Nacional > Mini mercado Kinko

Hermano del trabajador asesinado en el Kinko molesto con el fiscal por demora en resolver el caso

"Si fuera por la Fiscalía quedaría todo en la nada, como en tantos casos anteriores", dijo Pereira

Tiempo de lectura: -'

26 de abril de 2019 a las 17:15

La investigación sobre el crimen de Óscar Nicolás Pereira, que llevó un año con idas y vueltas hasta que este jueves el presunto homicida fue enviado a prisión por 180 días, dejó muy molesta a la familia. José Pereira, hermano de la víctima, dijo a El Observador que no celebran que el caso se haya aclarado.

"Si fuera por la Fiscalía quedaría todo en la nada, como en tantos casos anteriores", dijo Pereira, para quien la captura de los sospechosos "alivió un cachito" el dolor de la familia pero "no más" debido al enojo con Gómez. "Teníamos un conocido que estaba asesorado por un abogado y que le golpeó la puerta a Gómez todos los meses para preguntar por el caso", señaló. 

El fiscal Gómez llevó a la Justicia al presunto homicida del empleado de 22 años que fue asesinado en la noche del 29 de abril de 2018 cuando quiso defender a su compañera del mini mercado Kinko de Sarmiento y Obligado (Pocitos).

El fiscal de Homicidios reconoció que la familia, a través de ese allegado, insistía en saber cómo avanzaba el caso, pero que no le constaba que estuvieran enojados. "Siempre tuvimos un trato correcto, profesional. Si están enojados, a mí no me consta, pero entiendo que puedan estarlo", respondió.

A la semana del asesinato, la policía había identificado a un supuesto sospechoso, pero no llegó ni siquiera a ser detenido por falta de pruebas. Poco más de un mes después, la policía esta vez sí detuvo a tres presuntos involucrados, pero Gómez no había encontrado elementos de convicción suficientes como para llevarlos a la Justicia.

Desde entonces, el trabajo del fiscal consistió en recolectar declaraciones de testigos con identidad reservada, recoger pruebas claves –como la incautación de la moto en la que se habían trasladado los delincuentes o el crucifijo que la policía encontró en la escena del hecho y que pertenecía al asesino– y el trabajo coordinado con la fiscal de Estupefacientes, Mónica Ferrero, que permitió identificar al coautor del homicidio. Este hombre había sido imputado por Ferrero por realizar extorsiones desde la cárcel de Santiago Vázquez –exComcar– en donde estaba preso, además, por otro homicidio.

Pero nada de esto fue valorado por la familia de Pereira, oriunda de Minas (Lavalleja), de donde también era Nicolás, aunque él se había mudado a la capital poco antes de morir.

Demora y acusaciones 

"Era la típica: siempre nos decía que había pruebas nuevas, que aparecían otras pistas, como cuando encontraron la moto en un taller, pero al otro día te decían que lo que habían encontrado al final no demostraba nada nuevo", criticó el hermano, para quien las pistas eran distracciones para darles "tranquilidad".

Sobre ese punto, Gómez fue claro. Dijo que "obviamente que sería desastroso que uno le diera una noticia solo por el hecho de darla y que fuera equivocada o para llenar el ojo".

Pero Pereira insistió en su punto. "Todo fue por mérito de nuestro amigo, que estaba siempre al firme en la puerta de Gómez, preguntando", dijo el familiar, y agregó, sugestivo, al reparar en que las imputaciones tuvieron lugar cuando estaba por cumplirse el primer aniversario del drama: "Estamos a casi un año, era obvio que tenían eso en cuenta".

Consultado sobre si la familia había tenido trato directo con Gómez alguna vez –ya que el nuevo Código del Proceso Penal confirió un lugar más importante a las víctimas de los delitos y es la Fiscalía la encargada de acompañarlas durante los procesos penales–, Pereira dijo que casi no existió porque la familia no quería hablar con el fiscal.

"No queríamos saber nada de él: nos había mandado a reunirnos, pero no valía la pena gastar en los viajes para atender los dos segundos de mentiras que nos iba a dedicar", dijo Pereira.

El fiscal tampoco aceptó esa acusación. "La fiscalía no acostumbra a mentir a las víctimas. Yo lamento mucho la demora que hubo, pero no fue un caso fácil: las pistas más importantes llegaron recién en los últimos días", sostuvo y, como conclusión, admitió que no todas las familias quedan conformes luego de sus investigaciones.

"Hay gente que demuestra legítimo agradecimiento y hay quienes no lo hacen y no tienen por qué hacerlo. Este caso recién empieza y es importante decir que con la formalización (de la investigación) no termina nada. Hay que seguir trabajando", finalizó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...