Agro > ESTUDIO DE FAO

El valor de proteger los bosques

En el documento El estado de los bosques del mundo la FAO pone énfasis en aportes variados que deben cuidarse

Tiempo de lectura: -'

06 de julio de 2018 a las 05:00

Encontrar la manera de aumentar la producción agrícola y mejorar la seguridad alimentaria sin reducir la superficie forestal es uno de los mayores problemas de nuestro tiempo. Ese concepto es uno de los expuestos en un extenso trabajo elaborado por la FAO, denominado El estado de los bosques del mundo - Las vías forestales hacia el desarrollo sostenible, remitido este viernes a El Observador desde dicha agencia de las Naciones Unidas.

En el trabajo se destaca, además, que la calidad del agua, imprescindible para la salud y la vida de las poblaciones rurales y urbanas, está directamente relacionada con la gestión forestal.

También que la modernización del sector energético forestal tradicional ofrece la posibilidad de mejorar los medios de vida, crear cadenas de valor sostenibles y liberar recursos para realizar inversiones en la gestión forestal sostenible.

Los bosques y los árboles, se indica, brindan beneficios importantes tanto a las personas como al planeta al fortalecer los medios de vida, suministrar aire y agua limpios, conservar la biodiversidad y responder al cambio climático.

El documento extiende un conjunto de mensajes clave, entre ellos que si queremos lograr nuestros objetivos mundiales es necesario adoptar medidas urgentes para conservar los bosques del planeta, porque se está acabando el tiempo y la superficie total de bosques disminuye cada día.

Otros mensajes clave son: es hora de reconocer que la seguridad alimentaria, la agricultura y el sector forestal no pueden seguir abordándose por separado; para llegar primero a los más vulnerables, es necesario seguir la vía forestal y empoderar a los agentes del cambio; los enfoques territoriales equilibran la sostenibilidad; las políticas coherentes fomentan las asociaciones y la participación de las partes interesadas en los bosques; y las ciudades sanas necesitan árboles, son algunos de ellos.

El estado de los bosques del mundo 2018 analiza la función que pueden desempeñar los bosques y árboles (así como las personas que los utilizan y gestionan) para ayudar a los países a cumplir sus objetivos y labrar un futuro mejor.

La visión del director general de la FAO

José Graziano da Silva, director general de la FAO, en el editorial expuesto en el trabajo mencionado afirma que "el estado de los bosques del mundo 2018 proporciona un análisis detallado destinado a capturar la contribución de los bosques y los árboles a 28 metas relacionadas con 10 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

A través de métricas temáticas que reúnen las pruebas disponibles de una amplia gama de fuentes, está surgiendo una imagen más clara del impacto total que los bosques y los árboles tienen en muchas otras áreas cruciales del desarrollo.

Hace 70 años, la FAO concluyó su primera evaluación de los recursos forestales del mundo. En aquel momento, la principal preocupación era si seguiría habiendo suficiente madera para satisfacer la demanda mundial. Desde entonces se ha ido acrecentando el reconocimiento de la importancia mundial más amplia de los bosques y los árboles, como se refleja en las ediciones más recientes de la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales (FRA) de la FAO.

Complementando la FRA, El estado de los bosques del mundo 2018 proporciona una evaluación exhaustiva de la cuantificación de las contribuciones de los bosques y los árboles al logro de los ODS".

Así están las cosas

  • Los bosques y los árboles proporcionan en torno al 20% de los ingresos de los hogares rurales en los países en desarrollo, ya sea a través de ingresos monetarios o satisfaciendo las necesidades de subsistencia.
  • En 2015, el 25% de los bosques del mundo se gestionaba con el objetivo de conservar el suelo y el agua. La superficie de bosques destinados a dicho objetivo ha aumentado en los últimos 25 años.
  • Los bosques suministran aproximadamente el 40% de la energía renovable mundial en forma de dendrocombustible. Esto equivale a la energía solar, la hidroeléctrica y la eólica juntas.
  • En 2016, aproximadamente el 38% de la madera en rollo de uso industrial estaba certificada y producida de manera sostenible.
  • A finales de 2017, en torno a 120 países se habían comprometido a tomar medidas forestales de mitigación y adaptación al cambio climático.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...