Polideportivo > CAMPAÑAS

Floreal García, el boxeador tupamaro

Luego de su éxito, se negó a ir a los Juegos Olímpicos de Tokio; fue tupamaro y lo fusilaron en Soca con su esposa; fue el único que ganó una medalla de oro para Uruguay en su deporte en los Juegos Panamericanos

Tiempo de lectura: -'

12 de mayo de 2020 a las 05:03

El presidente de Brasil, João Goulart, abrió los Juegos Panamericanos de San Pablo el 20 de abril de 1963. No sabía que duraría menos de un año más en la presidencia ya que los militares lo derrocarían en marzo del año siguiente.

Uruguay lograría en ellos, la mejor posición a lo largo de toda su historia obteniendo el sexto puesto con cuatro oros, una plata y ocho bronces. En todas sus participaciones, los atletas celestes cosecharon 11 oros en los Panamericanos y esos cuatro de San Pablo fueron la cosecha más importante.

El boxeo todavía tenía auge en el deporte uruguayo. Por eso fue representado por seis pugilistas: Washington “Cuerito” Rodríguez, Raúl y Roberto Aguilar, Washington Trápani, Carlos Franco y Gualberto Floreal García.

Floreal, como lo conocían sus amigos, peleaba en la categoría mosca hasta 51 kilos. No pasaba 1,60 m de altura y tres de ellos viajaron hasta Brasil para verlo pelear. Eran tiempos en que ir a San Pablo era como recorrer el mundo.

Más si se tiene en cuenta que de Montevideo a Melo fueron en tren.

De perfil bajo, nacido en el barrio Los Olivos –situado entre Jardines del Hipódromo y Las Acacias–, Floreal se hizo hombre de chico. Nació el 24 de mayo de 1943 y en vez de jugar como todos los chicos de la época al fútbol, prefirió con el tiempo los guantes. Seguramente el auge de Dogomar Martínez le dio un espaldarazo para acercarse al deporte de su vida.

Se juntaba con la barra en el Club Centella y poco después de los 15 años se probó los guantes por primera vez. Lo llevaron a entrenar al Boxing Club Canillitas y allí participó de varios torneos barriales en los que se destacó.

Sin embargo, su primera pelea “oficial” fue con el brillo de las luces del Palacio Peñarol, templo histórico de las veladas más trascendentes del boxeo uruguayo y le tocó perder por puntos contra Domingo Gómez. Obviamente que luego todo cambió y llegó a ser campeón uruguayo de su especialidad.

En 1962 concurrió a un Latinoamericano en Buenos Aires. No querían que peleara porque tenía problemas hepáticos, pero él no les hizo caso y terminó en la tercera ubicación. Y una temporada después, en el barrio nadie podía creer que el crédito local fuese escogido para participar de los Juegos Panamericanos.

Allí tuvo tres peleas muy duras. En el debut, pese a los nerrado pese a que trastabilló en el último round. Sin embargo, Floreal ganó por decisión unánime y consiguió de esa manera, el único oro para el boxeo uruguayo en la historia de los Panamericanos.

El no a Tokio y otra historia 

Cuando Floreal se encontraba en el pináculo de su carrera, tomó una decisión trascendente. “Un día estábamos entrenando para los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964 y vi que se llevaba todo. ‘Me voy, no cumplieron con su palabra’”, me dijo”. Así comentó Cuerito Rodríguez a El Observador la determinación de Floreal de abandonar el boxeo luego de que le prometieran un trabajo en la administración pública y no cumplieran.

Se fue a vivir a Minas y a laburar de lo que viniera. Con el paso del tiempo se casó con Mirtha Hernández, una joven de su barrio.

Los años pasaron y la próxima vez que se supo de Floreal fue porque lo habían detenido como integrante de los tupamaros. Fue en 1971 y lo encarcelaron en Punta Carretas. El 6 de setiembre, cuando se escaparon 106 Tupamaros, le recomendaron que se quedara porque le quedaba poco para cumplir su condena, lo cual hizo.

En 1972 salió de la cárcel y se exilió primero en Chile –hasta la muerte de Salvador Allende– y luego en Argentina. Floreal ya era padre de Amaral, quien tenía tres años. El 8 de noviembre de 1974 fue secuestrado por militares argentinos cuando iba a hacer un mandado para un cumpleaños. Lo llevaron al centro de torturas de Automotoras Orletti.

Fueron trasladados a Montevideo en un vuelo y lo siguieron torturando junto a su esposa y a otros detenidos. Su hijo Amaral fue entregado a una familia argentina de policías de Formosa con el nombre de Juan Manuel Moreno y durante 10 años no recuperó su identidad hasta que las Abuelas de Mayo lo hicieron. Siempre se manejó que Amaral fue el primer niño desaparecido por la dictadura uruguaya.

El 19 de diciembre de 1974 fue asesinado en París el coronel Ramón Trabal, quien se había mostrado contrario al régimen. Nunca se supo quién lo mató. Los Tupamaros, con los años, lo negaron.

Sin embargo, como represalia a esta muerte, al otro día fueron fusilados cinco tupamaros en las cercanías de Soca: Graciela Estefanell, Héctor Brum y su esposa María de los Ángeles Corbo (embarazada de seis meses y medio), y Floreal García de 31 años, con su esposa Mirtha Hernández, de 29. 

Floreal García recibió varios homenajes En setiembre de 2007, el presidente de la República, Tabaré Vázquez, inauguró el Gimnasio Floreal García en la calle La Paz 1482 como parte de los centros deportivos denominados KO a las drogas, en donde estuvo también presente el ministro de Deporte y Juventud, Héctor Lescano. Asimismo, una plaza del barrio Los Olivos lleva su nombre desde hace algunos años, mientras que a fines de 2008, se descubrió un mural recordatorio en el lugar de los fusilamientos cercano a Soca en la Ruta 70 cerca de la Ruta 9.

SUS PELEAS EN LOS JUEGOS

28/4/1963 Juan Camargo (Argentina)

1º/5/1963 José Flores (Chile)

4/5/1963 Pedro Dias (Brasil)

Este artículo formó parte de la serie "Campañas" que semanalmente, entre el 27 de marzo de 2006 y 1° de marzo 2010, publicó El Observador en su edición impresa y que en estos tiempos de encierro permitirán recordar las mejores actuaciones de equipos e individuales en todos los deportes en Uruguay

Repasá más notas de Campañas: 

- Uruguay 1992: cuando la maldición de los JJOO no daba tregua al fútbol celeste haga click aquí

- Peñarol 1952-1957, el tercer quinquenio de los aurinegros haga click aquí

- Nacional campeón de la Recopa Sudamericana e Interamericana haga click aquí.

- El récord de 36 goles de Fernando Morena en 1978, haga click aquí

- Una época que emociona a Nacional: el quinquenio y la máxima goleada clásica, haga click aquí

- Peñarol y el mayor récord de partidos invicto por el Campeonato Uruguayo, haga click aquí

- El récord del Flaco García que duró 70 años, hasta que lo rompió Munúa, haga click aquí

- Peñarol campeón de América en 1987, haga click aquí

- Bella Vista campeón del Uruguayo de 1990, haga click aquí

- Defensor de 1960, la primera estrella violeta y estrenó los revolcones a los grandes, haga click aquí

- La historia de la Libertadores 1970, cuando Peñarol llegó a la final a pesar de los dopajes positivos, haga click aquí 

- Peñarol ganó el campeonato Uruguayo 1959 tras un clásico para el infarto, haga click aquí

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...