Espectáculos y Cultura > CINE

Guillermo Casanova se supera en Otra historia del mundo

El nuevo filme del director de El viaje hacia el mar es una alegoría cautivante sobre el autoritarismo, que tiene un trabajo estético y actoral de altura

Tiempo de lectura: -'

20 de julio de 2017 a las 05:00

La escena inicial de Otra historia del mundo, del director Guillermo Casanova (El viaje hacia el mar, 2003), establece el tiempo del relato, aunque de forma sutil. El espectador debe estar atento tanto a la fecha provista en una tumba y al diálogo de uno de los protagonistas para saber que la narración que está por presenciar sucede a comienzos de la década de 1980.

La película de Casanova está llena de sutilezas, momentos y símbolos que exigen una doble mirada. Basada en la novela Alivio de luto del escritor uruguayo Mario Delgado Aparaín, el filme puede verse cómo una metáfora que discute los efectos del autoritarismo en una comunidad en la que la historia se vuelve un arma tan (o más) poderosa que un fusil.

En otras palabras, el guión -escrito por Casanova en colaboración con Inés Bortagaray- habla de la dictadura uruguaya (1973-1985) sin siquiera mencionar esa palabra. Y eso solo uno de los puntos fuertes del filme, en el que también se destaca una labor técnica de altura al igual que uno de los mejores elencos recientes del cine nacional.


Otra historia del mundo está protagonizada por César Troncoso y Roberto Suárez, aunque solo en cuestiones formales. Los actores uruguayos –que integraron la dupla teatral Suárez-Troncoso en la década de 1990– encarnan a Gregorio Esnal y Milo Striga, dos amigos cincuentones habitantes del pueblo ficticio de Mosquitos, que deciden alterar la mudanza del coronel Valerio (Néstor Guzzini) al robarle los enanos que adornan el frente de su hogar.

Cabe adelantar que el plan no tiene resultados que Esnal y Striga esperan. Los amigos, quienes en su pequeño acto revolucionario buscan despertar un clamor por la libertad de su pueblo calmo, son separados uno del otro y ese hecho tiene repercusiones inalterables en sus familias, entre las que se encuentran las hijas de Striga, Beatriz (Natalia Mikeliunas) y Anita (Alfonsina Carrolcio), quienes emprenderán, cada una a su manera, un plan para rescatar a su padre de un destino incierto.

Una vez alterada la tranquilidad de Mosquitos, un pueblo en el que se habla en portuñol y donde el bar, el club social y la radio proveen el entretenimiento de la población, el relato de Casanova toma vida propia. El espectador es sujeto a una película sensible y entretenida en las que el director toma riegos narrativos, varios con resultados positivos.

Más alejado de la ingenuidad pueblerina de El viaje hacia el mar, los actores de Otra historia del mundo provén a sus personajes con más picardía y los convierten en seres menos literarios.

Además, con cámaras que por ejemplo alternan el plano fijo con la cámara en mano y una fotografía que retrata a la noche con la misma claridad que el día, Otra historia del mundo también se luce en múltiples aspectos de producción técnica: fotografía, escenografía, vestuario y el diseño de arte son aspectos a mirar con atención.

Principalmente se nota un director dispuesto a hacer una película menos tradicional (una transición en la primera mitad del filme protagonizada por Troncoso es desgarradora) y proveer momentos de drama y comedia según el pulso de la historia lo requiera.

En resumen, Casanova y su equipo ofrecen al espectador un recorrido fantástico por Mosquitos y su gente que convierte a este estreno en una de las películas nacionales más imperdibles en lo que va de 2017.

Otra historia del mundo

Director: Guillermo Casanova
Guion: Guillermo Casanova e Inés Bortagaray
Productores: Natacha López, Hugo Castro Fau, Isabel Martinez Artavia y Kristina Konrad
Director de fotografía: Gustavo Hadba
Director de arte: Eduardo Lamas

PAÍSES
El filme es una coproducción entre Uruguay, Argentina, Brasil y Alemania
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...