Agro > CARNE VACUNA

INAC y abastecedores de carnes preocupados por caída en el consumo

En 2019 el consumo total de carne fue de 87 kilos por habitante por año, lo que es una baja de 4,8 kilos 

Tiempo de lectura: -'

11 de junio de 2020 a las 19:55

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) y los abastecedores nucleados en la denominada Mesa de Abasto comparten la preocupación por una notoria caída en la demanda de carnes vacunas.

En 2019 el consumo de carne vacuna fue de 47,9 kilos por habitante, con una baja de casi 5 kilos respecto al año anterior.

En ese escenario, este miércoles 10 de junio las partes sostuvieron una reunión de trabajo en la que, entre otros temas, se habló sobre esa retracción en el consumo de carne en Uruguay.

Según datos publicados por el instituto, durante el año pasado el consumo total de carnes fue de 87 kilos por habitante por año, lo que redunda en una baja de 4,8 kilos respecto al año anterior. Esa caída responde especialmente a una disminución en el consumo de carne bovina, dado que en las demás carnes no se observaron modificaciones sustanciales.

Las carnes aviar y porcina mostraron consumo muy similar en los dos años comparados.

Volviendo a tener en cuenta el total de las carnes, en comparación a 2015 el consumo en 2019 disminuyó aproximadamente 6 kilos, siendo la carne porcina la única que incrementó su consumo (en 2 kilos por habitante al año).

¿Por qué se consumió menos carne vacuna?

La baja en el consumo de carnes rojas se explica fundamentalmente por el encarecimiento que tuvieron durante el segundo semestre de 2019.

Considerando un fuerte aumento en la demanda desde China, hubo una suba de precios significativa en las haciendas y así en la carne que llegó al abasto interno. Tanto que el valor del Índice de Precios al Consumo (IPC) de la carne vacuna subió 25% en el segundo semestre de 2019.

Si bien durante los primeros cinco meses de 2020 el precio de la proteína roja se estabilizó, e incluso el valor del asado cayó un 10%, hay un arrastre de precio elevado que no se eliminó, en cuyo marco las personas con ingresos en pesos sienten de modo especial ese incremento.

A esto hay que sumarle el efecto de la pandemia del covid-19 (coronavirus) que casi paralizó a la actividad gastronómica y a los encuentros sociales, lo que recién se está recuperando, por ejemplo con la reapertura de los centros comerciales y locales de comidas.

Otro punto importante fue la cotización alcista que tuvo el dólar durante los primeros meses de 2020, que favoreció que los precios se impulsaran al alza y desestimuló el consumo de carne de los uruguayos.

Jorge López, presidente de la Asociación de Distribuidores e Importadores de Carne del Uruguay (Adicu), explicó a El Observador que la baja en el consumo per cápita es uno de los temas que más preocupa a toda la cadena.

“INAC tuvo una buena iniciativa e invitó a aportar ideas para evitar una nueva caída del consumo”, dijo con relación a la reunión antes señala.

El industrial sostuvo que durante abril y mayo, los primeros meses de cuarentena, las ventas de carne también se redujeron porque gran parte de los locales gastronómicos debieron cerrar sus puertas. A su vez sostuvo que jugó en contra la economía de las personas, dado que más de 100 mil uruguayos debieron ser enviados al seguro de paro.

“No es que se haya sustituido la proteína roja por cerdo o pollo. Ninguna ocupo el lugar de la carne roja y eso es lo que más nos preocupa”, explicó.

El rol de la importación

El estudio del INAC sostuvo que el consumo total de estas proteínas a nivel local proviene, mayoritariamente, de la faena nacional, aunque en el análisis por especie se aprecia que en la carne porcina el principal origen es el importado, ocupando en 2019 el 79,3% del total.

También en la carne bovina se aprecia un incremento en la participación del origen importado, particularmente en los dos últimos años, pasando de un 1,4% en 2015 a 22% en 2019.

“El informe del INAC indicó que uno de cada cuatro kilos de carne que se consumió en Uruguay fue carne importada y la perspectiva es que siga por lo menos igual o creciendo un poco”, concluyó López.

Mirá el informe completo del INAC

Consumo de Carnes 2019 by El Observador 

Medidas adoptadas por los carniceros

Los carniceros opinan que el impacto, aludiendo a la baja en la demanda por carnes vacunas, fue importante, dado que el precio de este producto alimenticio subió mucho en un corto lapso de tiempo.
“El precio (de la carne) es determinante para que haya mayor o menor consumo. Tenemos que tomar medidas para poder solucionar el tema de la baja en el consumo”, expresó Alfonso Fontenla, presidente de la Unión de Vendedores de Carne (UVC).
A propósito, el carnicero señaló que la carne vacuna importada “amortigua bastante” el precio de la hacienda a nivel local. Eso, dijo,  lleva a que puedan haber cortes de oferta semanales donde se incentive el consumo de determinados cortes que habitualmente no se adquieren.
Para eso, durante mayo los carniceros colocaron a un precio promocional el peceto relleno, que costaba $ 279 el kilo (un 30% de descuento). En junio se promociona el solomillo de cerdo. Y en adelanta habrá, adelantó, promociones puntuales mes a mes.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...