Cargando...
Alvaro Delgado y Laura raffo

Nacional > mirando a 2024

Interna adelantada entre Delgado y Raffo preocupa a dirigentes blancos

Temen que para promocionar a la excandidata a la IMM se rebaje la imagen del secretario de la Presidencia

Tiempo de lectura: -'

03 de agosto de 2022 a las 05:03

A más de dos años de las próximas elecciones, las encuestas ya están influyendo en los ánimos y en las expectativas de los dirigentes y, al compás de sus cifras, los partidos empiezan a diagramar sus estrategias hacia el 2024. En el Partido Nacional, colectividad que supo protagonizar durante décadas luchas fratricidas internas que lo alejaron del poder, existe cierta preocupación acerca de que su espíritu levantisco les vuelva a crear problemas.

Es así que el sector Todos, que apoyó a Luis Lacalle Pou en las elecciones pasadas, empezó a dividirse en las simpatías electorales entre el secretario de la presidencia Alvaro Delgado y la excandidata a la intendencia de Montevideo, Laura Raffo, además de atravesar un desgaste por su escasa coordinación interna.

El Observador ya informó acerca de la compleja situación de ese paraguas electoral que cobijó a Lacalle Pou y que está integrado por las listas 404, la 71 herrerista y la 40. Su funcionamiento orgánico es casi inexistente, no tiene autoridades comunes y uno de los escasos encuentros entre sus dirigentes ocurrió en octubre de 2021 en medio de la campaña en defensa de la Ley de Urgencia.

Como Lacalle Pou ya no estará en el menú electoral, los dirigentes de Todos empezaron a evaluar qué harán en los próximos comicios y ese es el motivo de nuevas fricciones internas. Mientras que la lista 404 respalda la postulación de Delgado, en el Herrerismo hay una preferencia mayoritaria por impulsar la candidatura de Raffo, aunque dentro del sector hay quienes prefieren a Delgado.

Dirigentes afines a Delgado dijeron a El Observador que les preocupa la posibilidad de que, para impulsar la figura de Raffo, desde el Herrerismo empiecen a criticar al secretario de la Presidencia o a expresar reparos sobre sus capacidades como candidato.

Sostienen que, en reserva, ya han escuchado algunos cuestionamientos a Delgado y que se corre el riesgo de que, a medida que se acerquen los tiempos electorales, esos reparos salgan a luz. Y si eso sucede, y Delgado es el candidato único nacionalista, llegará a esa instancia dañado por fuego amigo.

En la última encuesta de Equipos el candidato más mencionado dentro del Partido Nacional es Lacalle Pou con 19%, Delgado tiene un 18%, Raffo 14%, Gandini 4%, Argimón 2% y Heber 2%.

Como Lacalle Pou ya no estará en el menú electoral, los dirigentes de Todos empezaron a evaluar qué harán en los próximos comicios y ese es el motivo de nuevas fricciones internas.

Raffo fue la candidata de la coalición opositora en las elecciones a la intendencia de Montevideo en 2020 y sacó un 40,5% de los votos pero perdió contra la suma de los postulantes frenteamplistas.

“Soy consciente de que mi nombre suena y eso quiere decir que he generado una reputación de trabajo, de trabajar bien, y que me he convertido en una líder dentro del partido. Y me parece bárbaro, está bien, no voy a renegar nunca de eso. Me encanta”, dijo Raffo en una entrevista publicada el 5 de junio pasado en El País

Unos días después el diputado del Herrerismo Juan Martín Rodríguez señaló que los blancos no se pueden “amputar” la posibilidad de colocar a Raffo en el menú para las próximas elecciones.

Rodríguez dijo a Subrayado que el nombre de Raffo genera “un enorme atractivo y le aporta una visión distinta al Partido Nacional de frescura y renovación”. Agregó que la dirigente tienen “muy buenos vínculos” con el Herrerismo y en particular con la Lista 71 “que no vienen de ahora” y sostuvo que la relación de Raffo con el senador Gustavo Penadés, el ministro, Luis Alberto Heber y los diputados y ediles del sector “es muy buena”.

Luego del duro enfrentamiento entre Juan Andrés Ramírez y Luis Alberto Lacalle en las internas de 1999, el Partido Nacional vivió un período de paz interna una vez que se consolidaron los liderazgos de Jorge Larrañaga, y de los Lacalle padre e hijo.

En las elecciones de 2019 la concordia blanca se vio amenazada por la llegada del multimillonario Juan Sartori quien se promocionó en medio de una catarata de noticias falsas que intentaron menoscabar a sus contendientes blancos.

Ahora, los nacionalistas tienen por delante un proceso electoral en el que, además de mostrar una buena gestión de gobierno, están obligados a mostrarse pacíficos en la pugna interna si no quieren ir a parar otra vez al llano acusados de incorregibles.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...