Estilo de vida > Moda y feminismo

El traje femenino gana terreno en el mundo y en Uruguay también

Tras estar siglos prohibido para las mujeres, el pantalón se alía con el blazer y logra que el power suit ascienda como una tendencia propia de la época 

La cocinera Irene Delponte para la colección cápsula de Couture para Rotunda; Victoria Saravia con traje de Black & Liberty; uno de los diseños de la última colección de Pacta; boceto de una de las creaciones femeninas de Muto Studio

Tiempo de lectura: -'

27 de octubre de 2018 a las 05:02

La modelo Cara Delevingne llega a un casamiento de la realeza británica con un smoking negro de Emporio Armani. Lady Gaga sube a recibir un premio con un traje oversize de Marc Jacobs. Meghan Markle se va de gira oficial junto al príncipe Harry y se lleva, en sus múltiples y versátiles opciones, un blazer de la colección diseñada por su amiga la tenista Serena Williams. Beyoncé aparece en el Louvre, con la Mona Lisa de fondo, vestida con un conjunto de chaqueta y pantalón rosado de Peter Pilotto. No son excepciones, ni casos aislados, ni coincidencias. Cada una de esas imágenes –la mayoría viralizadas– son un muestrario rápido de un estado de situación evidente: el traje dejó de ser –hace tiempo– cosa de hombres. 
Pero el camino fue sinuoso. Y lo que se da por sentado, en la segunda década del siglo XXI fue una conquista que se logró después de  unas cuantas batallas. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Cara Delevingne (@caradelevingne) on

No es casualidad que el traje inunde las pasarelas de Nueva York, Milán, Londres y París para las colecciones del otoño-invierno boreal. La unión del pantalón con el blazer o la chaqueta no es una tendencia porque sí, la moda (en el sentido serio de su palabra) tiene –pese a quien le pese– una explicación. 

En un video que enumera los mejores momentos de la semana de la moda de Nueva York de febrero, Anna Wintour –directora de la versión estadounidense de Vogue– dice lo siguiente: “Un desfile de moda no existe en un espacio vacío, es un reflejo de nuestra cultura. El gran cambio cultural en los últimos meses está vinculado con las mujeres y cómo han sido tratadas en sus espacios de trabajo. No hay manera de que esto no esté en la cabeza de los diseñadores”.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Marc Jacobs (@marcjacobs) on

Así que el traje –nombrado en el mundo anglosajón como power suit– se convirtió en una de las tendencias más calientes para los meses de frío del hemisferio norte. El goteo tiene un tiempo ya. 

Dos años antes  de los movimientos #MeToo y #Timesup, un puñado de grandes firmas de moda –Céline y Jil Sander– decidieron  llevar a su pasarela nuevas versiones de la unión entre el pantalón y el blazer. Desde ese entonces, temporada tras temporada, la presencia del traje en los desfiles de alto impacto crece. Tanto es así que los medios especializados de Estados Unidos e Inglaterra hablan del regreso del traje y sus implicancias en un año en que el feminismo se apoderó de los titulares, de las calles y de la conversación.

Primero fue el pantalón

En su libro Historia política del pantalón de 2012, Christine Bard elige usar como imagen de portada  una foto del primer pantalón sastre de Yves Saint Laurent. Era 1967. Todavía no había llegado el Mayo Francés, pero la mujer había roto unas cuantas barreras. Podía, por ejemplo, usar determinadas prendas valoradas como masculinas.

Yves Saint Laurent –uno de los grandes responsables del traje femenino– en su estudio en 1986

Casi dos décadas antes, Simone de Beauvoir escribió en El segundo sexo –considerado uno de los grandes manifiestos feministas del siglo XX– lo siguiente: “No hay nada tan poco natural como vestirse de mujer; sin duda la ropa masculina también es un artificio, pero es más cómoda y está hecha para favorecer la acción en lugar de entorpecerla”.

La norma, entonces, no era la de hoy. En Historia política del pantalón, Bard explica el simbolismo que tenía la prenda: “Es el marcador del sexo/género más importante para la historia occidental de los dos últimos siglos. Se erige como emblema de la virilidad. Ahora bien, con la Revolución francesa, el pantalón también se asocia estrechamente a los valores republicanos y se convierte en el siglo XIX en uno de los elementos del nuevo régimen indumentario, que refleja el orden burgués y patriarcal que se establece. (...) Reservado para los hombres, prohibido para las mujeres, el pantalón permite establecer un inquietante paralelismo con la esfera política. La conquista del símbolo por parte de las mujeres solo puede expresar el deseo de la igualdad de los sexos”. 

Tuvieron que pasar más de 200 años para que la ordenanza de la jefatura de París –firmada el 7 de noviembre de 1800– que prohibía a las mujeres el uso de prendas del sexo opuesto quedara obsoleta. Dice Bard que las mujeres salieron victoriosas en esto de la igualdad en términos de vestimenta. Pero antes pasaron varias mujeres –algunas públicas y otras anónimas– que pelearon mucho por su derecho a usar pantalón. Y hasta no hace demasiado, en el mundo occidental, para entrar a restaurantes, a la Asamblea General de París, a los juzgados y hasta ir a trabajar a las oficinas de prestigiosas revistas de moda, las integrantes del género femenino debían vestir polleras o vestidos. 

El desembarco masivo de las mujeres en el mundo empresarial –sobre todo en Estados Unidos y retratado en el clásico del cine Secretaria ejecutiva– logra que el pantalón se popularice. Claro que antes, sobre fines de la década de 1960, Saint Laurent (con su celebrado smoking), André Courrèges, Chanel, Sonia Rykiel hicieron que esto fuera posible al diseñar pantalones y chaquetas con la mujer en la mente.  

De pronto, en las grandes ciudades, las mujeres más poderosas y más interesantes se empezaron a vestir de traje. ¿Cómo no pensar de inmediato en la tapa del disco Horses, donde Patti Smith fotografiada por Robert Mapplethorpe lleva puesta una camisa y un blazer de hombre con un par de jeans oscuros? 

En 1843 Catherine Barmy escribió en Londres el texto The Demand of The Emancipation of Women: “La mujer es esclava de las instituciones políticas, pero también sierva de las reglas sociales; las costumbres, sobre todo en el vestir, la tiranizan. Se necesitan prendas nuevas para la free woman”. Entre los 60 y los 80 la mujer –libre, dueña de sus decisiones– se adueñó de esas prendas que, históricamente, eran de los hombres. El pantalón, el traje, el pelo corto ya no entienden de masculino/femenino.

El poder de las prendas

Angela Merkel, Hillary Clinton, Theresa May, Christine Lagarde. El traje y su poder va de la mano de las mujeres líderes en el mundo. La sastrería dejó de ser hace rato una manera de uniformizar a hombres y mujeres. El traje se lleva con elegancia y alcanzan los ejemplos que años tras año aparecen en acontecimientos de altísimo impacto, como las alfombras rojas de la temporada de premios al cine. Así se demuestra que la combinación del pantalón con el blazer sale de la oficina y brilla en la calle e incluso en acontecimientos sociales nocturnos. El traje es, entonces, un ejemplo notorio del empoderamiento femenino en todos los ámbitos. Y, claro, es la demostración de una nueva mujer que necesita estar cómoda. Pero que no por eso está dispuesta a sacrificar su gusto por la moda. 

May, primera ministra de Inglaterra, fue contundente en una entrevista en octubre de 2016: “Uno de los desafíos de las mujeres en política, en las empresas, y en todas las áreas de la vida laboral es ser nosotras mismas y demostrar que podemos ser inteligentes al mismo tiempo que nos guste la ropa”. 

La industria de la moda escuchó y entendió. Los íconos populares hicieron lo suyo al colocar el traje en varias de las imágenes más vistas de internet (el video de Beyoncé junto a Jay-Z en el Louvre, por ejemplo, lleva en cuatro meses casi 130 millones de views).  

Así que, por si todavía no lo notaron, es probable que por estas zonas el traje inunde con mucho ímpetu los espacios públicos y privados de las mujeres. Y, según dicen los estudiosos, esto no es pasajero.

Las mujeres y el traje en Uruguay: algunas opciones para comprarlo
Rotunda + Couture. Muy comprometidas con las conquistas de las mujeres en los últimos años, las responsables de Couture –sitio especializada en moda y estilo de vida– decidieron aliarse con Rotunda para crear su colección cápsula de power suits. El resultado tiene el sello vibrante de Couture potenciado por el know-how de la marca uruguaya y con el plus de ser confeccionados con telas excedentes de la industria textil nacional. La colección se presenta en sociedad a través de cuatro mujeres –Silvina Rocha, Charo Arocena, Caro Bañales e Irene Delponte– con discursos sólidos y admirables. En el editorial que expone los motivos de esta colección, Natalia Jinchuk –codirectora de Couture– escribe lo siguiente sobre los vientos que corren para las mujeres del siglo XXI: "Estas conquistas fundamentales amplían un horizonte donde, para muchas (aunque claro que no todas), el “deber ser” ya no es tal. De pronto, nos enfrentamos a un sinfín de posibilidades".  
Muto Estudio. Una de las marcas más relevantes en sastrería a nivel local también tiene un espacio dedicado a los trajes para su clientela femenina. Luis Muto explica que, en los últimos años, se fueron modificando las formas y los usos. “Ahora se usa el smoking para mujer, los trajes van con zapatillas, hay detalles que se toman de la vestimenta deportiva. Hoy se usa todo y para la mujer el traje es un símbolo de poder muy claro”. 
Pacta.  Desde su nacimiento en 2016, la marca uruguaya a cargo de Inés Yaurreche y Luciana Raffaelli pone un foco clarísimo en la sastrería. Se destacan los pantalones, chaquetas y trajes de líneas simples y con un giro contemporáneo.  Según Yaurreche, en Montevideo también sucede que el traje se ve cada vez más fuera de la oficina. 
Black & Liberty.  No solo de jeans vive la firma de Florencia Domínguez. Para las últimas colecciones, Black & Liberty incluyó algunos ejemplos de trajes y llegó a personalidades de alto perfil, como la modelo Victoria Saravia y la cantante Gia Love. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...