Cargando...
Alejandro Astesiano fue enviado a prisión

Nacional > ALEJANDRO ASTESIANO

El grupo con 8.000 rusos y las conversaciones con el custodio de Lacalle que permitieron desbaratar la banda

El jefe del Servicio de Seguridad Presidencial, un escribano y un ruso fueron enviados a prisión; Fiscalía investiga la participación de otros funcionarios

Tiempo de lectura: -'

28 de septiembre de 2022 a las 05:03

La fiscal de Flagrancia de 12º turno, Gabriela Fossati, logró imputar con prisión a tres personas que formaban parte de una organización que se dedicaba a falsificar documentación para permitir a ciudadanos rusos sacar la cédula y el pasaporte uruguayo. 

La investigación comprobó que el jefe del Servicio de Seguridad Presidencial, Alejandro Astesiano, formaba parte del grupo al menos desde fines de agosto de 2021 y que incluso llegó a tener reuniones con los otros dos integrantes en su oficina del piso 4 de la Torre Ejecutiva.

El presidente Luis Lacalle Pou lo destituyó una vez que el juez aceptó enviarlo a prisión. Si bien se dispuso que todos estén en la cárcel por treinta días, la fiscal visualiza que el caso es “muy complejo” y que la investigación le demandará, como mínimo, un año

El Observador accedió a la grabación de las tres audiencias en las que fueron imputados los integrantes de la organización y un cuarto ciudadano ruso que pretendía sacar la cédula con documentación falsa.

La fiscal les tipificó delitos de suposición de estado civil, asociación para delinquir y tráfico de influencias. En las audiencias, Fossati y sus fiscales adscriptas describen que la investigación comenzó en 2019 pero fue archivada, y reabierta en 2021 a partir de una denuncia realizada por Soumex (Asociación de Compatriotas Rusos en México) al consulado de Uruguay. 

El presidente destituyó a Astesiano

Esa denuncia señalaba que varios ciudadanos rusos estaban utilizando documentación uruguaya apócrifa y mencionaba como gestor a Alexey Slivaev, un ruso que vivía en Montevideo. Este hombre –luego se supo en la investigación– tiene un grupo de Facebook en el que hay casi 8.000 rusos y se llama “Todo sobre inmigración a Uruguay”, donde conseguía a las personas que necesitaban tramitar la documentación.

Al recibir la información, dos jerarcas de la Dirección Nacional de Identificación Civil (DNIC) elaboraron una serie de informes a sus superiores y denunciaron la situación en Fiscalía. Esto permitió detectar que se cobraba por hacer la gestión para obtener documentos uruguayos.

El modus operandi era el siguiente: primero contactaban a los rusos, luego adulteraban sus partidas de nacimiento para que figuraran como “ciudadanos naturales” uruguayos y por último los acompañaban en el proceso de emisión de la cédula de identidad y el pasaporte.

El escribano Álvaro Fernández gestionaba las partidas, indicaba los pasos a seguir y oficiaba de gestor. Alexey Slivaev intervenía como traductor y gestor: conseguía los clientes y acordaba los montos que luego repartiría con el escribano. Así, adulteraban partidas rusas originales, inscribiendo como hijos de uruguayos a ciudadanos rusos, y les indicaban cuándo debían presentarse en DNIC.

Astesiano, el custodio de Lacalle Pou, aportaba los contactos con funcionarios públicos ubicados en puestos estratégicos que organizaban los trámites.

El grupo llegó a cobrar US$ 10 mil por pasaporte. En la Fiscalía sospechan que los documentos eran usados para ingresar a Europa y que quienes los sacaban pretendían vincularse con organizaciones delictivas.

Los datos de las partidas adulteradas estaban registrados en varios departamentos y ciudades, como Montevideo, Río Negro, Minas, entre otros.

También detectaron múltiples movimientos migratorios de rusos en Uruguay que parecían atípicos. “Los imputados aprovecharon esos huecos para organizar actividad ilícita”, sostuvo Fossati en audiencia.

La caída de Karpov

Si bien venía avanzando desde hacía varios meses, con denuncias que incluso llegan al consulado de Uruguay en Moscú, la investigación se precipitó el martes 21, cuando Roman Karpov, un ruso de 46 años que había llegado siete días antes, fue detenido al intentar sacar la cédula en Montevideo.

Los oficiales que lo atendieron en la DNIC observaron algunas irregularidades en su partida de nacimiento que los hicieron sospechar de que era falsa. Las tintas eran diferentes, los datos de sus padres y abuelos estaban reimpresos y el código QR que debía redireccionar hacia un sitio oficial no llevaba a ningún destino.

Karpov, además, no hablaba una palabra de español y estaba junto a una rusa de 20 años que oficiaba de traductora. Su documento decía que era nieto del uruguayo Alexis Montes, fallecido en marzo de 1991, pero la policía logró contactarse con los hijos de Montes, quienes manifestaron no tener hermanos ni familiares rusos.

Luego, ante la Fiscalía, reconoció que le pagó US$ 100 a la rusa por esa tarea y que esta era hija de una mujer –también rusa– con la que se había contactado a través de las redes sociales para que le hiciera algunos trámites. Fue imputado, sin prisión, por un delito de uso de documento con certificado falso con un delito de suposición de estado civil. Las mujeres siguen siendo investigadas.

Slivaev aparece en el hotel

La caída de Karpov permitió, a su vez, habilitar la detención de Alexey Slivaev, uno de los integrantes de la organización y cuyo nombre venía apareciendo en distintos relevamientos desde 2021.

Este ruso vive en Uruguay desde el 2008 y abrió en 2014 un Facebook en el que se ofrece información para radicarse en Montevideo. Ante la Fiscalía, se definió como empresario y admitió que una vez que Karpov fue detenido quiso ir al hotel Smart, donde estaba alojado, para retirar sus pertenencias. Esto fue interpretado por Fossati como un interés por entorpecer la investigación y fue detectado porque la fiscal había pedido que un policía se radicara en el hotel para evitar irregularidades.

Cuando Slivaev quiso ir a la habitación donde Karpov tenía sus valijas, un celular y dinero, la policía le pidió los datos, pero se negó a dárselos y se fue. En la audiencia, Fossati expresó: “Dice que lo hizo a pedido de otra persona que lo conoce que se habría comunicado con la esposa en Rusia pero los nombres aportados no coinciden”. 

Astesiano figura en la organización desde agosto de 2021

La fiscal continuó relatando la inmediatez con la que los rusos se comunicaban con Slivaev y los vínculos que este tenía con las otras dos piezas claves de la organización: el escribano Álvaro Fernández y el jefe de la custodia de Lacalle Pou, Alejandro Astesiano.

Los allanamientos y el rol de Astesiano

Con Karpov detenido, la Fiscalía solicitó el jueves 22 detener y allanar el domicilio de Slivaev y el estudio del escribano Fernández. Incautaron celulares, computadoras, 39 discos duros externos, partidas de nacimiento rusas, cédulas de identidad, un sello, un compromiso de compraventa y otros documentos que siguen en análisis.

La participación del jefe de seguridad del presidente fue detectada a partir de las conversaciones de teléfono del escribano imputado. Tenían 77 páginas de chats y audios con Alejandro Astesiano desde agosto del 2021. Al momento de imputar al escribano, Astesiano estaba de viaje con el presidente en Costa Rica. Por eso, la fiscal Fossati había pedido que fuera preso, porque de lo contrario podía advertirle al hombre de confianza del presidente que estaba siendo investigado.

“El vínculo del escribano con ese funcionario público de relevancia va a ser el más interesado en que la Fiscalía no llegue a alcanzarlo”, había expuesto la fiscal el sábado 24 de setiembre según la grabación y advirtió: “Esa persona es la que de alguna manera nos va a poder aportar mayor información sobre las otras dos personas que, por lo que surge en las conversaciones, ocupan lugares de relevancia en instituciones públicas si estas personas son advertidas”. 

Este martes, cuando pidió que la imputación recayera sobre Astesiano, señaló que él ofrecía “contactos” reales o “simulados” con funcionarios públicos ubicados en puestos estratégicos. Esos “contactos” les organizaban los trámites. Si bien Fossati no ahondó en qué tipo de injerencia tenían, en otra audiencia había señalado que investigan a otros dos funcionarios públicos por esta maniobra. 

Aún así, sostuvo que Astesiano llegó a tener reuniones con Fernández y Slivaev en su despacho del cuarto piso de Torre Ejecutiva

El 15 de diciembre de 2021 le indicó al escribano en una conversación lo siguiente: “Lo concreto es que tiene que llamar al director de MI (Ministerio del Interior) que es amigo que le pase fecha pero tiene que entrarle con carpeta". Luego agrega: "Yo no puedo transmitirle que estaba nervioso porque se los baja. No les importa un huevo la plata. ¿Entendés?".

El 1º de mayo, Astesiano le envió un mensaje al escribano en el que señaló: “Yo tengo que esperar que me llamen para yo decirle algo a vos, ¿ta? Yo, es fácil, si hoy me dicen 'no mirá estamos', es por Cancillería, lo van hacer todo eso diplomático, así no más te digo, ahora, si me dice algo le digo 'no mirá no queremos nada' y ya está, vamos a retirar así porque sino no seguimos en eso y tengo una presión bárbara y ando con unas complicaciones familiares y esto la verdad ya no aguanto ni dos días más, así no más te digo". 

El 20 de mayo, Astesiano envió otro mensaje que decía: "Entendé que yo con el que hablé ahora es el 1 ahí, es diferente pero ta ta, hacemos eso, dale abrazo".

El custodio del presidente intercambiaba información con los rusos por WhatsApp y sus contactos eran los que “organizaban la tramitación”. Hablaban de horas en que eran citados y les indicaban lo que tenían que “poner” en los documentos.

Uno de los chats también menciona que “trabajarían incluso desde su domicilio”. “No sabés cómo están laburando, en serio te digo, fuimos a la casa del otro que tiene la computadora que trabajaban cuando estaban en pandemia con todos los accesos trabajando ahí los locos, no de verdad te digo es más me quieren dar esto si pueden hacerlo que vale una fortuna, salen casi 50 lucas lo están haciendo con esa a ver si pueden hacerlo por eso te digo”.

En uno de los casos, Astesiano le escribe a Fernández por cuestiones de dinero: “estoy tratando de conseguir las tres lucas que me faltan, ya tengo para pagar esos ocho, me faltan tres, y le vamos a hacer el documento y yo mismo, yo mismo se lo voy a entregar en mano y le voy a decir venite que tengo algo para vos y yo se lo quiero entregar en la mano al loco ¿ta? Me está faltando solo eso que tengo que ver cómo lo consigo, ya conseguí cinco y yo los voy a poner, y después eso si ustedes después lo tienen que garpar, porque yo la plata la saco de otro lado”. 

Cinco casos sospechosos

El caso se disparó en México cuando un ruso fue al consulado y dijo ser hijo de un uruguayo. Funcionarios de inteligencia policial ubicaron a este hombre, ya que la partida de nacimiento decía que tenía tres hijos pero este reconoció bajo acta que tenía uno solo aunque también admitió que le “firmó papeles” al escribano Fernández “desconociendo el contenido”. “Del expediente surge que a efectos de realizar el trámite, fue acompañado por el señor Slivaev”, argumentó una de las adscriptas de Fossati. 

La carpeta de investigación también narra otro caso. Cinco ciudadanos rusos se presentaron en el consulado uruguayo de Moscú respaldándose en documentación presuntamente apócrifa. Cuatro invocaron ser hijos de una mujer y, otro, nieto. La investigación determinó que la señora era fallecida y la hija presentó documentación que confirmó que su madre no había tenido otros hijos.

Otro caso detectado ocurrió en Montevideo. Un ruso se presentó ante la DNIC con la intención de sacar la cédula con documentación con “alta probabilidad de ser apócrifa”. Al constatarse la situación, bajo acta expresó haber pagado US$ 10 mil a Fernández por los trámites. La investigación también determinó que la persona que había dicho que era el padre había fallecido, y el hijo expresó que no tenía ningún hermano. 

En julio de este año, otro ruso se presentó en la DNIC en Montevideo con documentación apócrifa y cuando los funcionarios advirtieron irregularidades lo interrogaron. Ante ellos reconoció que la documentación la consiguió a través de Slivaev y luego Slivaev dijo que contrataba a Fernández por trámites pero que la falsificación se hacía en Rusia.

Este evento permitió relacionar a la fiscalía con las denuncias que se habían radicado en 2019 pero que no habían logrado avanzar. En ese momento, tres rusos se presentaron en departamentos del interior a solicitar la cédula y pocos días después vinieron a Montevideo a pedir el pasaporte y luego se retiraron del Uruguay. 

Uno de ellos se presentó en DNIC y la funcionaria que lo atendió notó que, en la partida de nacimiento, el nombre de quien decía ser su padre estaba mal escrito. Se consultó y el hombre negó tener un hijo de nacionalidad rusa. 

Las advertencias
Más allá de la investigación, la imputación de la fiscal señala que las irregularidades ya habían sido, en parte, detectadas e informadas por el director del departamento de cédulas de identidad de la DNIC, quien en “diversas oportunidades” requirió a su superior que la Comisión Técnica fortaleciera la normativa de expedición de pasaportes uruguayos a extranjeros en todos los casos. 
El 13 de marzo le envió una nota al director de Identificación Civil, José Luis Rondán, en la que le informó con “suma profundidad” de los problemas con la gestión de nacionalización de hijos de ciudadanos naturales de varias comunidades extranjeras, así como también respecto de nietos naturales de uruguayos, solicitando que la Comisión Técnica fortaleciera la normativa de expedición de pasaportes uruguayos a extranjeros en todos los casos. 


 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...