las características de sus operaciones el agro requiere financiamiento de corto y largo plazo para inversiones clave como activos biológicos, maquinarias y tierras.

Las decisiones de financiamiento de los productores agropecuarios dependen de varios factores, como perspectiva de la situación sectorial, expectativas de rentabilidad, condiciones de la oferta de créditos y su actitud frente al riesgo.

Los productores agropecuarios combinan diferentes fuentes de financiamiento: fondos propios generados en sus operaciones, proveedores, préstamos bancarios y otros instrumentos alternativos.

El nuevo marco de precios de los productos agropecuarios mejora la disponibilidad de financiamiento, tanto por la generación interna de fondos como por el mayor acceso al financiamiento de terceros.

Las instituciones bancarias desde el año anterior han visualizado nuevamente al agro como oportunidad, como se pudo apreciar en su importante presencia en la reciente Expoactiva y en la oferta de préstamos para compras de campos, máquinas, ganado y cultivos. La oferta de crédito para el agro en esta zafra es mayor y con mejores condiciones en plazos y tasas de interés, tanto en la banca pública como privada.

La información del Banco Central muestra que los préstamos bancarios al agro hoy se ubican en el orden de los US$ 2.400 millones, niveles similares al último quinquenio. Pero se observan dos mejoras importantes: menor morosidad (descendió a 1,4% de los préstamos, menos de la mitad de hace un año) y menor peso del endeudamiento respecto del producto (bajó a 56% la relación de deudas bancarias respecto al PIB agropecuario).

Si analizamos la composición de la deuda bancaria por subsectores, la actividad relacionada a la agricultura representa un tercio (agrícola-ganadero 22%, oleaginosos 4%, arroz 4% y otros cultivos 3%), otro tercio ganadería y el tercio restante corresponde a lechería 9%, silvicultura 11% y otros subsectores 15%.

Si bien en las condiciones actuales de mercado la capacidad de repago es adecuada, es necesario analizar la posibilidad de atender el servicio de deuda con precios menos favorables. Recordemos que en el boom anterior de precios el agro multiplicó por seis su endeudamiento bancario en la década 2005-2014 y que luego con la caída de precios y menores rendimientos en algunas zafras tuvo dificultades de pago e incrementó su morosidad.

Por las características del agro, los productores de mayor dimensión tienen mejor posibilidad de ofrecer una segunda salida del crédito, respaldando sus préstamos con garantías de sus activos biológicos, hipoteca o prenda de sus activos fijos, o incluso con warrant sobre sus inventarios.

Por su parte, las empresas agropecuarias de menor dimensión que no cuentan con activos para garantizar sus créditos, están utilizando más el sistema de garantías (SIGa) para inversiones en capital de trabajo y activos fijos. En 2021 los montos garantizados a pymes agropecuarias y productores lecheros (FOGALE) significaron más de US$ 7 millones, que representa más de 25% del monto de garantías otorgadas. En algunos países contribuyen al acceso a financiamiento de pequeños y medianos productores, instrumentos como las sociedades de garantía recíprocas.

Además, existen fuentes alternativas de financiamiento para el agro como fideicomisos, emisión de deuda en el mercado de valores o la emisión privada de obligaciones negociables. A pesar de que el sector puede ser atractivo para el mercado de capitales, su desarrollo no ha sido importante en nuestro país y sólo pocas empresas grandes de agronegocios lo han podido implementar.

Actualmente, en un contexto del sector más favorable podría ser más utilizable por el agro la emisión de valores de oferta pública con la implementación del proyecto de modificación del régimen simplificado, que comprende entre otros la ampliación del elenco de inversores, flexibilización respecto a las cifras de ventas, al gobierno corporativo e información financiera a presentar.

Adicionalmente, con expectativas de rentabilidad alta, para los productores agropecuarios que tributan IRAE, está la posibilidad de usar como fuente parcial de financiamiento los beneficios de la promoción de inversiones, tema que analizaremos en próximas columnas.

(*) Socio Director de Carle & Andrioli Contadores Públicos, firma miembro independiente de GGI Global Alliance

EO

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...