Agro > ESTABLECIMIENTOS GANADEROS

El lindo reto que se trazó San Eduardo

El establecimiento de la familia Urioste, con base en un sistema pastoril, se puso como meta aumentar 20% la producción de terneros y a 200 kilos por hectárea la de carne

Tiempo de lectura: -'

20 de julio de 2018 a las 05:00

El establecimiento San Eduardo, de la familia Urioste, ubicado en La Paloma (Durazno), mostró su sistema de producción ganadera –de neta base pastoril– en el que, entre sus desafíos, se plantea elevar la producción de terneros un 20% e incrementar la producción de carne de 160 a 200 kilos por hectárea.

Con los anfitriones Agustina Urioste, en representación de la familia, y Santiago Gómez de Freitas, administrador del establecimiento, más de 120 personas visitaron el establecimiento el jueves 28 de junio, para conocer una explotación de ciclo completo que produce novillos de 2 años que salen entre setiembre y noviembre, con base pastoril y sin granos.

Durante su primer invierno y la primavera los vacunos pasan sobre pasturas. Luego, con un año, el verano lo pasan en campo natural y posteriormente en el otoño, con un año y medio, entran a las praderas (este año fue en mayo) para salir gordos entre setiembre y noviembre, explicó a El Observador Gómez de Freitas.

Se trata de un ciclo completo abierto a la compra de vacas de invernada y venta de genética, dado que de los 400 machos que nacen en San Eduardo hay más de 100 animales que llegan a toros, de los cuales se comercializan unos 85 ejemplares y el resto queda para trabajar en la estancia.

El valor de las preguntas

Con relación a la invernada que le propone el Instituto Plan Agropecuario (IPA), están muy conformes, pero también porque el instituto "genera este tipo de jornadas que nos deja importantes aportes a través de preguntas muy valiosas para la reflexión", sostuvo.

Gómez de Freitas admitió que "a veces una buena pregunta es mejor que una recomendación o una sugerencia, porque te hace cuestionar lo que estás haciendo".

Es cierto que el visitante se fue con cosas que hacen al manejo de San Eduardo, "desde cómo ato la portera hasta la base forrajera. Capaz que algo le gustó para llevárselo para su casa, pero también a lo mejor encontró algo que no lo quiere hacer en su establecimiento", lo cual también es un factor enriquecedor.

Por otra parte, resaltó los desafíos que tiene este establecimiento, en primer lugar aumentando la producción de terneros de casi 1.000 ejemplares a 1.200 animales por año.

También, y como consecuencia, achicar la compra de vacas en el mercado, que este año sumaron unas 600 cabezas, a unos 200 a 300 animales.

Además se procura elevar la producción de carne de 160 a 200 kilos por hectárea, para que con una relación insumo de 0,5 los costos no se eleven en el establecimiento.

El coordinador del Fondo de Transferencia de Tecnología y Capacitación del IPA, Esteban Montes, destacó a El Observador la importancia de esta jornada.

Explicó que San Eduardo se encuentra en una zona de suelos arenosos, que tiene una producción forrajera de campo estacional hacia el verano y con forestación en la zona.

Se trata de una explotación que desde hace varios años, con Eduardo Urioste en vida, se ha desarrollado sobre base pastoril forrajera, buscando una variación de pasturas mejoradas que llegan actualmente a un 45% de las superficie y que la realizan en base a raygras con lotus rincón y promociones de raigrases.

El establecimiento impulsa una producción vacuna bastante rápida, con una invernada de novillos de dos años que fueron observados en esta jornada, lo que está dentro del proyecto de terminación.

Engorde de novillos con 100% de pasturas

Esteban Montes, del Instituto Plan Agropecuario, destacó lo positivo que resultó esta jornada, que tenía un título referido al engorde de novillos con 100% de pasturas, no solo pasturas naturales, sino también pasturas sembradas.

Durante la recorrida por el establecimiento la concurrencia pudo ver en primer lugar una punta inferior de terneros destetados en otoño de este año, que se manejan en forma diferencial en praderas de festuca de primer año. Ese manejo le permite que esos animales a los tres o cuatro meses queden parejos con respecto al resto del lote.

Ese primer lote observado, integrado por machos y hembras, representa el 10% del total de la generación. El resto de la generación de terneros se ubica en alrededor de 320 animales.

En una segunda parada se observó el lote terneros machos más desarrollados, con ganancias aproximadamente de 400 gramos por día y se espera que más o menos a fines de la primavera estén con un peso de más de 220 kilos. Luego en pasturas mejores obtienen una ganancia s de 400 gramos a un kilo, para llegar a unos 280 kilos.

A continuación se vio el lote con los novillos de un lote de año y medio que estaba en un raygras y que están pesando actualmente 380 kilos, con un año y medio de edad. Al observar las pasturas en estas dos últimas paradas, se vieron problemas de enmalezamiento que se deben resolver, se admitió.

Las expectativas que se tiene con esos novillos de 380 kilos y ganancias que están alcanzando actualmente 800 gramos a un kilo es que puedan salir de la primavera que viene con dos años de edad.

La cifra

45% del predio... es área mejorada, con 15% de raygras, 15% de festuca y 15% de cobertura rincón.

Comentarios