Nacional > Agro

El otro José y su historia de vacas gordas

Mujica criticó a los productores por no ahorrar en tiempos de bonanza, que fue lo que él hizo

Tiempo de lectura: -'

30 de enero de 2018 a las 05:00

José era el hombre que sabía explicar el significado de los sueños por eso, a pesar de ser un preso, lo llevaron con el faraón que no lograba descifrar sus elucubraciones nocturnas. Eran dos sueños: uno que contaba como siete vacas flacas se comían a otras siete gordas y como siete espigas de grano delgadas se hicieron con otras siete de grano lleno.

José, uno de los doce hijos de Jacobo y que había sido vendido por su hermanos, teorizó sobre los ciclos de la economía y le diagnosticó al líder de los egipcios años de bonanza seguido por una crisis económica. La solución que le sugirió seguía una lógica sencilla: en tiempos dulces habría que guardar una porción de la cosecha para cuando llegara el ciclo negativo. Ahorro, le dicen.

El sueño del faraón resultó una profecía además de la metáfora predilecta que los humanos no se aburren de usar cuando hablan de guardar para después, con la relevante diferencia que quienes hablan de "vacas flacas" o "vacas gordas" hoy lo suelen hacer con las cartas vistas y solo algunas veces en tono profético.

Miles de años después del sueño del faraón y de la quirúrgica decodificación de José, un tocayo suyo usó la metáfora para criticar el comportamiento de un heterogéneo grupo de productores agropecuarios en la pradera uruguaya quienes se ven perjudicados por las políticas del gobierno.

"En tiempo de vacas gordas no guardaron para bancar", dijo el expresidente José Mujica la semana pasada durante un encuentro con carniceros en Soriano. Y remató: "le están reprochando al Estado lo que no hicieron ellos".

Lo curioso del tema es que Mujica utilizó el mismo martillo para pegarle a los productores autoconvocados que ellos y otros actores (una amplia bolsa que incluye a agentes tan diversos como la oposición, el empresariado uruguayo, sectores astoristas del Frente Amplio y el propio gobierno) usan para caracterizar la administración del expresidente.

La reacción fue inmediata por parte de quienes veían esta situación paradójica.

"Con qué autoridad moral afirma sin fundamento que productores rurales no ahorraron en tiempos de vacas gordas, quien presidió un gobierno que gastó como si no hubiera mañana y entregó el país en una situación fiscal comprometida que obligó a tres ajustes", se preguntó en Twitter el director de Ceres, Ernesto Talvi.

La misma crítica hizo la senadora del Partido Nacional, Verónica Alonso, quien recordó la frase que el rey Juan Carlos le dedicara al expresidente Hugo Chávez. "Nunca mejor la frase: ¿Por qué no te callas? ¿Quién fue el primero en no ahorrar en tiempos de "vacas gordas"? Y gracias a eso hoy lo pagan todos los uruguayos...", escribió en la misma red social.

Mujica cerró su presidencia en 2014 con el que era, hasta ese momento, el mayor déficit desde la crisis del 2002.

Los datos que divulgó el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en aquel momento mostraban un desequilibrio en las cuentas del Estado equivalente al 3,5% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que significa un negativo de aproximadamente US$ 1.900 millones. Ese año los egresos aumentaron 0,8% del PIB, debido principalmente a transferencias del gobierno.

Durante el gobierno de Mujica también se multiplicó la deuda externa bruta del país.

Esa situación dejó al gobierno de Tabaré Vázquez con un margen de maniobra adverso en un contexto internacional de incertidumbre, y por lo tanto, abatir el déficit fiscal pasó a ser una de las prioridades centrales de la nueva gestión a partir de la suba del IRPF y el ajuste de las tarifas públicas.

El rojo anual del sector público durante el gobierno de Mujica fue el más alto desde el cierre de 2002, el año que sacudió al país la mayor crisis económica de la historia reciente.

En ese período el déficit fiscal fue equivalente al 3,6% del PIB, apenas una décima de punto por encima del de 2002. En los siguientes dos años, el nivel de austeridad del gobierno de Jorge Batlle logró disminuir el resultado fiscal negativo casi dos puntos porcentuales, y le permitió entregar su mandato a Tabaré Vázquez con un rojo de 1,8%.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.