Nacional > JUSTICIA

Fiscal de la causa Pluna archivó indagatoria contra López Mena y Hernán Calvo

No se puede concluir que hubo una "maniobra orquestada en la presentación de la empresa Cosmo", afirmó Luis Pacheco

Tiempo de lectura: -'

28 de mayo de 2018 a las 17:58

El fiscal del Crimen Organizado, Luis Pacheco, decidió archivar la indagatoria contra el empresario argentino Juan Carlos López Mena y quien ofició de representante de la empresa española Cosmo en la subasta de los aviones de Pluna, Hernán Antonio Calvo Sánchez, por entender que "no existen elementos de convicción suficientes para atribuir responsabilidades penales". Ambos estaban siendo investigados desde 2014 por presuntas irregularidades durante el proceso de subasta de los bienes de la extinta compañía aérea.

El fiscal concluyó que "ni de las circunstancias del caso, ni del cúmulo de e-mails incorporados, ni de las declaraciones de los indagados y testigos que depusieron en autos se puede inferir una intención dolosa o una maniobra orquestada en la presentación de la empresa Cosmo".

Pacheco señaló en su dictamen que la participación de la empresa Cosmo SA en el remate, representada por Calvo, con una participación "probada" de López Mena "en cuanto haber captado el interés de dicha empresa española en el remate y haber mantenido reuniones con autoridades para visibilizar su presentación, se encuentra dentro de las normas civiles y comerciales aplicables, y las vicisitudes que siguieron a la oferta y a su posterior desistimiento deben ser resueltas en dicho marco".

En setiembre de 2012 el gobierno no tenía a quién venderle los aviones de Pluna, la aerolínea estatal que había quebrado. López Mena dijo en el juzgado de Crimen Organizado el 27 de diciembre de aquel año que luego de que el gobierno le consultara si conocía a alguien en el mundo que pudiera estar interesado por las aeronaves se contactó con Calvo, quien tenía "muchos contactos en Europa". En pocos días, Calvo encontró una compañía dispuesta a ofertar: Cosmo.


Días después, un hombre se presentó como Antonio Sánchez, levantó la mano, ofertó US$ 137 millones como representante de la empresa Cosmo por los siete aviones y ganó la subasta. El plan comenzó a derrumbarse a las pocas horas, cuando radio El Espectador reveló que el verdadero nombre del oferente no era Antonio C. Sánchez, como figuraba en el documento público firmado por el escribano de la subasta, Pablo Seitún, sino Hernán Calvo, y que había trabajado para Buquebus. Por este "error", el escribano fue procesado por "falsificación de documento público".

Los mails descartados

Una de las pruebas con las que contaba Pacheco fue una serie de mails entre Calvo y el presidente de Cosmo antes y después de la subasta, que a juicio del fiscal no muestran ninguna situación ilícita.


"Tal como hablamos por teléfono, voy a presentar la oferta por Cosmo de los aviones de Pluna. En cuanto termine te llamo y te cuento que tal salió. Obviamente que no implica ningún compromiso para Cosmo, quizás algo a nivel mediático. Te aviso por si algún periodista llamase a tu oficina (no creo), pero en tal caso diles que tienes un funcionario en la subasta (no des nombres tampoco), y si preguntan no digas que tienes relación con Buquebus. Estamos en contacto. Te aviso apenas salga", dice el mail que envió el 1º de octubre de 2012 a la hora 15:49.

"Acaba de terminar la subasta. Hemos ganado, Cosmo se ha quedado con los aviones por US$ 137 millones. No te preocupes, que estoy negociando para que los recompre el Estado en este mismo momento... Y se los alquilará 'seguramente' a BQB (la aerolínea propiedad de López Mena)", dice otro correo, difundido por el diario El País, enviado al presidente de Cosmo ese mismo día a la hora 16:11.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...