Cargando...
El euro se acerca a la paridad con el dólar por primera vez desde su creación

Mundo > Eurozona

El miedo a una recesión hunde al euro: llegó al valor más bajo frente al dólar en 20 años

La moneda única europea se devaluó un 9 por ciento en lo que va de este año y cotiza 1,03 dólares, el nivel mínimo en décadas frente a la divisa estadounidense

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2022 a las 13:03

Arrastrado por el temor de los mercados a una recesión global, la agresiva suba de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) y la debilidad de la economía europea, el euro alcanzó este martes el valor más bajo frente al dólar de los últimos 20 años, y la posibilidad de que ambas monedas valgan exactamente lo mismo es cada vez más cercana.

La moneda única europea cedió cerca de 1 por ciento y cotiza a 1,03 dólares por euro. De este modo, el euro se acerca a la paridad con el dólar por primera vez desde su creación. "Los crecientes temores a una recesión hacen caer al euro, mientras que el dólar sube por la apuesta de que la FED mantendrá las subas de tasas de manera agresiva para frenar la inflación", dijo a la AFP la experta Fiona Cincotta de City Index.

En un contexto donde pesan cada vez más la inflación y los problemas energéticos que atraviesan los países europeos por la reducción de los suministros de Rusia, el euro perdió un 9 por ciento en lo que va de este año y un 13 por ciento en los últimos doce meses. De mantenerse el ritmo, en apena unas jornada más ambas divisas alcanzarían la paridad.

En la dinámica pesa, además de la situación macroeconómica de la eurozona, la suba de la tasa de interés de EEUU, que atrae los flujos de capital desde los mercados europeos para obtener mejores rendimientos, lo que convierte al dólar en un refugio en tiempos de incertidumbre. Un serio problema para Christine Lagarde, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), que debe decidir si sube con más velocidad las tasas del BCE para combatir la inflación y defender el valor del euro, aunque se enfríe la economía, o bien se arriesga a una espiral de precios y salarios.

El dilema es todavía mayor si se tiene en cuenta el alto nivel de endeudamiento público que exhiben los países del sur europeo, que pagan tasas de interés mucho más altas que sus pares del norte. Una situación que se agravaría si el BCE toma la senda de la FED y arremete con una política agresiva. Para algunos, si el BCE toma ese camino podría producirse una crisis del euro como la que comenzó en 2010, cuando los inversores internacionales, nerviosos ya como consecuencia de la crisis bancaria de EE UU, perdieron la confianza en la capacidad de los bancos y Estados europeos para pagar sus deudas.

Más allá de la cuestión financiera, la debilidad del euro tiene su lado bueno para las empresas europeas. Los exportadores ganan competitividad. También beneficia a las multinacionales de la eurozona que al repatriar las utilidades y beneficios conseguidos en el exterior obtienen más euros por cada dólar. Poco y nada, sin embargo, de cara al mayor costo que tendrán para las arcas públicas las importaciones de combustibles, que se pagan en dólares en los mercados internacionales. Una factura energética que le costó a Alemania su primer déficit comercial desde la reunificación, pese a su potente y eficaz entramado exportador.

Los datos del PMI, un indicador que refleja las compras realizadas por las empresas más representativas de los países europeos, ponen de manifiesto el riesgo de una desaceleración del crecimiento. Se ralentizó bruscamente en junio en el sector privado hasta alcanzar su nivel más bajo en 16 meses. Una señal de que las economías están empezando a sentir el efecto de la inflación, según los analistas.

Por lo pronto, los economistas coinciden en que la inflación se mantendrá elevada. “Los fuertes aumentos del precio del gas y de la electricidad hacen correr un riesgo importante de que la economía de la UE entre en recesión antes de lo previsto", según Trevor Sikorski, analista de Energy Aspects. En este contexto, cualquier aumento del euro debe ser considerado "como un rebote a corto plazo", advirtió Fawad Razaqzada, analista de StoneX.

En síntesis, sin un cambio importante en la situación de la guerra en Ucrania o un giro importante en la estrategia del BCE, el euro seguirá perdiendo terreno.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...