Nacional > Reforma

Fiscal de Rivera que imputó a 10 narcos dijo que allanamientos nocturnos facilitarían su trabajo

Senadores del Partido Nacional inician contactos con otros legisladores para promover ley constitucional que habilite realizarlos

Tiempo de lectura: -'

14 de julio de 2020 a las 05:03

El abastecimiento de drogas en la ciudad de Rivera se lleva adelante con un estrategia que la Policía y Fiscalía advirtieron hace tiempo. Las bandas de narcotraficantes que operan en Santana Do Livramento llevan las sustancias al otro lado de la ciudad fronteriza por las noches, cuando la Justicia no puede autorizar allanamientos en las viviendas, venden la droga en las bocas durante la madrugada, y al momento de salir el sol casi no queda evidencia del delito.

"La traen en la noche porque saben que la van a vender y que al otro día ya no queda nada", advirtió en diálogo con El Observador la fiscal María Domínguez, a cargo de una investigación de varios meses que culminó este lunes con la imputación de una decena de personas por narcotráfico. En una audiencia que terminó sobre las 23 de este lunes, la Justicia definió para los imputados entre 90 y 120 días de prisión domiciliaria como medida cautelar.

Domínguez lideró una indagatoria que definió allanamientos simultáneos realizados en la mañana de este domingo, durante el Día del Padre, para contar con la efecto del factor sorpresa. La policía inicialmente detuvo a 26 personas –12 mujeres, 13 hombres y un adolescente–, la mayoría de los cuales fueron liberados con el correr de las horas por falta de pruebas.

"Algunos abogados (de los imputados) me dijeron: ¿Doctora, no tuvo mejor idea? Pero es que justamente la idea era hacerlo el domingo, porque acá el narcotráfico está muy complicado: traen en la noche la droga justa y necesaria para ser vendida", insistió la fiscal. 

"En determinadas circunstancias, (los allanamientos nocturnos) serían una forma de poder acceder a las bocas. Hemos interceptado a muchos consumidores durante la noche", contó Domínguez.

Por su parte, los allanamientos nocturnos vuelven a ser parte de la agenda política. A impulso del ministro del Interior, Jorge Larrañaga, los senadores del Partido Nacional promueven un proyecto de ley para reformar el artículo 11 de la Constitución, que define al hogar como un "sagrado inviolable" al que nadie podrá ingresar durante la noche "sin consentimiento de su jefe", y durante el día "solo de orden expresa de juez competente, por escrito y en los casos determinados por la ley". 

En una entrevista con El Observador el 30 de mayo, Larrañaga anunció que le había propuesto al presidente Luis Lacalle Pou su idea –que estaba presente en uno de las cuatro puntos de la campaña sobre seguridad pública que se plebiscitó en octubre pasado y no prosperó–, porque consideraba la habilitación de los allanamientos nocturnos eran una "herramienta fuerte" en el combate a los narcotraficantes.

La bancada de senadores del Partido Nacional trató el tema este lunes, ya que para aprobar la ley constitucional –la norma eventualmente requerirá también un plebiscito posterior para ser ratificada por la ciudadanía– se necesitan dos tercios de los votos de ambas cámaras, y el Frente Amplio ya adelantó su rechazo a la propuesta.

En el encuentro de legisladores blancos, tras el cual se inició el proceso de presentación del proyecto, se resolvió además encomendar a Carlos Camy (Alianza Nacional), el suplente de Larrañaga en el Senado, la misión de contactarse tanto con legisladores de los otros partidos de la coalición como con los de la oposición para conocer "qué opina cada uno, y sobre todo "saber de antemano ka posición formal del Frente Amplio", dijo a El Observador el senador nacionalista Jorge Gandini (Por la Patria).

Operativo Nimbo: la lucha de bandas brasileñas

Los imputados este lunes están vinculados en la cadena de distribución de droga con dos facciones brasileñas que se disputan el mercado en la zona y mantuvieron en los últimos meses sangrientos enfrentamientos. Los grupos son "Bala na cara"  y "Os Manos". El primero –identificado con ese nombre porque suelen matar de esa manera a sus enemigos– ha tenido el control del área en los últimos años, pero ahora comenzó a perder poder ante el otro grupo criminal.

"Indudablemente esta gente trabaja para estas facciones. Estos son quienes venden la droga. Que están enganchados con ellos, lo están", dijo a El Observador el jefe de policía de Rivera, Wilfredo Rodríguez.

La investigación se encuentra en la primera etapa, señaló por su parte la fiscal Domínguez. La indagatoria comenzó luego de un trabajo de "vigilancia" de la Brigada Antidrogas Dertamental, luego de la cual se identificaron 18 bocas de drogas que luego fueron allanadas.

En el operativo –denominado Nimbo– participaron 107 policías, y varias divisiones del Ministerio del Interior, como la Brigada Antidrogas de Salto, el Grupo de Reserva Táctico, la Dirección de Hechos Complejos y la División de Seguridad Rural, entre otras.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...