Nacional > PROPUESTAS Y COMPARACIONES

El mapamundi de la campaña: los espejos que miran los candidatos

La danza de propuestas suele incluir referencias a experiencias de otros países; Medellín y Finlandia recogen simpatías sin importar colores partidarios

Tiempo de lectura: -'

31 de marzo de 2019 a las 05:00

El discurso de la campaña en Uruguay a veces se disputa fuera de fronteras. La inseguridad y los problemas de convivencia, la deserción y el rezago escolar, el manejo de las empresas públicas y los incentivos al sector productivo distan de ser asuntos autóctonos, y las discusiones se repiten a lo largo y ancho del globo. 

En un año en el que los partidos prometen cambios de rumbo y países imaginarios, la comparación con modelos exitosos de carne y hueso constituye un lugar común del debate político, con varios ejemplos que se repiten más allá de colores, otros que son bandera de un candidato en particular, y algunos que conforman un campo de batalla discursivo.

Mientras que los países del Cono Sur –especialmente Argentina y Brasil, pero también Chile y Paraguay– son junto a Venezuela motivo de fuego cruzado entre oficialismo y oposición, otros destinos como Finlandia o Medellín (Colombia) despiertan coincidencias a la hora de armar y comunicar las propuestas programáticas. 

Pero lo ejemplos no se detienen ahí. Que un país avanzado como Alemania encabeza la resistencia al fin del dinero físico; que la socialdemocracia sueca hace trabajar a los presos; que Escocia y Australia nos pueden enseñar cómo restringir el uso de armas; que Nueva York es un ejemplo de persecución a la delincuencia; que Israel está a la vanguardia en tecnología; que debemos seguir el modelo económico de Nueva Zelanda. El mapamundi se tiñe de color electoral.

En bandeja paisa

Cuando se habla de combate a la violencia, Medellín es una referencia ineludible. Tras llegar a la década de 1990 como una de las ciudades más violentas del planeta, la ciudad colombiana comenzó un proceso que combinó represión y desarticulación del narcotráfico con una fuerte inversión pública en los contextos más vulnerables, especialmente a comienzo del siglo. 

Del lado del oficialismo, el socialista Daniel Martínez es quien más ha pregonado el modelo Medellín y sostiene que “eso es lo que hay que hacer”. “Yo he ido desde la época que había que salir con dos tipos armados atrás. Hicieron una inversión para recuperar el espacio público, metieron una biblioteca pública, meter plaza. Hoy esos barrios que andaban a las balas son barrios de convivencia”, sostuvo en entrevista con El Observador. 

Pablo Bartol, referente de Lacalle Pou, también quiere imitar la experiencia paisa. “Estuve seis días en Colombia visitando los sistemas de mejoramiento de barrios, de viviendas nuevas y vi su sistema de mentoreo. Yo estoy trabajando con Lacalle Pou toda esa línea”, dijo a El Observador semanas atrás. En el Partido Colorado, tanto Julio María Sanguinetti como Ernesto Talvi también se han hecho eco de ese modelo.

Pero la ciudad colombiana no es la única referencia geográfica de mejoras en la seguridad. Otros candidatos de la oposición también han hecho referencia a Nueva York e Israel como modelos en esa materia. El Partido de la Gente tomó la bandera del exalcalde neoyorquino Rudolph Guiliani y plantea que su gestión al mando de esa ciudad es un ejemplo de respuesta a la inseguridad. 

Por su parte, la precandidata nacionalista Verónica Alonso también ve como modelos de seguridad la experiencia argentina y la israelí. Respecto a la primera, en febrero se reunió con la ministra de Seguridad del gobierno de Macri, Patricia Bullrich, cuya gestión –cuestionada en Argentina por haber ampliado las potestades de la Policía, basada en un discurso contrario a la “permisividad”– ha consitado elogios en la algunos dirigentes de la oposición uruguaya, que destacan la reducción de la tasa de homicidios en el vecino país, hoy ubicada en 5,2 por cada 100 mil habitantes. Alonso, que también destaca en seguridad a Israel, un país que aparece en el radar de otro precandidato pero por una razón distinta. Daniel Martínez destaca el espíritu innovador de ese país, y sostiene que el sector productivo uruguayo tiene que seguir el mismo camino, invirtiendo fuertemente en ciencia y tecnología. El precandidato socialista también ubica a Holanda como ejemplo de ese modelo.

Adiós a las armas

El 13 marzo de 1996, un hombre de 43 años entró armado hasta los dientes a la escuela primaria de Dunblane, Escocia, y disparó hasta matar a 16 niños de cinco años y una maestra de 45. Después llevó el arma a su boca y jaló del gatillo.

Un mes más tarde, en Tasmania, Australia, otro hombre abrió fuego contra un grupo de turistas y mató a 35 personas. A raíz de esas tragedias, ambos país se embarcaron en un debate sobre el control de armas. En los dos casos se votaron restricciones a la compra y posesión que redujeron sensiblemente los homicidios con armas de fuego.

Con esos antecedentes en mente fue que el precandidato frenteamplista Mario Bergara propuso el mes pasado la “prohibición de la tenencia de armas”. “Hay que ir hacia esa lógica”, dijo el expresidente del Banco Central en el programa En Perspectiva. Si bien reconoció que con una iniciativa de este tipo “se recorta una libertad”, dijo que a su juicio es una libertad que la sociedad “no debería tener”.  

Otros países

A esta altura nadie se puede sorprender cuando el nombre de Finlandia asoma en un debate sobre educación. El país escandinavo se volvió una referencia mundial en ese tema y los políticos uruguayos, sin distinción de partidos, lo tienen en el radar a la hora de imaginar soluciones a uno de los problemas más importantes del país.

Pero Finlandia también ha aparecido como modelo en  integración de ciencia e industria. La precandidata Carolina Cosse, por ejemplo, destacó cómo ese país procesa la madera y recientemente expresó que Uruguay debería tomar una senda similar. 

Suecia, vecino de los finlandeses, llegó al debate político uruguayo en la boca del colorado Ernesto Talvi, que resaltó su modelo carcelario. “De cada 100 personas que delinquen y van a los centros de reclusión, 93 se reintegran a la sociedad y sólo siete reinciden”, dijo Talvi en un acto en Kibón. El precandidato agregó que parte del secreto está en hacer “laburar” a los presos.

Otro país destacado por el economista es Nueva Zelanda, del que dice que hay que “imitar” su énfasis en el agro como motor productivo. 

Cuando se habla de economía, la oposición tiene un espejo cercano en el cual mirarse. Tanto blancos como colorados admiran el criterio fiscal chileno y la prudencia de ese país en el manejo de las cuentas públicas, a través de una regla fiscal que prevén replicar en nuestro país. Al FA sin embargo, el espejo chileno le devuelve una imagen desagradable, y ven en ese país un ejemplo de ausencia de cobijo estatal.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...