Cargando...

Mundo > CHILE

El texto de la nueva Constitución chilena, con derecho al aborto incluido, entró en la recta final

Ya quedo “armonizando” el articulado que se plebiscitará el 4 de septiembre; la derecha ya anticipó el rechazo

Tiempo de lectura: -'

29 de junio de 2022 a las 05:03

La Convención Constitucional que redacta el texto de la nueva carta magna chilena entró este miércoles en la recta final al votar las modificaciones hechas por la Comisión de Armonización, que redujo el proyecto original de 499 artículos a 380.

Los convencionales aplaudieron y vivaron al anunciarse el fin de las tareas de las comisiones y, salvo algunos detalles, sólo resta entregar el texto final el presidente Gabriel Boric el 4 de julio para que finalmente el proyecto se plebiscite el 4 de septiembre. Si es aprobado, dejará atrás la constitución dictada por el dictador Augusto Pinochet en 1980.

La nueva constitución incluirá el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, y aunque ese capítulo ya fue aprobado por el pleno de la Convención en marzo pasado, se descuenta que será uno de los que partirá aguas. Más cuando la oposición de derecha ya anunció que se opondrá totalmente el proyecto constitucional votando “rechazo”.

El derecho al aborto quedó incluido en el artículo 16 del proyecto por más de los dos tercios requeridos, con 108 a favor, 39 en contra y seis abstenciones.

En concreto, autoriza la "interrupción voluntaria del embarazo" como parte de los derechos sexuales y reproductivos sin discriminación, consagrados en la futura Carta Magna.

El artículo quedó redactado así: "El Estado garantiza el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos sin discriminación, con enfoque de género, inclusión y pertinencia cultural, así como el acceso a la información, educación, salud y a los servicios y prestaciones requeridos para ello, asegurando a todas las mujeres y personas con capacidad de gestar las condiciones para un embarazo, una interrupción voluntaria del embarazo, parto y maternidad voluntarios y protegidos".

"Asimismo, garantiza su ejercicio libre de violencias y de interferencias por parte de terceros, ya sean individuos o instituciones", añade.

El tema es uno de los que desata más resistencia en sectores conservadores chilenos y recobró fuerza en estos días con el fallo de la Corte Suprema norteamericana prohibiendo ese derecho vigente en aquel país desde hace medio siglo, desatando una ola de protestas que incluyó al presidente demócrata y católico Joe Biden,

La ex presidente socialista Michelle Bachelet, que dejó el puesto de Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los DDHH para involucrarse en la campaña por el Apruebo en Chile, también fustigó el fallo. Lo calificó de "golpe a los derechos de las mujeres y a la igualdad de género", ya que "supone un gran paso atrás después de cinco décadas de protección de la salud sexual y reproductiva",

Desde el viernes pasado, cuando el máximo tribunal estadounidense difundió su fallo, el tema cuestión copa los programas de TV y radio, además de las redes sociales en Chile, donde proliferan las acusaciones cruzadas y noticias falsas (fakenews) .

La imagen de la congresista demócrata estadounidense de origen portorriqueño Alexandria Ocasio-Cortez, que pidió juicio político a dos miembros de la Corte por falsear antecedentes, recorre las pantallas sin  cesar. Allí repite las consignas del grupo feminista chileno Las Tesis, cuya coreografía se ha extendido por todo el mundo: “El patriarcado es un juez. Que nos juzga por nacer. Y nuestro castigo. Es la violencia que no ves", dice la congresista, cuya imagen es reenviada miles de veces en los perfiles de Twitter e Instagram de usuarios chilenos.

La potente ola feminista que surgió en Chile en los últimos años logróademás que se conformara un equipo con fuerte presencia femenina en el Gobierno del presidente Gabriel Boric, quien se declara abiertamente como “feminista”.

Actualmente, el aborto en Chile está permitido únicamente para salvar la vida de la madre, que el feto sea inviable o por violación. A finales del año pasado, la Cámara de Diputados rechazó la iniciativa para despenalizar el aborto hasta las 14 semanas de gestación, por lo que quedó archivada.

Una encuesta de la consultora Ipsos de septiembre del año pasado mostró que 73% de los chilenos aprueba el derecho al aborto en general y 41% considera que debería ser completamente libre

El texto, que garantiza “una interrupción voluntaria del embarazo, parto y maternidad voluntarios y protegidos", no establece un plazo y es allí donde se centran  las críticas derechistas, que han hecho del tema un punto central de la campaña por el Rechazo en el plebiscito.

"Esto no solamente atenta contra los derechos humanos del niño por nacer, porque aquí ya no solamente se permite el aborto en tres causales o el aborto en las primeras semanas de embarazo, como lo hacen todos los países del mundo. Seríamos el único país que promueve y que permite un aborto hasta los nueve meses de embarazo", dijo el senador Felipe Kast de la conservadora Evolución Política.

Kast, sobrino del excandidato presidencial José Antonio Kast, fue acusado de "difundir fakenews" sobre el tema y realizar propaganda por la opción Rechazo en el plebiscito, expresada fuera del plazo establecido por la ley.

Al terminar la dictadura de Pinochet (1973-1990) Chile era un país que arrastraba grandes retrasos en materia de derechos civiles: criminalizaba las relaciones homosexuales "entre varones" hasta 1999, no tuvo una ley de divorcio vincular hasta 2004, mientras grupos ultraconservadores como el Opus Dei ejercían una fuerte influencia sobre la política.

Recién en 2017, en medio del creciente descrédito de las instituciones y con la Iglesia debilitada por escándalos de pedofilia, el país aprobó la despenalización del aborto bajo tres causales: peligro de vida de la madre, malformación fetal y violación.

Sin embargo, el estallido social que vivió el país a partir de octubre de 2019, con millones de personas buscando tumbar un modelo,también trajo aparejadas reivindicaciones más profundas de los derechos sexuales y reproductivos.

En medio de la presión social, el expresidente Sebastián Piñera aprobó el matrimonio homosexual en 2021 y los chilenos dieron una amplia mayoría a Boric, quien durante su campaña se mostró inequívocamente a favor de la interrupción voluntaria del embarazo.

De aprobarse la nueva Carta Magna, Chile sería uno de los primeros países del mundo en incluir el aborto en este texto fundacional, a la par de Francia, donde el partido del presidente Emmanuel Macron busca presentar un proyecto para incorporarlo a la constitución.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...