Nacional > Nuevo Parlamento

La asunción de los senadores entre besos, amores y abrazos

Los legisladores comenzaron el nuevo período con bromas y promesas de debate

Tiempo de lectura: -'

15 de febrero de 2020 a las 18:23

Dos escenas de amor se robaron todas las miradas en la asunción del nuevo Senado este sábado por la tarde.

La primera fue entre Guido Manini Ríos e Irene Moreira, ambos electos por Cabildo Abierto. El ex comandante en jefe del Ejército saludó el juramento de su esposa con un beso en la boca que se repitió cuando le tocó a él comprometerse su honor a la Cámara. 

La segunda fue entre el expresidente José Mujica y la exvicepresidenta Lucía Topolansky, quienes tienen experiencia en eso de compartir como pareja los momentos más protocolares de la República. Por eso cuando Mujica, que presidió la sesión, mencionó nombre y apellido de su compañera de vida con una cadencia que la distinguía de todos los nombres y apellidos anteriores, todos los presentes comprendieron el guiño y soltaron la risa.

Como con Moreira y Manini Ríos, también hubo retribución, ya que Topolansky fue la encargada de tomar la promesa de estilo a Mujica. Cuando su señora le dijo que volvía a quedar investido como senador, el expresidente abanicó sus brazos como en un gesto de resignación tan suyo. 

Mujica no es el único expresidente que vuelve al Senado. Julio María Sanguinetti retornó tras diez años de ausencia y disfrutó de caminar los alfombrados pasillos del Palacio Legislativo. No solo volvió al Parlamento, sino también a su viejo despacho, hasta hace unos meses ocupado por el presidente electo Luis Lacalle Pou y antes por Luis Alberto Lacalle Herrera.

Aún en la solemnidad de la ocasión hubo momentos para las risas y los chistes descontracturados. Como el de los frenteamplistas Mario Bergara y Óscar Andrade, que llegaron junto a Liliam Kechichian bromeando con no saber dónde debían sentarse. “Elegí al tanteo”, comentó el sindicalista, aunque al ingresar cada uno tendría asignado su lugar. 

El más hiperactivo de todos era Juan Sartori, que hacía alarde del televisor que instaló en el despacho y bromeaba con ir a ver el comienzo del fútbol uruguayo.

Luis Alberto Heber fue reelecto legislador como ocurre desde la apertura democrática en 1985 pero esta vez se irá a ejercer como ministro. Sin embargo, cuando ingresó al ambulatorio se cruzó con el socialista Daniel Olesker y lo retó a tener al menos un debate en la cámara antes de asumir el Ejecutivo. 

“Algún debate tenemos que tener”, dijo el blanco. “Sí, ¡antes de que te vayas!”, retrucó el exministro de Desarrollo Social. 

Heber también bromeaba con que se había aceptado la renuncia de Álvaro Delgado sin que los senadores estuvieran investidos para hacerlo, por lo que su compañero podría volver en cualquier momento sin avisar. La renuncia de Delgado, que asumirá como secretario de Presidencia, se hará efectiva el 1º de marzo. 

Guillermo Domenech, de Cabildo Abierto, se persignó luego de su promesa, mientras que Gloria Rodríguez, la primera mujer afrodescendiente en asumir como senadora, fue la más ovacionada de la tarde.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...