Cargando...
Un trabajo más en varios predios... salir a juntar ovejas muertas tras los ataques de perros.

Agro > "SABE LO QUE HACE"

El perro fantasma que tiene en jaque a los productores de Javier de Viana

Un perro mató o hirió a casi 100 ovinos, no se sabe de dónde llega, solo ataca de noche, cambia de lugares y no ladra; “es un perro que sabe lo que hace”, afirmó el productor

Tiempo de lectura: -'

30 de julio de 2022 a las 05:00

En un área rural de Artigas, próxima al poblado Javier de Viana –a unos 30 km de la capital departamental–, desde hace algunos meses un perro tiene en jaque a tres productores.

Ya les mató o hirió casi 100 ovejas y, pese a una intensa vigilancia para dar con su paradero, no logran sorprenderlo en pleno ataque para solucionar la adversidad matándolo, amparados para ello en lo que el Código Rural les permite (ver más adelante, en el recuadro).

Jorge Riani, Otto Fernández y Gustavo Quevedo son esos productores ganaderos, afectados por un problema que a diario sucede en distintas partes del territorio nacional, con casos que a veces son denunciados a la Policía, a veces solo a través de las redes sociales y en otras ni siquiera se hace la denuncia.

EO

Un triste récord

Quevedo recordó que hace pocos años pasó algo similar, un perro hizo un destrozo enorme en esa zona del norte del país, también durante mucho tiempo y hasta que lograron eliminarlo. En aquel caso el daño le ocurrió a más productores e involucró unos 670 lanares entre muertos y heridos.

Ahora, este otro perro, si no logran el propósito de terminar con sus ataques va en camino a ser otro depredador que tristemente quedará en el recuerdo por cómo va diezmando a las majadas.

Explicó que en pos de matar al agresor destinan cada día varias horas –que podrían utilizarlas para el trabajo o el descanso– en vigilar, incluso durante las madrugadas, por ahora con poco éxito: “Solo lo pudimos ver una vez, una noche”.

“Hace unos 15 días matamos un perro que estaba atacando dentro de un predio, pensamos que era ese, pero no, siguieron los ataques así que ese perro que estamos buscando sigue suelto y haciendo daño, solo en mi casa lleva 22 ovinos entre muertos y heridos”, añadió.

 

Lo que dice el artículo 125 del Código  Rural 

Sección I - Capítulo X - Perros - Artículo 125 
 Los propietarios u ocupantes tienen el derecho de matar a los perros ajenos que encuentren en sus poblaciones o cerca de sus ganados, cuando aquellos no acompañen o sigan a sus dueños o cuando, acompañándolos, se les separen para hacer daño o mezclarse con los ganados y molestarlos.
Los daños y perjuicios que ocasionen los perros serán indemnizados por sus dueños.
Fuente: IMPO

 

Cada ovino muerto tiene un valor estimado en unos US$ 100, considerando la calidad de esas majadas, con pérdidas que se incrementan considerando el vellón que se deja de cosechar y en animales además lanudos y finos, pero también pesa la corderada que no llegará a nacer porque muchos vientres de los atacados están preñados, y hay finalmente una pérdida de producción futura que esas bajas generan.

Para peor, ahora hay majadas en plena parición y un ataque de un perro genera tal desesperación entre las ovejas que muchas disparan, entonces el cordero pierde el vínculo con la madre y si son noches de temporal eso se traducen en 10 o 20 corderos que mueren.

Al factor económico, se apresuró en decir, se la añade todo el estrés que se genera en el productor por estar ocupándose de perseguir a un perro y cuidar a sus ovejas, enterrando a las muertas y curando a las heridas para tratar de salvarlas, pero también está el factor anímico, la desazón que generan estos ataques y más cuando no se los puede solucionar rápidamente.

Algunas de las heridas logran salvarse, pero demandan trabajo e inversión en medicamentos.

No es un perro cualquiera

El animal que los tiene en vilo no es un perro cualquiera: “Es un perro que sabe lo que hace, no ladra cuando ataca y eso nos complica, anda en una vuelta de unas 2.000 hectáreas, ataca siempre de noche, hoy ataca acá y mañana cambia y ataca en otro lado”.

Sobre la procedencia del perro, Quevedo tiene varias teorías. Explicó que en el pueblo Javier de Viana en su momento, luego de la matanza de aquel perro, hubo un chipeado de los perros del pueblo, en el marco de un plan piloto de identificación canina.

Pero eso no se extendió por los alrededores y los últimos perros que fueron sorprendidos atacando y dados de baja coincidentemente no tenían un chip.

Por lo tanto, se especula con que sea un perro que alguien soltó en esa zona, que no pertenece a nadie del pueblo.

De todos modos, no es seguro, porque a veces sucede, dijo, que hay gente que adopta a un perro y cuando crece ya no tiene el tamaño que esperaba, o no lo puede mantener, y lo deja abandona en vez de preocuparse por conseguirle dónde vivir.

Cuando se dan esos casos y otros en los que los animales no son mantenidos y tratados del modo adecuado por parte de quienes los tienen, “tiene que haber penas para quienes no practiquen una tenencia responsable”, mencionó el productor.

También puede haber casos de perros que en la actividad de caza se extravían y terminan atacando solos o formando jaurías.

Eso último también sucede a veces cuando hay una perra suelta y en período de celo, detrás de la cual van otros perros que arman un grupo y donde uno solo sepa cazar y matar rápidamente los otros aprenden y siguen sus pasos.

“No hay un problema, no hay un tipo de perro que haga estos ataques, hay muchos casos diferentes”, sintetizó.

El productor solo puede eliminar al perro agresor si lo sorprende atacando y dentro de su predio.

Políticos y policías

Quevedo señaló que se ha estado en contacto con el Jefe de Policía que tiene jurisdicción en esa zona, no obstante puntualizó que la Policía “no puede hacer mucho y no tiene la culpa de la falta de soluciones”.

Explicó que la Policía solo puede recibir la denuncia, pero legalmente no puede solucionar el tema, ellos acatan las leyes que los políticos hacen y esas leyes indican que solo el productor o el encargado del establecimiento puede matar al perro (si lo encuentra atacando adentro del predio).

Eso no lo puede hacer la Policía “y por eso entiendo y digo que no hay que enojarse con la Policía, lo que se precisa en realidad es que la parte política haga los cambios necesarios en las leyes. Lamentablemente no veo voluntad para eso, en ningún partido político”, reflexionó.

Esto, “es una pena” –dijo– “y no va a parar, porque no vemos voluntad de cambios en serio para que se arregle este drama. A veces le toca a uno, a veces le toca a otro… pero no para y cada vez pasa más incluso”.

Finalmente, aclaró que “uno a un perro no lo mata por gusto, ojalá no tuviéramos que hacerlo, pero uno tiene que defender a sus propios animales y no queda otra que hacer rondas, vigilar y actuar de esa manera”.

Las pérdidas son, como mínimo, equivalentes a US$ 100 por ovino.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...