Opinión > OPINIÓN

Goyeneche y los sin techo

Las declaraciones de Fabiana Goyeneche muestra las carencias del Frente Amplio para implementar política públicas 

Tiempo de lectura: -'

07 de noviembre de 2018 a las 05:02

Según los últimos datos del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), que datan del lejano 2016, hay en Montevideo viviendo en la calle 1.651 individuos. Hoy esa cifra es mucho mayor, algo que se reconoce en la propia intendencia capitalina. 
Paisaje de todos los días es ver campamentos indigentes en plazas, esquinas, canteros y entradas de edificios. Sin contar la barra brava de cuidacoches jóvenes y atléticos que disputan territorio por un puñado de monedas. Las calles de Montevideo están tomadas por la indigencia y pese al llamado de atención realizado por el intendente Daniel Martínez en una carta al propio presidente Tabaré Vázquez y a infructuosas medidas más que tibias del Mides, nadie enfrenta el problema de raíz. 

Fabiana Goyeneche, que se hizo famosa en 2014 por ser una de las voceras el movimiento No a la baja, y que actualmente es la directora de Desarrollo Social de la intendencia de Montevideo realizó un planteo curioso y sintomático de la confusión que reina en el oficialismo.  
“En la medida en la que el Estado no te puede garantizar que vos tengas donde pernoctar, tampoco podría criminalizarte por estar haciéndolo (en la calle). Tengo una concepción de que el espacio público es para todas las personas y, en la medida en la que no perjudique a nadie, debiese ser permitido y respetado siempre”, sostuvo al plantear cambiar la norma.  “Es una cosa que a nosotros nos interpela muchísimo porque sabemos que tenemos un código de faltas. La ley de faltas criminaliza, porque más que una falta, no deja de ser una criminalización”, sostuvo en relación a las personas que viven en la calle.  

La jerarca municipal que actualmente integra Casa Grande, sector que lidera la senadora Constanza Moreira, consideró que el fenómeno de la gente durmiendo en la calle se debe a un fenómeno “multicausal” y que no necesariamente hay que asociarlo con un aumento de la pobreza. 

Argumentó que, pese a la lectura de las estadísticas, el fenómeno de la vagancia, la mendicidad callejera y vivir y dormir en la calle también responde a la ruptura de los vínculos sociales, a la carencia de vivienda, a cuestiones de salud mental y al consumo problemático de drogas.
La enumeración de todas las causas que pueden llevar a una persona a vivir en la calle son parte de las cuentas de un interminable rosario de frustraciones en políticas sociales tras más de dos décadas de gobierno frenteamplista en Montevideo. 
Lo positivo de las declaraciones de Goyeneche es que hay una asunción del fracaso en estas políticas sociales. El error es que precisamente por no poder solucionar el problema de los vagabundos sintecho, se busca cambiar la norma, como si por arte de magia de hacerlo desaparezca el drama que sufre Montevideo, tanto los que viven en la calle como los que pagan los impuestos.

Lo más curioso del asunto es que mientras desde el gobierno abundan explicaciones de todo tipo de los males que aquejan a los ciudadanos –el tema de la inseguridad es el más flagrante– nadie parece querer asumir la responsabilidad. Estas declaraciones de Goyeneche son una prueba más de lo confundido que se encuentra el oficialismo a la hora de implementar políticas públicas que beneficien al conjunto de la sociedad y no solo a las minorías. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...