18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
11 de agosto 2023 - 18:00hs

Una delegación de tres dirigentes del partido alemán de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) viajó recientemente a China, por invitación oficial. Los invitados fueron la colíder de AfD, Alice Weidel, y sus colegas parlamentarios federales del Bundestag, Petr Bystron y Peter Felser, y pasaron casi una semana en Beijing y Shanghái.

A su regreso, Felser le dijo a la agencia DW que suponía que eran los buenos resultados de su partido en las encuestas alemanas lo que había despertado el interés de los chinos. La AfD actualmente está registrando más de del 20% en todo el país, según varias encuestas.

Weidel conoce muy bien la República Popular China. Pasó seis años viviendo allí con una beca del Servicio de Intercambio Académico Alemán y completó su doctorado en el sistema de pensiones chino, antes de pasar a trabajar para Goldman Sachs.

Más noticias

Recientemente ha ridiculizado las críticas de la ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock, a la situación de los derechos humanos en China.

“Dios nos ayude: Baerbock está en una nueva misión en #China. Quiere enfatizar la 'convicción europea compartida'. Esto ya falla porque no solo #Francia no comparte esta convicción...", escribió en X (anteriormente conocido como Twitter) cuando la ministra Baerbock viajó allí en abril.

La AfD se ha posicionado contra la política crítica del gobierno alemán hacia China. La estrategia China de Berlín, publicada a mediados de julio, por ejemplo, fue denunciada por Bystron, el portavoz de política exterior de la AfD, como el "intento de implementar la ideología ecologista y los intereses geopolíticos de Estados Unidos bajo la apariencia de una estrategia para la política exterior alemana".

La descripción de China en la estrategia como rival, además de socio y competidor, fue para Bystron "la consecuencia del curso de confrontación de Estados Unidos hacia China. Esta confrontación y división no benefician a Alemania como nación exportadora, " agregó.

Para el politólogo Wolfgang Schroeder de la Universidad de Kassel, las posiciones de política exterior de AfD evidencian un intento de diferenciarse de los demás partidos políticos alemanes. Geopolíticamente, dijo Schroeder, AfD considera que los lazos occidentales tradicionales con Estados Unidos, que considera hegemónicos, han pasado su fecha de caducidad y no tienen razón de ser.

Schrodeder le dijo a DW que "la AfD considera que Washington es más parte del problema que parte de la solución a los desafíos que enfrenta Alemania". En su visión, eso se debería a que “la AfD considera a Estados Unidos un actor imperial cuyos intereses creados no pueden reconciliarse con los de Alemania”.

Según lo relatado por el legislador Felser, en su visita les dijeron a sus contactos chinos que a AfD no le gusta "cuando alguien viaja por todo el mundo y luego quiere imponer sus valores a los demás".

"Los políticos de AfD describen las críticas a los derechos humanos en China como totalmente irrelevantes, como quijotescas. Para ellos, cada país tiene sus propias áreas problemáticas y otros países no deberían interferir", dijo el politólogo Schroeder.

Al regreso de su viaje, Weidel, anunció que quería mantener abiertas las líneas de comunicación con Beijing. Quizás ayude a esa causa que, a fines de julio, AfD eligió a Maximilian Krah como su principal candidato para las elecciones al Parlamento Europeo de 2024.

Krah, que es miembro del Parlamento Europeo de Sajonia, que se alinea con el lado derechista de su partido, ha llamado la atención en el pasado por sus múltiples declaraciones a favor de China.

En declaraciones al tabloide chino paraestatal Global Times en noviembre de 2022, Krah dijo que “las fuerzas contra China en Alemania no representan los intereses de Alemania”, y agregó que “desvincularse de China solo serviría a los intereses de Estados Unidos y dañaría severamente nuestra propia industria".

El politólogo Schroeder afirma que "en cierta medida, la AfD se presenta como la auténtica fuerza que pone en juego los intereses alemanes en la constelación geopolítica y que comprende y acepta la forma china de gobernar, de vivir, de organizar la autoridad porque son el resultado del desarrollo chino".

(Con información de agencias)

Temas:

Alemania

Seguí leyendo

Te Puede Interesar