Nacional > No llegaron a venderse

Intendencia encontró irregularidades en 32% de análisis a aguas embotelladas

Señalan que en todos los casos la comuna logró evitar la comercialización del producto y las cantidades de coliformes superaron por poco el limite permitido

Tiempo de lectura: -'

12 de junio de 2018 a las 04:00

La Intendencia de Montevideo detectó irregularidades en el 32% de los 41 análisis a marcas de agua embotellada realizados en lo que va de 2018, pero desde la comuna le restan trascendencia al hecho.

Según había informado La Diaria con datos obtenidos por el medio a través de un acceso a la información pública, el 50% del total de estudios realizados sobre la marca Matutina incumplieron las condiciones regulares por los mismos motivos. También se detectaron irregularidades en productos de la marca Aqua Panna y Virgen de las Ánimas, esta última por no estar debidamente registrada. En tanto, se señala que entre enero y marzo, se realizaron dos observaciones a muestras de agua Nativa. Asimismo, La Diaria informó que entre 2012 y 2017 se aplicaron ocho multas a cinco empresas por faltas reiteradas a la norma vigente, todas ellas por tener productos con elevados niveles de coliformes.

El director del Servicio de Regulación Alimentaria (SRA), Marcelo Amado, restó trascendencia a estos datos y dijo que en todos los casos se trató de cantidades de coliformes apenas por encima de lo que establece la normativa, y que se evitó la comercialización del producto al informarle a la empresa para que devolviera las botellas a la fábrica. Por esta razón es que la intendencia resolvió no comunicar a la población el problema encontrado. En ninguno de los casos la comuna informó a la población sobre las irregularidades detectadas porque se impidió la comercialización del producto y porque las cantidades de microorganismos apenas superaron el límite, señaló el jerarca municipal.

Por otra parte, cinco de 12 muestras analizadas de la marca Salus mostraron algunos valores inadecuados por encima de lo que habilita la norma. Sin embargo, la comuna decidió archivar las observaciones luego de que la empresa contratastara los datos de la comuna con lo elaborado por sus propios laboratorios que deomstraron que el agua estaba lista para su consumo.

Amado explicó que un problema frecuente es que las aguas salen en condiciones de ser consumidas, pero al ser expuestas a altas temperaturas o a luz del sol durante su traslado, almacenamiento o puesta a la venta, los microorganismos en su interior se reproducen al punto de superar el límite que permite la norma. El jerarca dijo que se trabaja "fuertemente" en la cadena de distribución con las empresas en las que se encuentra irregularidades para evitar que se repitan.




Comentarios