Fútbol > CLÁSICO

La actuación de Leodán González bajo lupa y con el reglamento en mano

Leodán González tuvo un gran manejo del juego pero falló al no cobrarle un claro penal a Pablo García 

Tiempo de lectura: -'

18 de noviembre de 2019 a las 05:02

Todas las miradas estaban puestas en él. Con una semana previa en la que Nacional se presentó en la sede de la Asociación Uruguaya de Fútbol reclamando por errores arbitrales que favorecieron a Peñarol en las pasadas fechas, Leodán González tenía una carga de presión extra para dirigir el clásico entre Nacional y Peñarol.

Por el control que mostró sobre el partido y la forma en que llevó el juego, a González nunca le pesó esa presión extra generada. Sin embargo, un fallo suyo fue determinante para que el clásico terminara 0 a 0: el penal que a los 75’ no le cobró a Pablo García.

Fue una incidencia clara, de esas que no admiten dobles lecturas. La defensa de Peñarol quedó desbalanceada y dos delanteros de Nacional contraatacaron a dos defensas rivales. García tomó la pelota por izquierda y encaró al área a Jesús Trindade. Lo pasó y el lateral le cortó la carrera con el pie derecho derribándolo. 

Para González el contactó existió pero no fue determinante de la caída del juvenil de la sub 20. No entendió que fingió su caída por eso no lo amonestó. Lo que interpretó fue que el jugador de Peñarol plantó el pie y que el tricolor buscó el contacto y exageró la caída. 

No fue así. García elude a Trindade y cuando va a buscar la pelota se encuentra con el pie del defensor que le corta la carrera. 

Si cobraba penal, ¿a alguien le podría haber parecido que fue un penal inexistente o mal cobrado? Para nada. 

La cámara del juez son sus ojos. No hay repetición y las incidencias se cobran corriendo y a golpe de vista. Como cualquier actor futbolero, convivir con el error es una parte implícita de su tarea. 

 

El problema es que en el partido fue tan cerrado, tan poco jugado y con tan escasas situaciones de riesgo sobre los arcos que omitir esa infracción condicionó el resultado final del partido y –por qué no– el desenlace final de la temporada (si Nacional ganaba le sacaba cinco puntos a Peñarol en la Tabla Anual con nueve unidades por disputarse).

De todas formas ningún arbitraje puede calibrarse a la luz de algún error puntual del árbitro de turno. 

Y González tuvo grandes aciertos y algún otro error puntual en su desempeño. 

Lo mejor de su tarea estuvo en su forma de llevar el partido sin que le pesara todo el grado de presión que la dirigencia de Nacional le hizo cargar sobre sus espaldas por errores de otros árbitros cometidos en otros partidos.

Las tarjetas

Su criterio para sacar tarjetas intentó ser ecuánime aunque no siempre acerto, 

Xisco fue el primero en ver amarilla por una jugada en la que extendió el brazo para contener a Rafa García que venía a marcarlo. Lo tocó en la cara y vio amarilla. El contacto fue mínimo y la reacción del volante exagerada: error. 

Armando Méndez y Gabriel Rojas, Rodrigo Abascal fueron correctamente amonestados. La de Felipe Carvalho fue por protestar. Esos son puntos positivos para González que no necesitó sacar amarillas a diestra y siniestra para gobernar el juego.  

También le sacó tarjetas a dos miembros del cuerpo técnico de Nacional. Primero a Álvaro Gutiérrez (amarilla) y tras la jugada del penal echó al preparador físico Marcelo Giarrusso. 

Otro error fue que debió amonestar a Guzmán Pereira por una entrada temeraria sobre Brian Ocampo en la mitad de la cancha en el arranque del complemento.

En la jugada de la lesión de Walter Gargano cobró bien la falta de Matías Zunino que se tiró con el cuerpo hacia la dirección en que iba el Mota a buscar la pelota. La lesión fue totalmente casual y por eso ni se mostró amarilla. Otro acierto. 

También hubo un choque en el primer tiempo entre el Cebolla Rodríguez y Brian Ocampo que levantó su rodilla como para protegerse de un encontronazo e impactó en la cadera del capitán de Peñarol. González solo cobró falta pero no encontró méritos para amonestar al juvenil de Nacional.

Fue una jugada de interpretación, pero Ocampo se frena porque el Cebolla llega antes a la pelota y no levanta la rodilla para lastimar al rival sino que hace un movimiento instintivo al no poder evitar el choque. Bien el juez.

¿Más penales?  

Además del penal de Trindade a García hubo otras tres jugadas polémicas en las áreas. Una a favor de Nacional y dos de Peñarol. 

La primera fue a los 7’ cuando Facundo Pellistri se metió en el área por la punta derecha y ante un contacto mínimo con Armando Méndez se dejó caer. No fue penal, acertó el juez. 

A los 25’ se dio una jugada más dudosa. Tras un desborde por dederecha, Agustín Canobbio bajó la pelota por el segundo palo y cuando fue a rematar Guillermo Cotugno reaccionó más rápido rechazando la pelota pero dejando los tapones de punta contra los que impactó Canobbio al querer patear el balón ya rechazado. 

¿Fue penal? No. Pero el juez pudo cobrar falta indirecta por “juego peligroso” que según la regla 12 es “toda acción, al intentar jugar el balón, supone un peligro de lesión para una persona (incluyendo al propio jugador)”. González entendió que ese riesgo no estuvo presente y tampoco cobró falta técnica. Estuvo correcto a pesar de que los tapones de punta de Cotugno tras rechazar el balón pudieron haberlo llevado a cobrar falta indirecta. 

Otro penal que protestó Nacional fue una mano de Gabriel Rojas en el área en un centro donde el lateral saltó a cabecear y la pelota le dio en el brazo. 

Fue otro acierto de Leodán González. “Tocar el balón con la mano implica la acción deliberada de un jugador de tocar el balón con las manos o el brazo” dice la misma regla 12 que también expresa que para sancionar mano el juez debe tener en cuenta “el movimiento de la mano hacia el balón (no del balón hacia la mano)” y que “la posición de la mano no presupone necesariamente una infracción”.  

El balón no impactó directo en el brazo tras el centro sino después de que él mismo cabeceara. O sea que fue otro acierto del juez que de no haber omitido el penal de Trindade a García hubiera redondeado una tarea muy buena. El problema es que falló en la más clara de todas. 


 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...