Mundo > Siria

Estado Islámico ya dejó Raqa pero siguen muriendo civiles

Habitantes de la ciudad quieren regresar pero todavía no los dejan

Tiempo de lectura: -'

30 de octubre de 2017 a las 05:00

Decenas de civiles esperan nerviosos en un retén de la ciudad siria de Raqa con la esperanza de volver a casa. De repente, se escucha una explosión: un habitante entró de incógnito en su barrio y activó una mina.
Una ambulancia llega a toda velocidad, con la sirena en marcha.

Los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias, que quitaron recientemente la ciudad al Estado Islámico, se precipitan también hacia el lugar de la tragedia.

“Mi hermano y yo fuimos a ver cómo está nuestro taller de cerámica, una mina explotó y murió”, afirma un hombre con el rostro lívido, todavía conmovido, en el barrio de Al Dariya, ubicado en el oeste de Raqa.

Su hermano yace en el suelo, blanco de polvo. Todavía está subido a su moto, con un enorme saco de yute atado, rodeado de escombros. Hace diez días que la alianza kurdoárabe apoyada por Washington anunció que retomó el control total de Raqa.

Pero la ciudad continúa acordonada por las operaciones de desminado, mientras los habitantes que huyeron masivamente de los combates tienen prohibido regresar todavía a sus hogares.

La razón: el océano de minas y explosivos colocados por los yihadistas por toda su antigua “capital” de facto, en el norte del país, para frenar la ofensiva de las tropas afines al régimen sirio.

En medio de un paisaje de desolación, edificios derruidos y estructuras de hormigón destrozadas, un equipo médico evacúa cuerpo de la víctima. En los últimos días, las minas provocaron al menos 14 muertos, entre quienes había nueve civiles, que intentaban volver a sus casas tras el fin de los combates. Pese al peligro, los habitantes se concentrana las puertas de la ciudad, cerca del barrio de Sabahiya, en la periferia oeste.

Algunos no consiguen esconder su frustración.

Y mientras los civiles no pueden entrar, los vehículos militares van y vienen sin cesar, transportando combatientes que hacen el gesto de la victoria.

Comentarios