Nacional > Se rechazó la censura del ministro

La alusión al Chapulín Colorado y la referencia a Goebbels: el debate en el Parlamento

El ministro, que fue interpelado el pasado martes, tuvo el apoyo del Frente Amplio

Tiempo de lectura: -'

24 de abril de 2018 a las 08:11

La gestión del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, volvió a ser tema de debate este martes en el Parlamento, dado que la oposición propuso la censura al secretario de Estado, que fue rechazada.

La senadora del Frente Amplio, Daniela Payssé, se burló del senador Pedro Bordaberry, al criticar su exposición el martes 18 de abril, durante la interpelación al ministro del Interior, Eduardo Bonomi. La senadora llamó al legislador colorado "Chapulín Colorado", identificándolo con el popular personaje de la televisión mexicana.

Dijo que Bordaberry se cree el "defensor de la Justicia" y de las "buenas costumbres". Luego, preguntó a los legisladores si recordaban a Joseph Goebbels, el ministro de propaganda nazi, con una evidente intención de compararlo con los discursos del senador colorado cuando critica a la seguridad.

"Es una práctica que lleva a poder interpretar que las mentiras o medias verdades se pueden transformar en verdades porque un profeta, un mesías, se ha proclamado en defensor de la justicia, de las buenas costumbres", dijo la senadora.

Bordaberry respondió con ironía, y sugirió que la senadora preparó su intervención durante "todo el fin de semana". Defendió su crítica a Bonomi, insistió en su rechazo a la decisión de contratar a Efraín Pablo Trejo, exagente de las FARC como funcionario del Ministerio del Interior, y volvió a criticar el informe sobre el Programa de Alta Dedicación Operativa publicado el año pasado como un estudio de "autobombo".

"Se trabaron a balazos y mataron a dos que ni siquiera eran de las bandas, mientras seguimos defendiendo al ministro Bonomi, a los balazos en un partido de fútbol", concluyó Bordaberry, en referencia al doble homicidio que ocurrió el viernes en Piedras Blancas.

A su turno, el senador nacionalista Javier García sostuvo que la censura al ministro Bonomi que promueve la oposición es en realidad un pedido que proviene "de todo el Uruguay", y criticó al Frente Amplio por no atender la "violación sistemática de los derechos humanos" en la actualidad.

"Hablamos mucho de los derechos humanos que se violaron hace 50 años, pero el gobierno no habla ni un minuto de la violación que ocurre todos los días en Uruguay", dijo García, luego de referirse a los hurtos que suceden "cada cinco minutos", las rapiñas que tienen lugar "cada media hora" y la cifra de homicidios que, según el legislador, asciende a un asesinato por día.

"Fallaron en lo básico", agregó el senador apuntando al oficialismo. "Fallaron en defender la seguridad de las personas (...) y están afectadas las garantías individuales".

Luego, el legislador se refirió al ministro del Interior y a la indiferencia con que, según entiende, responde el gobierno ante su impopularidad. "¿Los uruguayos no tienen otra cosa que hacer que hablar mal de Bonomi? ¿No se da cuenta el Frente Amplio que la gente está aterrada?", exclamó el senador, con la voz en alto y golpeando su mesa.

"Hay una crisis de autoridad y de impunidad. Se violan derechos humanos de trabajadores, trabajadores, ciudadanos, hoy (eso) es gratuito. Uno de cada dos homicidios se descubre, el otro queda impune. Los criminales saben que tienen grandes chances de hacer un negocio con la violencia en Uruguay", dijo.

Al final de una jornada de 12 horas el martes 18 de abril, el Frente Amplio logró con sus votos que se aprobara la moción que respaldaba la gestión del ministro durante la interpelación, y lo mismo se preveía este martes para evitar la censura. Según el artículo 147 de la Constitución, cualquier cámara del Parlamento puede desaprobar la gestión de un ministro, siempre y cuando se alcance una mayoría simple. Como el pedido de censura de esta ocasión transcurre en la Cámara de Senadores, esa mayoría consiste en 16 votos, pero el oficialismo tiene mayoría y por tanto no se llegaría a los votos necesarios. Luego, si el pedido prosperara, sería la Asamblea General el cuerpo que definiría si esa es la posición que el Poder Legislativo transmitirá al presidente de la República.

"Algunos en la oposición han decidido que cuanto peor mejor y por eso quieren instalar la idea de que todo está mal y estamos en el peor de los mundos". Esa fue una de las frases que pronunció Bonomi durante la defensa de su trabajo al frente del ministerio, tarea que asumió con la asunción de José Mujica como presidente en 2010, aunque con una breve interrupción a fines de 2013, cuando asumió en forma interina como ministro de Economía y Finanzas tras la renuncia de Fernando Lorenzo. Con el inicio de la administración del presidente Tabaré Vázquez, en 2015, Bonomi volvió a la cartera de seguridad.

Lea también: El amague de Bonomi a la renuncia que paralizó al Parlamento

Pedro Bordaberry, por su parte, sostuvo la tesis de que "la situación de la seguridad en el país ha desmejorado en forma dramática", y fundamentó con números que reflejaban el aumento de los homicidios -entre otros delitos- en las últimas tres décadas, pero en forma particular desde que Bonomi está al frente de la seguridad.

El ministro relativizó esa crítica, con estadísticas que expresaban la complejidad de la inseguridad actual, un problema que en su concepto involucra a muchos actores sociales.

Comentarios