Fútbol > ANÁLISIS

El valiente gesto de Decurnex

¿A quién le gusta que cuando espera el anunció de una contratación estrella lo abofeteen con la noticia que le subirán 50% la cuota?

Tiempo de lectura: -'

14 de diciembre de 2018 a las 14:33

En un fútbol donde la responsabilidad de la administración de los bienes que pertenecen a la pasión (porque en Uruguay recién se empieza a entender el fútbol como algo más que lo que sucede en un campo de juego) está tan devaluado, el anunció del flamante presidente de Nacional, José Decurnex se transforma en un gesto valiente.

Sería muy fácil y populista para el nuevo presidente anunciar en su primera semana de gestión y como primera medida la contratación de jugadores y de un técnico que puedan llegar para prometer triunfos y gloria. ¿Qué más sencillo y cómodo, que recorrer esos rincones tan comunes en el Uruguay deportivo?

Este jueves, Decurnex prefirió el camino difícil. El más incómodo y seguramente el más sufrido, aunque en el fondo, debería transformarse en el más saludable, para una institución inmersa en una profunda crisis, y rentable.

El verdadero hincha de Nacional, no solo entenderá la decisión que adoptó el presidente, sino que seguramente lo apoyará.

El verdadero hincha, el que entiende la crisis económica que atraviesa la institución y que comprende que si los nuevos dirigentes no dan un golpe de timón definitivamente se comprometen a perder todo, apoyará la decisión de Decurnex y además contagiará a otros hinchas para que apoyen a la institución en este momento.

¿Por qué Decurnex no habló de estas medidas en la campaña electoral? El presidente dijo que necesitaban ajustar los números y bajar el presupuesto. Hoy decide ajustar los números y aumentar los ingresos para contener el agua que baja por el río y que promete desbordar la represa, hasta hacerla desaparecer.

En una charla con Referí, el segundo vicepresidente Gonzalo Lucas, explica con lujo de detalles la situación para que el hincha tricolor pueda comprender cabalmente el camino que recorren.

Lucas lo detalla:

-Deben al plantel cuatro meses y medio

-Tienen adeudos con funcionarios y deben afrontar el pago de aguinaldo y vacacional

-El día 20 tienen que pagar US$ 500.000 al BPS y DGI

-Los ingresos por cuota social se reducirán en 2019 si no ajusta el valor de la misma, como lo hicieron

-Las deudas con los proveedores se multiplicaron y, según el vicepresidente, llaman al club para cobrar y sino les pagan no prestan los servicios

-Los banco ya no le dan crédito a Nacional

-Además, el club no cumplió con palquistas que pagaron por un espacio exclusivo en el Parque Central que no terminaron de construir; recaudaron casi US$ 4.000.000 en premios por la Libertadores y Sudamericana pero el club cerró el ejercicio 2018 con un saldo negativo en su balance de US$ 5.700.000, ¡y no ganó nada! Peñarol es bicampeón del Uruguayo. Entre otros aspectos que hablan de la crisis institucional de un club que tiene más de US$ 30 millones de pasivo, ¡en Uruguay! 

En resumen, Decurnex, el vicepresidente y todos los socios que tienen sentido común en Nacional, reconocen que no pueden seguir funcionando así. Lucas lo resume así: “Lo primero que tenemos que hacer es reestructurar ingresos y egresos para poder empezar a cumplir. Vamos a ir por el lado de los egresos, que será muy significativo, pero también tenemos que ir por el lado de los ingresos”.

Frente a este panorama, el gesto de Decurnex no debería ser extraño. Es el más apropiado en aquellos que quieren una administración sincera, pero no es una gimnasia que se ejercite a menudo en el fútbol uruguayo.

Desde el comienzo del siglo XXI, con diferentes acciones de marketing y profesionalización de la gestión, los clubes grandes -Jorge Barrera también inició con gestos valientes su gobierno en Peñarol-, la AUF, algunos equipos chicos y otras organizaciones -como la Mutual- empiezan a brindar señales que están transitando por ese tiempo en el que el fútbol uruguayo se quiere despojar del pesado lastre del manejo irresponsable del pasado, cuando el se administraba como un almacén de barrio, y empieza a cambiar definitivamente el rumbo con gestiones profesionales. Para pensar en un fútbol responsable.

Si logra avanzar en este sentido, el fútbol uruguayo -y en este caso particular Nacional- podrá salir del pozo en el que está y Decurnex será recordado por su valentía.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...