Running > RUNNING

El plan de Kipchoge para correr 42,195 k en menos de dos horas

El keniano, récord mundial de maratón, hará este sábado un nuevo intento para bajar la barrera de las dos horas en una carrera especialmente diseñada

Tiempo de lectura: -'

11 de octubre de 2019 a las 09:25

El keniano Eliud Kipchoge, récord del mundo de maratón, tiene una nueva oportunidad, el sábado en Viena, de rebajar la mítica barrera de las dos horas, en una carrera especialmente diseñada para que alcance este hito.

Un año después de haber batido el nuevo récord del mundo de maratón en Berlín, en setiembre de 2018 (2:01.39), Kipchoge vuelve a atacar las dos horas. Su primer intento de correr los 42,195 km por debajo de esta barrera fue en el circuito de Monza, en mayo de 2017.

"He seguido el mismo entrenamiento, mi equipo es el mismo, pero he mejorado un poco más a nivel mental", declaró a los periodistas en la capital austriaca. "Me siento más preparado y con más confianza. Voy a lograrlo", añadió.

El keniano de 34 años protagonizará el sábado una carrera organizada en la antigua reserva de caza imperial de Prater, en el centro de Viena. El patrocinador del reto es el gigante británico de la petroquímica Ineos, cuyo propietario es el multimillonario británico Jim Ratcliffe, que en los últimos meses ha hecho del deporte su nuevo campo de inversión.

Para situar al campeón en las mejores condiciones, la organización no ha dejado nada al azar: tres meses y medio de preparación del trazado, un recorrido asfaltado para no presentar imperfecciones, una pista probada con un software de simulación...

Eliud Kipchoge en la presentación de su nuevo reto

Armada de “liebres”

Además Kipchoge contará con una armada de liebres (corredores que le marcan el paso) de altísimo nivel que se relevarán para llevarle al éxito, en un circuito rodeado de árboles que protegerán a la estrella del viento.

El recorrido pasará en varias ocasiones por una recta de 4,3 kilómetros. Debido a las particulares condiciones, la marca no será homologada por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF).

Con el objetivo de abrir una nueva era en el maratón, el prodigio buscará finalizar en 1 h 59 mn. Las condiciones meteorológicas deben ser perfectas, con temperaturas cercanas a los 15 grados, con una tasa de humedad y una calidad de aire favorable.

La hora de salida, entre las 03:00 y las 07:00 GMT, se comunicará este viernes, en función de las previsiones meteorológicas de última hora.

En Monza, hace casi dos años y medio, a Kipchoge le faltaron 25 segundos para lograrlo, en un reto similar organizado por otro de sus patrocinadores.

Gran sorpresa del atletismo, el corredor keniano se convirtió en campeón del mundo a los 18 años en París 2003 en los 5.000 metros, luego ha ganado los mejores maratones del mundo y en Rio-2016 añadió la medalla de oro a su inigualable palmarés.

En esta ocasión dice "correr para la historia" y demostrar que "el ser humano no tiene límites".

"Mi principal mensaje para los 7.500 millones de personas en el mundo es que el ser humano no tiene límites", expresó. "Romper la barrera de las dos horas sería como cuando el hombre llegó a la luna" e insistió en el mensaje de que conseguirlo "demostraría al mundo que cuando te centras en un objetivo, cuando trabajas duro y cuando crees en uno mismo, todo es posible".

El filósofo

Con su silueta compacta y su inquebrantable ritmo pese al paso de los kilómetros, muchos ven en Kipchoge la quintaesencia del maratonista.

De 12 maratones que ha disputado, el keniano solo ha perdido uno: fue el primero que corrió, en Berlín en 2013, frente a su compatriota Wilson Kipsang, que aquel día batió el récord del mundo de la época.

Pero más allá de su físico, el éxito de Kipchoge se atribuye a su duro trabajo, a la humildad, a la disciplina y a su determinación.

Elegido el mejor atleta del año en 2018, ha cultivado estos valores desde que conoció a su entrenador Patrick Sang, en 2001, y se unió al legendario grupo de corredores que comenzó un año después a entrenarse en el Valle del Rift, en su país natal.

En este templo espartano, ubicado en Kaptagat, a algunas horas de marcha del poblado natal de Kipchoge, en atleta ha llevado una vida monacal.

Al amanecer, con la aproximadamente treintena de corredores que viven en el campamento, Kipchoge inicia la primera de sus dos sesiones diarias de entrenamiento.

El resto del tiempo lo invierte en descansar y alimentarse, comiendo fundamentalmente productos básicos producidos en Kenia.

Apodado el 'filósofo' por su devoción de la lectura, Kipchoge no disfruta de ningún privilegio en campamento de Kaptagat, manteniendo la misma rutina y disciplinada que sus compañeros pese a su estatuto de estrella.

Fuente: AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...