Nacional > ARTIGAS

Homicidio de ancianos: el exempleado tenía las llaves y sabía que guardaban dinero

El capataz del establecimiento rural La Tapera vio por última vez a Julio y Eneida el jueves en la noche. Luego se fue a su habitación, afuera del casco principal de la estancia, y al otro día les dejó el desayuno en la mesa exterior de la casa, como era costumbre

Los ancianos fueron golpeados con un hierro

Tiempo de lectura: -'

08 de marzo de 2021 a las 09:46

El capataz del establecimiento rural La Tapera vio por última vez a Julio y Eneida el jueves en la noche. Luego se fue a su habitación, afuera del casco principal de la estancia, y al otro día les dejó el desayuno en la mesa exterior de la casa, como era costumbre.

Un rato después volvió y vio que las tazas seguían en ese lugar. Llamó a la pareja, de 88 y 86 años, pero no respondían. Cuando entró a la vivienda se encontró con la peor escena: ambos estaban muertos, tendidos en el piso de la cocina, y había mucha sangre desparramada. Todo hacía suponer que habían sido asesinados, pero el capataz -que estuvo durante la noche durmiendo a unos metros- no escuchó nada, ni siquiera a los perros ladrar, según supo El Observador en base a fuentes de la investigación.

El hombre llamó al 911 y más de 30 policías trabajaron en el lugar. Desde ese momento una persona se transformó en la sospechosa más clara del doble homicidio: era un extrabajador de la estancia, que conocía el lugar y tenía llaves de la casa. Este hombre dejó de trabajar en el lugar meses atrás, y según indicaron las fuentes, llevaba planeando el robo hace "bastante tiempo".

El sábado, el extrabajador fue detenido junto a su pareja y otro hombre en barrio Pintadito de la ciudad de Artigas. En la vivienda había un arma y ropa con sangre, además de $ 210.000 y US$ 11.000 que les robaron a la pareja.

Este dinero estaba guardado en una caja fuerte, que el extrabajador sabía que tenían los ancianos, ya que había trabajado muchos años como chofer del lugar, trasladando a la pareja cuando debía realizar compras en la ciudad de Artigas, a 60 kilómetros del establecimiento.

La pareja tenía problemas de salud y propios de la edad, sobre todo Julio, que caminaba despacio y se apoyaba en un bastón para trasladarse, por lo que no opusieron resistencia para evitar el ataque. Los homicidas los golpearon con un pedazo de hierro, que fue encontrado en la casa donde fueron detenidos. El objetivo era que el exempleado no quedara involucrado.

La Justicia imputó a los dos hombres por dos delitos de homicidio muy especialmente agravado, por cometerse con premeditación, ferocidad, para cometer un delito de hurto, sobre dos personas en inferioridad física. Ambos permanecerán en prisión preventiva durante 150 días hasta que la fiscal del casi, Fiorella Marzano, presente la acusación.

Por otra parte, la mujer fue imputada por encubrimiento de los homicidas y estará en prisión domiciliaria en el mismo plazo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...