Fútbol > FÚTBOL

Guzmán Pereira, el patrón de Peñarol

Con el paso del tiempo, Guzmán Pereira se adueñó del mediocampo y se metió en la piel del hincha

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2018 a las 05:01

Llegó como figura desde Universidad de Chile. Le costó un disparate hacerse respetar sobre todo, por el hincha de Peñarol. Los técnicos tenían muy claro lo que podía rendir Guzmán Pereira.

Para esta temporada, la renovación de su contrato era una de las prioridades que se fijó Diego López y lo consiguió el 16 de julio, una fecha marcada para los uruguayos por el Mundial de Brasil de 1950.

Esta vez, al haber firmado su vínculo más tarde de lo normal, no pudo hacer la pretemporada de 13 días en Colonia con el resto de sus compañeros. Si bien entrenaba por su cuenta, dio un hándicap importante.

Sin embargo, con el correr de los encuentros, fue tomando confianza –y fútbol– y de a poco se transformó en uno de los capitanes de este Peñarol.

Desde que se lesionó Walter Gargano –quien de a poco se había transformado en el alma del equipo–, su fútbol fue tomando mucha más preponderancia. Formaban un gran tándem, aunque el Mota se destacaba más.

Llegó en junio de 2016 a pedido de Jorge “Polilla” Da Silva cuando también era pretendido por el eterno rival. Eligió jugar en Peñarol.

Pasaron los técnicos y todos confiaron en su fútbol. Después del Polilla jugó con Fernando Curutchet, Leonardo Ramos y ahora Diego López.

Tras esa lesión de Gargano en marzo pasado, Guzmán tomó la posta de la mitad de la cancha carbonera. El Cebolla Rodríguez fue su ladero en un puesto en el que no había jugado demasiado en su carrera, y entre ambos, fueron un tándem necesario y exitoso hasta estos días.

Aquel Guzmán Pereira por el cual Peñarol luchó para que llegara, el mismo que anduvo muy bien en Universidad de Chile, debido a lo cual, el Maestro Tabárez también se fijó en él para citarlo a la selección nacional, de a poco fue haciéndose un lugar en el corazón del hincha manya. El mismo que durante un buen tiempo lo silbaba, hoy lo aplaude a rabiar.

Leonardo Ramos fue importante para que Guzmán tomara confianza. Al DT le ofrecieron a Egidio Arévalo Ríos cuando se lesionó Gargano, pero prefirió seguir con él en el mediocampo.

Guzmán Pereira recobró el balance en la mitad de la cancha, –algo fundamental en cualquier equipo– y hoy se anima a subir con criterio al área rival. Ni por asomo se le acerca el gol, pero como sucedió el domingo ante Cerro, cuando llegó al lugar en el que pudo definir, metió la pelota al medio para que tratara de definir un compañero. Curiosamente, en sus 74 partidos en Peñarol, aún no pudo concretar en la red.

Pero esa función que cumple en el equipo de Diego López es primordial. Contra Cerro fue figura, algo a lo que se ha venido acostumbrando el hincha últimamente. Por eso lo aplaude como antes no lo hacía.

En una posición en la que históricamente hubo jugadores de gran valía en Peñarol, Guzmán Pereira se tomó su tiempo para presentarse ante todos.

Será por eso que en la actualidad es de los más respetados por los seguidores carboneros.

 

 

SE CANJEAN ENTRADAS ANTE ATENAS

Peñarol habilitó el canje y venta de entradas por Tickantel para el partido ante Atenas del sábado a la hora 16 en el Estadio Campeón del Siglo. Los precios son los siguientes: Tribuna Guelfi generales $ 175, socios adherentes $ 125, Tribuna Cataldi $ 280, Tribuna Damiani generales $ 650 yTribuna Henderson $ 2.400, socios $ 750, socios cadetes gratis. Atenas: Tribuna Gastón Guelfi, Portón A $ 375.

 

Comentarios