Espectáculos y Cultura > Libros

Hitachi: una de cal y una de arena, como la vida misma

La novela de Julio César Guianze, retrata con ironía la vida de dos amigos que solo tienen en común el amor por el arte y las mujeres

Tiempo de lectura: -'

06 de enero de 2019 a las 05:00

A menudo, vivir una experiencia límite le cambia la vida a las personas para siempre. Hay un antes y un después de ese grave accidente, de ese preinfarto, de ese salvarse por los pelos. En el caso de Julio César Guianze fue un tumor que finalmente resultó ser benigno lo que provocó una metamorfosis profunda en este especialista en comunicación política, que luego de recuperarse decidió regresar de Argentina a Uruguay para vivir en La Pedrera y convertirse en escritor.

Fruto de esa decisión surgió el libro de relatos Menú de guerra y esta primera novela, Hitachi, que se centra en la experiencia vital de dos amigos desparejos en edad, cultura y experiencia, pero que tiene en común la pasión por la literatura y las mujeres, objeto de deseo permanente que ofrece las páginas más divertidas de un libro ambivalente, que en un capítulo acaricia y al siguiente golpea sin piedad al lector.

Porque Hitachi es un ir y venir constante, es una de cal y una de arena, como la vida misma con sus alegrías y sus sinsabores. Y es también un juego de espejos donde la realidad se deforma y multiplica. Donde el más fuerte es en realidad el más débil de la historia. Donde quizás dos personas son en realidad una sola en diferentes etapas de su vida.

Pero más allá del fondo del asunto está la descripción del micromundo aberrante pero cálido donde Guianze sitúa a sus personajes: la pensión destartalada donde vive Gastón con sus dos hermanas con retardo leve, que la administran. Hasta allí se arrima cada día Franquito para recibir los sabios y descacharrantes consejos amatorios de su feo amigo, que sin embargo es un seductor nato gracias al poder de las palabras, que le permiten  conquistar a cualquier mujer que se le cruza por delante.

En este sentido maestro y discípulo viven un montón de situaciones sexuales muy divertidas, que podrían resultar banales sino fuera por la pericia narrativa de Guianze, que le saca jugo a cada encuentro sexual para hablar de cosas importantes como el aborto, las diferencias abismales entre hombres y mujeres, o la búsqueda del verdadero amor entre tanto placer carnal circunstancial.

Pero la tragedia también se cuela en la historia en forma de metástasis, punto de inflexión de la novela que marca el inicio de la caída de Gastón, que se hunde tratando de salvar lo insalvable. De lo mejor de la novela es cuando se ejecuta el embargo contra la pensión y los oficiales judiciales aparecen para llevarse de a poco todas las cosas que conformaban un mundo, un pasado, la prueba más fehaciente de que allí vivía gente.

Solo quedará el televisor Hitachi, donde Gastón verá por primera vez a Silvina, una presentadora de la que se enamora perdidamente y a la que comienza a asediar con cartas cada vez más alocadas, ridículas y delirantes.

Ver a Gastón descifrando cada día las expresiones faciales de la conductora para saber si leyó su última carta, creyendo ver señales donde no la hay (una mirada fija a la cámara que parece dirigida a él, un gesto con la cabeza leído como de aprobación) resulta conmovedor hasta para el más duro.

Aunque no aptas para cualquier lector, hay en la novela un sinfín de referencias literarias que le aportan sabor a todo el asunto. Desde frases de autores que Gastón cita para seducir mujeres hasta el catálogo de rarezas de muchos artistas que enumera para sostener que  la imperfección también encierra la genialidad.

Como pega se puede decir que el texto abusa un poco del recurso de comenzar secuencias narrativas de una manera que el lector no entiende demasiado que sucede y solo al continuar la lectura se comprende cabalmente lo que se acaba de leer antes. Pero más allá de ese hándicap, Hitachi es una buena novela. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...