Fútbol > PEÑAROL

El peso de la lesión de Gargano en la definición del campeonato

La rotura de los ligamentos cruzados de su rodilla izquierda, se sintió en todo el plantel aurinegro que no lo tendrá para la decisión del torneo, ni la Libertadores del año entrante

Tiempo de lectura: -'

18 de noviembre de 2019 a las 05:02

Crack!, se escuchó en la mitad de la cancha del Centenario. La rodilla de Walter Gargano quedó trancada en el piso entre este y el cuerpo de Matías Zunino. El peso de su cuerpo hizo lo demás. La suerte estaba echada.

El Mota Gargano quedó dolorido en el césped y todos en Peñarol pensaron lo peor. Los retrotrajo a lo que sucedió el 22 de marzo de 2018 cuando se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha y estuvo 211 días sin poder volver hasta que lo hizo el 19 de octubre.

Ese “crack” que conlleva a un dolor tremendo, esta vez fue en la otra rodilla, en la izquierda.

Y a diferencia de lo que pasó el año pasado, cuando el futbolista hizo toda la recuperación y volvió justo para poder liquidar lo que finalmente fue el bicampeonato uruguayo, esta vez ocurre lo contrario: la grave lesión lo radiará del momento más importante del equipo, cuando se viene precisamente la definición de un campeonato que está muy apretado en puntos y en fútbol.

El jefe de la sanidad aurinegra, Edgardo Rienzi, se dio cuenta enseguida de la gravedad de la lesión.

Por eso, en pleno segundo tiempo del encuentro, lo llevaron de apuro a la Asociación Española para que le practicaran una resonancia magnética. Se temía lo peor y así fue.

Ahora vendrán otros seis meses más de recuperación y Gargano no solo se perderá la definición del campeonato cuando Peñarol más lo necesita, sino que también estará fuera de las canchas en prácticamente todo el primer semestre del año que viene, por lo que tampoco estará en el Torneo Apertura ni en la Copa Libertadores de América.

Según confirmó en la noche del domingo Rienzi a Referí, aún no hay fecha para la intervención quirúrgica, aunque, no obstante, “será en esta semana que comienza”.

Asimismo,  tal como ocurrió la vez pasada, lo operará su hermano, Daniel Rienzi, quien se especializa en esta clase de intervenciones.

El golpe anímico

La lesión de Gargano se dio cuando terminaba el primer tiempo del clásico.

Luego de que lo llevó el carrito hacia fuera de la cancha, estuvo unos 5 minutos sin bajarse y cuando lo hizo, se notaban sus gestos de dolor.

Tanto fue así que lo debieron ayudar su compañero Gastón Rodríguez y un ayudante para que bajara las escaleras del túnel que conducía al vestuario.

Cuando llegaron todos sus compañeros, el golpe anímico que sufrieron fue importante.

“Impactó verlo de nuevo de esa forma, porque ya había tenido problemas en la otra rodilla”, dijo Diego López en la conferencia de prensa post partido.

Inconscientemente,  se  puede decir que el equipo sintió lo que le ocurrió a su compañero. Tardó en “entrar” en el partido en el segundo tiempo, todo lo contrario a lo que había mostrado en el período inicial.

Peñarol no encontró el rumbo durante un gran lapso de tiempo en el complemento. Más allá de ese episodio que golpeó a todos, también se sintió su ausencia en la cancha. Porque cuando un equipo pierde el orden, está expuesto a lo peor.

Sin embargo, Nacional esta vez no supo cómo entarle a los aurinegros, porque no llegó a mostrar su mejor cara con la pelota y se alejó del arco de Kevin Dawson.

Este es un golpe inesperado para todo Peñarol y que puede tener consecuencias imprevisibles.

No contar con una de sus grandes figuras, con uno de sus principales referentes para la definición del año, le puede pasar factura al equipo de Diego López.

Porque no se trata de un futbolista cualquiera. Gargano tiene 35 años y logró con este Peñarol no solo el bicampeonato uruguayo –y aún, sin jugar lo que resta, está en carrera por el tri– y la Supercopa Uruguaya 2018, sino que además, fue dueño de un récord de 39 partidos sin perder por el Uruguayo. El mismo se terminó cuando retornó de su viaje relámpago a México en agosto pasado y Diego López lo hizo ingresar a los 63 minutos.

Tiene contrato hasta julio del año que viene y a mediados de agosto, Peñarol tuvo la intención de prorrogarle el mismo por dos años más para que pudiera retirarse en la institución.

Peñarol ahora deberá levantarse de este golpe anímico y hacerlo con fútbol, ya que se vienen tres partidos tremendos y sin el aporte fundamental de Gargano. No le será para nada sencillo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...