Nacional > Agenda

El primer día de Lacalle como presidente: entre la seguridad y la obsesión por el paso de los días

Lacalle Pou comenzó su jornada con los jefes de policía y la terminó en una ceremonia de varias religiones 

Tiempo de lectura: -'

03 de marzo de 2020 a las 05:01

El presidente de la República tiene prácticamente una obsesión con contar el paso de los días. Lo hizo durante la campaña electoral, en la que tenía una aplicación en su celular que le marcaba cuántos días faltaban para las elecciones, y fue lo primero que hizo este lunes cuando se comunicó con sus ministros. En su primer día como gobernantes, los integrantes del gabinete se despertaron en la mañana con un mensaje de Whatsapp de Luis Lacalle Pou en el que les indicaba cuántos días faltan para que termine la nueva administración.

La “infidencia”, como la denominó, fue contada por el ministro de Educación y Cultura, Pablo Da Silveira, durante el acto de asunción de las autoridades de esa cartera y con el presidente sentado en primera fila. El mensaje fue una manera de transmitirle a su gabinete que los poco más de 1.800 días que los separan del 1° de marzo de 2025 marcan la “urgencia” para empezar a accionar, y dejar al descanso en un plano muy secundario.

El primer día de Lacalle Pou como mandatario tuvo, precisamente, poco de descanso. Luego de una jornada intensa para el presidente este domingo, en horas, temperatura, pero más que nada en emociones, cerró el día de su asunción con un asado en su casa y este lunes a las 9 de la mañana estaba en la Torre Ejecutiva reunido con las autoridades del Ministerio del Interior, el director nacional de la Policía –Diego Fernández- y los 19 jefes de policía de cada departamento.

Durante la campaña, Lacalle Pou había anunciado que de llegar a la Presidencia iba a convocar a todos los jefes policiales y autoridades del Ministerio del Interior “el lunes 2 a las 9 de la mañana” para comenzar a marcar la línea a seguir en materia de seguridad pública.

“La policía nacional cuenta con el respaldo del ministro y el presidente. Con el uso de los medios apropiados para repeler posibles agresiones, actuará de acuerdo a la Constitución y la ley”, dijo sobre las 10 de la mañana en su primera conferencia de prensa como mandatario, la que concedió luego de que la reunión se concretara.

Que la seguridad pública haya sido el tema que abrió la agenda de su primer día como presidente responde a que será uno de los buques insignia de este gobierno, por ser el mayor reclamo de los uruguayos y una de sus principales preocupaciones. En la primera entrevista que concedió como presidente de la República, Lacalle Pou dijo a El Observador que se debe ir a un concepto más amplio que seguridad pública, el de “seguridad humana” y aseguró que no puede entender “una sociedad que tiene una escalada de violencia delictiva, intrafamiliar, en el tránsito, en la escuela”. “Creo que debemos tener una valoración social e impulsada desde el gobierno de relaciones armoniosas. Eso es un desvelo”, agregó.

En ese sentido, como primer paso en estos cinco año que tiene por delante, Lacalle quiso transmitirle a los policías su total apoyo y respaldo.

De su primera conferencia de prensa como presidente de la República, Lacalle Pou se dirigió sobre las 10.45 al Museo de Artes Decorativas, en el Palacio Taranco, para participar del acto de asunción de las autoridades del Ministerio de Educación y Cultura. Si bien el presidente no tenía previsto participar de las asunciones de las autoridades ministeriales, porque no le daba el tiempo para ir a las 13, quiso darle respaldo personal a Pablo Da Silveira, el nuevo ministro.

Durante la entrevista con El Observador, el presidente definió a Da Silveira como “un tipo honesto recto y buena gente” y calificó de “canallada” que en la cobertura de los medios de comunicación sobre la causa judicial que deberá enfrentar su pareja, la contadora Maya Cikurel –vinculada al caso Odebretch-, se haya vinculado al ministro. “Es un reverendo disparate lo que salió en la prensa. ¿Qué vinculación tiene Da Silveira?”, dijo.

De la asunción de Da Silveira y las demás autoridades del ministerio, Lacalle Pou volvió a la zona de la Torre Ejecutiva pero no subió al piso 11, donde está su nueva oficina. El mandatario fue al Palacio Estévez para tener tres reuniones bilaterales, de las que también participó el canciller, Ernesto Talvi.

La primera fue a las 12 del mediodía con el ministro de Ecología y Medio Ambiente de China, Li Ganjie. Media hora después, se reunió con el presidente de Bangladesh, Abdul Hamid y a las 13 horas, con el presidente de la Liga Parlamentaria Uruguay-Japón, Takeo Kawamura.

A la salida del encuentro, el canciller Ernesto Talvi dijo que el "denominador común" de las tres reuniones fue el "enorme interés que está despertando la marca Mercosur".

El mandatario chino Xi Jinping envió una carta a Lacalle Pou en la que lo invitó a visitar el país, reveló Talvi. "Quedamos en que íbamos a trabajar activamente por profundizar relaciones entre el Mercosur y China, pero eso no va en desmedro en los esfuerzos que vamos a hacer para reformar las relaciones bilaterales, que tienen su menú propio", contó a los periodistas.

Tras el encuentro, el presidente se fue caminando a la Torre Ejecutiva y en el trayecto se sacó fotos y selfies con turistas, lo que significó un cambio con la administración de Tabaré Vázquez.  Ya en el edificio, saludó a los funcionarios en un recorrido hasta el piso 7 y que mañana prevé continuar en las plantas superiores.

Su jornada de estreno terminó con una caremonia interreligiosa en la Catedral de Montevideo de la que participaron representantes de la Iglesia Católica, evangélicos, anglicanos y judíos.

Su nueva agenda, tiene marcados los martes y miércoles para acuerdos “pico a pico” con los distintos ministros y los viernes está previsto que viaje al interior, aunque en sus visitas no tendrá una agenda pública. De todos modos, este viernes está previsto que visite la Patria Gaucha. Además este martes también prevé "firmar decretos", según dijo en una conferencia de prensa tras salir de la ceremonia.

Lacalle Pou repitió durante la campaña que quería ser “un presidente presente”. Durante la entrevista con El Observador, el mandatario aclaró que delega “competencias” pero no “responsabilidades”. No en vano eligió terminar sus dos discursos del 1° de marzo, el de la Asamblea General y el que dio en Plaza Independencia tras el traspaso de la banda presidencial, haciendo referencia a la responsabilidad.

 “Llegó la hora de hacernos cargo. Llegó la hora de hacerme cargo. ¡Viva la patria!”, remató en el Palacio Legislativo. Dos horas después, frente a la Torre Ejecutiva, tuvo un remate similar. “Si todo sale bien, será gracias al equipo. Y si en algún momento las cosas no salen como los uruguayos necesitan y quieren no miren al costado. La responsabilidad va a ser exclusivamente del presidente de la República”, finalizó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...