Espectáculos y Cultura > ARTES ESCÉNICAS

El teatro uruguayo con el mundo como escenario

Las obras nacionales se convirtieron en un producto de exportación a raíz del desarrollo autoral, el apoyo institucional y porque los uruguayos ya no se achican al mostrarse

Tiempo de lectura: -'

25 de marzo de 2018 a las 05:00

El Instituto Cervantes de Nueva Delhi estrenará Tebas Land, la renombrada obra del dramaturgo uruguayo Sergio Blanco. La obra será representada en idioma hindi con actores locales.

Afiches con la palabra Uruguay empapelaron Madrid en noviembre del año pasado anunciando la semana uruguaya en El Español y próximamente pasará lo mismo en el Centro Cultural San Martín de Buenos Aires, donde a partir de junio desembarcarán cuatro producciones nacionales. En los últimos 15 años los profesionales locales comenzaron a trabajar en el exterior presentando sus piezas, dirigiendo, dando clases. Obras nacionales llegaron a los rincones más insólitos del globo, con una repercusión que no para de crecer.

Por derechos para representar obras uruguayas en el exterior, Agadu recibió US$ 38.700 en 2015 y casi US$ 42.500 el año pasado, un 10% más. Los dramaturgos contemporáneos más solicitados son Gabriel Calderón, Sergio Blanco y Dino Armas, según los datos proporcionados a El Observador por la organización que representa a los autores.

"Si viaja una delegación de carne o de vino, la ciudad no queda tapizada como estuvo Madrid el año pasado con nosotros", dijo la directora y dramaturga Marianella Morena en referencia a las políticas públicas para favorecer la exportación. Morena presentó Rabiosa Melancolía en la Semana de Teatro Uruguayo y la reiterará en Buenos Aires el próximo junio.

Rabiosa Melancolía 3col.jpg
<i>Rabiosa Melancolía</i> de Marianella Morena
Rabiosa Melancolía de Marianella Morena

Programadores de escenarios de Europa y toda América parecen haber descubierto con el teatro uruguayo un tesoro. Sus particularidades, además del talento escénico, son la diversidad de lenguajes, la originalidad en las puestas en escena y su austeridad.

"A mí todo el mundo me lo dice. Es muy original, es muy bueno, es nuevo. Y la gente quiere comprar eso", dijo Morena. "Ya a nadie le importa de qué hablas sino cómo hablas el tema que elegiste", agregó.
La tradicional limitación de recursos para producir teatro en el medio local también suma a la conquista del ojo extranjero. "Tanto los argentinos como los uruguayos tenemos un sello a nivel mundial de que con muy poco hacemos mucho. Y eso impacta", explicó. Morena comenzó a presentar sus trabajos en festivales internacionales con Las Julietas en 2011.

"Ya a nadie le importa de qué hablás sino cómo hablás del tema que elegiste" "Tanto los argentinos como los uruguayos tenemos un sello a nivel mundial de que con muy poco hacemos mucho" Marianella Morena, Directora y dramaturga

El dramaturgo, actor y director Gabriel Calderón comenzó a girar por Iberoamérica con su obra Mi muñequita (La farsa), un gol al ángulo que metió a los 20 años. En ese entonces, poscrisis de 2002, los elencos uruguayos no viajaban tanto pero el crecimiento de los autores con voz propia propició su salida al exterior con nuevas miradas. "Si uno quiere dialogar con el mundo tiene que tener algo para decir personal. No tiene que versionar lo que se hace afuera", dijo Calderón a El Observador.

Vencer el tope local

Uruguay tenía algo para decir, y el mundo ahora escucha. El actor, dramaturgo y director Santiago Sanguinetti estrenará en junio Bakunin. Una obra anarquista en el Teatro Nacional de Múnich, mientras que el Teatre Nacional de Catalunya creó una versión en catalán de la obra de Calderón Ex, que revienten los actores que se estrenará en dos semanas.

"Los artistas que creábamos y escribíamos empezamos a ver que teníamos mucho eco internacional, muchas veces más que acá", contó Calderón, y recordó que con la compañía Complot, junto a Mariana Percovich, Martín Inthamoussú y Sergio Blanco, se pusieron como objetivo el mercado extranjero porque el trabajo en Uruguay siempre tenía un tope.

El Teatre Nacional de Catalunya organizó una mesa hace pocos días en la que participó Calderón. El objeto de análisis: por qué el teatro uruguayo estaba llegando recién ahora a esos lares. "Esto no lo vivías hace 10 años porque tenías a los argentinos en todos lados", dijo Calderón. "Recién ahora que paró un poco la atención en otros lados a los argentinos se fijan en la singularidad de Uruguay", añadió.
Una cualidad que ofrecen los creadores uruguayos es la diversidad de lenguajes y miradas en un país chico. Además, según Morena, como a Uruguay todo llega tarde el teatro tiene una identidad propia y no se rige por las modas que se repiten en grandes ciudades. Otro elemento que se despertó en los últimos años fue la confianza y la capacidad de mostrarse. "Nosotros nos criamos creyendo que valía más el otro, el argentino, el europeo. Siempre había otro que valía más", dijo Morena. "Confiás: 'Yo puedo. Todos podemos'. Eso también es muy positivo, da mucha fuerza".

"Recién ahora que paró un poco la atención en otros lados a los argentinos se fijan en la singularidad de Uruguay" Gabriel Calderón, dramaturgo, actor y director

Calderón nota un cambio en la actitud de los teatreros uruguayos. "Nosotros debemos tener el compromiso de hacer las cosas bien, pero después te tenés que defender. Los festivales no te llevan porque sos bueno y humilde. Te llevan porque sos bueno pero tienen que enterarse que sos bueno", señaló.

Un antes y un después

La escena independiente uruguaya viaja y se presenta en festivales internacionales desde antes del cambio de milenio. Esta generación renovadora que hoy da que hablar en las grandes ciudades del mundo cuenta con un impulso institucional que tiene nombre y apellido: José Miguel Onaindia, director del Instituto Nacional de Artes Escénicas (INAE).

Llegó hace seis años desde Argentina, donde nació y fue director del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales y coordinador de Cultura del Centro Cultural Ricardo Rojas.

Pero ya se había deslumbrado con la Comedia Nacional en una visita a Buenos Aires cuando era un liceal. Décadas después, al llegar a Montevideo en 2012 fue a ver un ensayo general de Bienvenido a casa de Roberto Suárez. "Me pareció un espectáculo absolutamente de una calidad inhabitual en América o en Europa. Es uno de los grandes espectáculos que he visto en lo que va del siglo XXI", dijo a El Observador.

Aquí comenzó como gestor idependiente, luego fue asesor artístico del Solís y hace tres años asumió al frente del INAE.

Bramido de Dusseldorf
<i>El bramido de Düsseldorf </i>de Sergio Blanco
El bramido de Düsseldorf de Sergio Blanco

Su valoración de las artes escénicas uruguayas como producto de exportación marcan una gestión. Así como Julio Bocca en el ballet trajo a maestros y profesores de primer nivel mundial a trabajar en el Sodre, Onaindia se sienta a negociar con programadores de escenearios como El Español de Madrid o el Complejo Teatral Buenos Aires.

La directora de El Español, Carme Portaceli, le expresó al director del INAE que había visto cosas interesantes de Uruguay a nivel teatral. Onaindia vio la rendija y terminó de abrir la puerta para los artistas locales. ¿El resultado? Una semana de teatro uruguayo con entradas agotadas.

El INAE costeó los pasajes para las producciones con una partida especial de la Dirección Nacional de Cultura. "Aquí hay una política pública que colabora activamente a que esto suceda", dijo Onaindia, y explicó que la selección de obras está en manos del programador destinatario, no del INAE.

Lo mismo ocurrió con la sala que depende del gobierno porteño y que a partir de junio próximo estará poblada de obras uruguayas (ver abajo).

"A los países los identificamos mucho más por sus elementos simbólicos que por los productos materiales" José Miguel Onaindia, Director del INSTITUTO NACIONAL DE ARTES ESCÉNICAS

Todos los autores consultados para este artículo coincidieron en que Onaindia no solo valorizó el teatro nacional sino que lo convirtió en política de exportación. Para el propio director del INAE, al apoyar esta expansión internacional del teatro uruguayo, el Estado saca rédito con la generación de empleos para directores, escritores, técnicos y también en política internacional. "Significa mostrar el país como generador de expresiones culturales de alto nivel", estimó. Es que, según sus palabras, "en realidad a los países los identificamos mucho más por sus elementos simbólicos que por los productos materiales o comerciales que vende".

5

Nominaciones a los premios Max en España para Tebas Land. Los premios que reconocen las artes escénicas nominaron la versión española de la obra de Blanco a mejor espectáculo, autor, actor, dirección y espacio escénico.

Gabriel Calderón

Gabriel Caldeón

La última obra del dramaturgo uruguayo, If, se estrenará en Sala Verdi de Montevideo el 1° de setiembre para después irse al Complejo Teatral Buenos Aires, a España y a Colombia.

Tebas Land

Tebas

La obra cumbre del uruguayo Sergio Blanco volverá con dos funciones a la sala principal del Teatro Solís el 4 y 5 de abril, en su versión original y con su elenco original.

Comentarios