Mundo > MÁS 30 AÑOS ADICIONALES DE CÁRCEL

Final del juego para el Chapo Guzmán: la justicia de EEUU lo condena a cadena perpetua

El gobierno de Estados Unidos le acusa de traficar o intentar traficar 1.213 toneladas de cocaína al país a lo largo de un cuarto de siglo

Tiempo de lectura: -'

18 de julio de 2019 a las 05:04

El mayor juicio por narcotráfico celebrado en Estados Unidos terminó este miércoles con la condena a cadena perpetua del mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, que fue también sentenciado de manera simbólica a 30 años adicionales de prisión.

Los abogados del capo anunciaron inmediatamente que apelarán la condena impuesta por el juez Brian Cogan.

El gobierno de Estados Unidos le acusa de traficar o intentar traficar 1.213 toneladas de cocaína al país a lo largo de un cuarto de siglo, así como 1,44 toneladas de base de cocaína, 222 kg de heroína y casi 50 toneladas de marihuana, entre otras sustancias.

Antes de dirigirse a la prisión, el Chapo habló ante el tribunal y manifestó que él esperaba, cuando en 2017 fue extraditado, que su fama no fuera un "factor determinante para administrar justicia", pero sin embargo cree que al final "no ha sido así".

Durante el juicio, la acusación presentó pruebas de que ordenó la muerte o torturó y mató él mismo a por lo menos 26 personas o grupos de personas, incluidos supuestos informantes, narcos rivales, policías, socios y hasta familiares.

Guzmán, de 62 años y exjefe del cartel de Sinaloa, llegó a ser el hombre más buscado por Estados Unidos tras la muerte de Osama Bin Laden y es el mayor capo del narcotráfico extraditado y enjuiciado por el país norteamericano.

“El juicio del siglo”

Luego de un largo juicio de tres meses, lleno de momentos escabrosos y surrealistas y en el que se escuchó a 56 testigos, el 12 de febrero un jurado le declaró culpable de 10 delitos de narcotráfico, lavado de dinero y posesión de armas de fuego.

Un exsicario del Chapo, Isaías "Memín" Valdez Ríos, aseguró en el juicio que vio al propio Chapo torturar y ejecutar a tres narcos rivales, mientras que dos de sus exsocios contaron cómo sobornaban con millones de dólares en efectivo a altos funcionarios del gobierno mexicano para hallar a rivales, ampliar el negocio y evadir a las autoridades.

Uno de sus excontadores relató que Guzmán compraba cocaína colombiana a 3.000 dólares el kilogramo y la vendía en Nueva York a 35.000.

Tampoco faltó el testimonio de una  examante y exsocia del Chapo, Lucero Sánchez, quien contó cómo en una madrugada de 2014 ambos se libraron por un pelo de ser capturados por marines mexicanos al escapar por un túnel construido debajo de una bañera, en una casa de Culiacán.

Su rocambolesca caída

Tras haber escalado posiciones en el poderoso cártel de Guadalajara, antes de que éste se disolviera en 1989, El Chapo participó en la creación del cártel de Sinaloa. 

Su primera detención se produjo en junio de 1993 en la frontera entre México y Guatemala y fue condenado a 20 años de cárcel por asesinatos y tráfico de drogas. 

Sin embargo, en 2001 logra evadirse de la prisión de alta seguridad de Puente Grande, en Jalisco, escondido en carrito con ropa sucia, gracias a la colaboración de numerosos cómplices, incluido el director del centro y varios guardias. 

A partir de ahí, comienzan trece años de vida clandestina en los que el fugitivo, cuya fortuna supera los US$ 1.000 millones según la revista Forbes, construye un imperio de la droga, controlando el 25% del narcotráfico en Estados Unidos. 

Chicago lo designa "enemigo público número uno" de la ciudad, una terminología que no se utilizaba desde tiempos de Al Capone. 

En febrero de 2014 es detenido por la Marina mexicana en Mazatlán (noroeste), pero en 2015 logra escaparse de nuevo de la prisión de alta seguridad de Altiplano, a 90 km de México, recorriendo en moto un túnel excavado bajo la ducha de su celda.

Su obsesión por la actriz mexicana Kate del Castillo, a quien venera, lo condujo a su perdición después de que ella actuara de intermediara en una entrevista que el Chapo concedió al actor estadounidense Sean Penn.

Por esta entrevista clandestina, de la que tenían conocimiento las autoridades, lo condujo a su perdición, fue rastreado por el ejército hasta su captura, el 8 de enero 2016 en Los Mochis, en su bastión de Sinaloa, tras seis meses fugado. 

De vuelta a la prisión de Altiplano, lo cambian regularmente de celda y se refuerza la video vigilancia. Además, se instalan barreras metálicas en el suelo para evitar que excave otro túnel. 

El 19 de enero de 2017 es extraditado a Estados Unidos y a partir de ese momento ha permanecido en una cárcel de alta seguridad en Manhattan, Nueva York.

Tras la condena a cadena perpetua de este miércoles, el capo mexicano podría acabar sus días en la llamada "prisión del infierno", la cárcel de máxima seguridad de Florence, en Colorado, una de las más seguras y duras de EEUU.

(Con información de AFP y EFE)

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...